Valparaíso, diciembre 2020

El 18 de enero de 2021 llegará a las librerías editada por Valparaíso, Mi línea de flotación de Hank.

De ella David Summers ha dicho:

«En este libro encontrarás poesía joven, viva, sangrante, atormentada y dulcemente amarga, de sábanas, labios, whisky y apartamiento, mientras el mundo grita en la calle, navegando en ese rio abundante de sexo, sabor y olores que desemboca inevitablemente en el amor más profundo y desgarrador, que explora en las sensaciones más íntimas y mágicas de un poeta real, herido en su línea de flotación, pero siempre sincero y veraz.

Me alivia encontrarme con Hank, un tipo como yo, un bocazas emocional sensible y observador, fascinado por las personas y sus verdades, y que no encuentra otra salida que escribir lo que siente para evitar tener que ir al psiquiatra.»

El autor nos dice que le gustan las palabras realistas, los sentimientos directos, sin adornar con excesivos adjetivos o figuras literarias. Le gusta describir directamente como se sienten, como llegan, como amargan o endulzan. Creo que su poesía es una dosis de realidad, y para él siempre ha sido una terapia. Escribir para Hank es vomitar, es casi una necesidad de vida.

También afirma que su forma de escribir, a veces, no es apta para todas las publicaciones. Por ejemplo, hablando de sexo, de situaciones sexuales mezcladas con su forma de describirlo, utiliza palabras, quizás, demasiado directas, y algunas de sus creaciones esperan su turno, en el cajón.

Hank es el alter ego de un autor que nació en Barcelona en 1973, aunque ha sido en Madrid donde ha construido su vida adulta. Informático de profesión, es conocido en redes sociales como Instagram como @hank_escribe, perfil desde el que conecta a diario con más de 100.000 seguidores, con temas recurrentes a los que siempre sabe dar otra vuelta de tuerca: el amor, el desamor, el sexo, la autoestima, la sencillez del instinto, el quererse a uno mismo por encima de todo para poder amar de verdad. Este volumen es su segundo libro.