Editorial Taurus, febrero 2021

Taurus anuncia la publicación de El filósofo del corazón. La inquieta vida de Søren Kierkegaard, escrito por la prestigiosa profesora en Filosofía y Teología del King’s College de Londres, Clare Carlisle, una biografía  al alcance de todos que hace justicia a la audacia, al carisma y a la importancia de este genio.

En un ajardinado cementerio en el centro de Copenhague yace Søren Kierkegaard, uno de los filósofos modernos más apasionados y desafiantes. Está considerado el padre del existencialismo y el pensador de la angustia, pero sus contemporáneos lo describieron como un filósofo del corazón.

Durante las décadas de 1840 y 1850, de su pluma nacieron escritos que analizaban el amor y el sufrimiento, el coraje y la ansiedad, el anhelo religioso y el desafío, y forjaron un nuevo estilo filosófico arraigado en el drama interno del ser humano. En esta conmovedora biografía, Clare Carlisle relata la destacada y tumultuosa vida de Kierkegaard, el Sócrates de la cristiandad, como él mismo afirmaba, y presenta de un modo espléndido la relevancia y la actualidad de su pensamiento.

Claire Carlisle, al igual que Kierkegaard, es muy consciente de la importancia del estilo. Si por algo se destacó él entre sus contemporáneos fue por su manera literaria de filosofar. Fue un gran escritor que en ningún momento se dejó llevar por las abstracciones y la aridez pseudointelectual cuando expuso sus ideas. Carlisle hace algo parecido: en ningún momento cae en el academicismo ni en la frialdad. De manera que El filósofo del corazón, además de un excelente y emocionante repaso —minucioso, pero accesible— de la aventura intelectual y vital en la que se embarcó el filósofo danés, es eso que debería ser cualquier biografía que se precie: un homenaje.

Kierkegaard introdujo un nuevo modo de filosofar que no partía de ideas o de conceptos —de abstracciones— sino que se anclaba profundamente en la vida, en la propia biografía como fuente de aprendizaje. Sus indagaciones se centraron en las relaciones que se dan entre las dos caras de la existencia: la vida interior y la vida en común. Esa conexión dialéctica entre la llamada interior —las pasiones, la vocación, etc…— y la exterior —la conciencia de pertenecer a una comunidad y del deber para con el prójimo— alumbró los profundos conflictos y los problemas filosóficos que nutrieron su obra.