Bibiana Ripol Comunicación, febrero 2021

Os dejamos la entrevista a Cristian Perfumo, realizada por Gerard Lombarte, con motivo de la publicación de Rescate gris.

Rescate Gris está ambientada en la época de la erupción del volcán Hudson en Puerto Deseado, su ciudad natal. ¿Lo vivió en persona?

Sí, tenía ocho años y es una imagen que me acompañará toda la vida. Recuerdo despertarme y ver el cielo de un color entre naranja y gris. Parecía el fin del mundo. El volcán estaba a 600 kilómetros de mi casa, pero el viento patagónico no perdona. La nube de ceniza tenía el tamaño de Austria.

Estudió Informática, interesante giro profesional.

Así es [risas]. Uno nunca sabe los caminos por los que lo llevará la vida. De todos modos, curiosamente, hay mucho en común entre escribir una novela y programar el código de un algoritmo. Las dos tareas se basan en resolver un problema haciendo que todo encaje a la perfección. Si no, no funciona. Ambas son como hacer un rompecabezas.

¿Qué le llevó a empezar a escribir?

En uno de mis viajes de regreso a la Patagonia para visitar a mi gente, tuve la oportunidad de escuchar, copa de buen Malbec de por medio, la historia que terminó convirtiéndome en escritor. El hombre que me la contó se llama Marcelo Rosas. En la década del 80, Marcelo oyó, casi de casualidad, que una nave de guerra británica se había hundido en Puerto Deseado en 1770. Con pocosrecursos, unmontón de voluntad y varios amigos, decidió buscarla… ¡y la encontró! Con diecisiete años, Marcelo inició la arqueología subacuática en la Argentina.

¡Qué buena historia!
Encontré en su relato una combinación irresistible de misterio junto con el submarinismo, una de mis pasiones. Apenas volví a Barcelona empecé a escribir El secreto sumergido. La terminé dos años después en la otra punta del mundo, me había mudado a Australia.

Entonces decidió publicar su relato.

Estando tan lejos de cualquier país hispanoparlante, se me complicaba enviar el manuscrito a editoriales, pues hace casi diez años, muchas sólo aceptaban copias en papel. Así que decidí autoeditar mi novela. Mandé a imprimir 500 ejemplares en Argentina y además la puse en una web de impresión bajo demanda para que estuviera disponible en cualquier parte del mundo. También la publiqué como ebook para Kindle y para otros lectores electrónicos.

¿Cómo llegó el éxito?

Lo que vino después no me lo hubiera podido imaginar nunca. Al poco tiempo, la primera edición se agotó. Imprimí otra. Alguien me avisó que un profesor la estaba usando la novela con sus alumnos. La segunda edición también se agotó. Ya eran cuatro los colegios que la usaban con los chicos. Gente de otras
ciudades organizaba viajes para conocer Puerto Deseado. La biblioteca del pueblo hizo ejemplares en braille. Se publicó en inglés. Se agotaron la tercera y la cuarta ediciones. Lectores de todo el mundo me escribían para contarme que mi libro de misterio les había encantado, que no habían podido despegarse
de él. Todos me alentaban a que escribiera otro, así que escribí otro [risas].

También, como toda su obra, ambientada en La Patagonia.

Ambientar mis novelas en La Patagonia supone una alegría por partida triple. Por un lado, me permite mantenerme conectado cada día con ese lugar que tanto quiero, donde me crie, dónde está mi familia, mis mejores amigos y donde voy cada año con la excusa de presentar un libro nuevo. Por otro lado,
muestro a la gente que nunca estuvo allí cómo es el lugar, las costumbres, los paisajes increíbles y todas esas cosas que hacen que la Patagonia sea famosa mundialmente. Y, en tercer lugar, permite que aquellos que estuvieron alguna vez o están allí, la revivan con mis historias.

En 2017 ganó el Premio Literario de Amazon por su novela El coleccionista de flechas.

Fue increíble. Se presentaron más de 1800 autores de 39 países, así que mis expectativas de ganarlo eran absolutamente nulas. Cuando me llamaron para notificarme yo estaba lavando los platos. Me dijeron: – El jurado cree que tu novela es la mejor -. Y yo les respondí: – ¿Eso qué significa? ¿Que gané?
Me dijeron que sí. Entonces salí al balcón y pegué un buen grito de alegría. Ahora que lo pienso, nunca les pedí perdón a los vecinos.

¿Qué supuso este reconocimiento?

Ganar un premio así me dio mucha visibilidad. Lectores de todas partes del mundo decidieron darles una oportunidad a mis novelas y, algunos de ellos, siguen leyéndome hasta hoy. Eso me llenó de energía para seguir escribiendo por mucho tiempo más.

Las seis novelas que ha escrito son thrillers. ¿Por qué se decantó por este género?

Es el género que más me atrajo siempre como lector, así que cuando me senté a escribir mi primera historia, no tuve dudas. Iba a ser un thriller.

Durante la crisis del coronavirus, ¿ha notado un incremento de lectores de sus libros?

Sí, he notado un incremento en la cantidad de lectores. El otro día hablando con el dueño de una librería me dijo que él también lo vio. La industria del libro es muy grande y seguro que hay sectores que no lo han pasado nada bien, pero creo que en general la gente leyó más novelas. Primero, porque durante el
confinamiento había menos cosas para hacer y, segundo, para evadirse un poco.

¿Considera que sus historias puedan ayudar en la situación actual que estamos viviendo?

Un libro es un universo portátil. Si la realidad se pone muy dura, podemos refugiarnos en sus páginas para irnos lejos y vivir mil aventuras.

Esperamos que os haya gustado esta entrevista a Cristian Perfumo y que ahora ya no os queden dudas de que tenéis que leer esta novela.