Blog de opiniones y reseñas sobre libros, novedades literarias: novela negra, thriller, ficción, histórica, hechos reales…

Además, entrevistas y encuentros con autores y un listado de firmas y presentaciones en toda España en constante actualización.

lunes, 14 de mayo de 2018

EL COLOR DE LAS MAREAS - MIKEL ALVIRA

NUESTRA OPINIÓN... 

Nuria regenta la Galería de Arte Tussaud, un negocio que lleva varias generaciones perteneciendo a su familia, un negocio que ha ido evolucionando en el tiempo, y que inició Gerard Tussaud en San Telmo, cuando abandonó su profesión de topógrafo, y decidió asentar su vida en esa localidad abriendo una relojería. 

Un día entra en la galería un anciano y le entrega a Nuria un manuscrito para que lo lea, un manuscrito en el que encontrará la historia de su familia, y en el que descubrirá secretos, pasiones inconfesables y cómo la vida juega en ocasiones con el destino de las personas.

Y así, a la vez que Nuria, a través de la lectura de ese manuscrito nos sumergiremos en la historia de la familia Tussaud, y, sobre todo, en la historia de amor de Beatriz y Marcel, un amor imposible que se prolongará en el tiempo a lo largo de 50 años.

Con dos líneas argumentales, una transcurre en el presente y tiene como protagonista a Nuria, de la que conoceremos el momento personal y profesional por el que está pasando, y como se involucra en una investigación que la lleve a desentrañar, a través del manuscrito del señor Joaquín, el pasado de su familia y, al mismo tiempo, comprobar si tienen algo que ver en este asunto, unas extrañas llamadas telefónicas que recibe.

La otra, sucede en el pasado, y no es otra que la historia que contienen las páginas de ese manuscrito, que tiene como protagonista absoluta de ese relato, como lo es también de la novela, a Beatriz Tussaud, una jovencita inocente que tras un encuentro fortuito con Marcel Hugarte (Marcel Septiembre) y los avatares que sufre su vida experimentará una gran evolución y terminará siendo una mujer muy diferente, fuerte, recia y capaz de enfrentar todas tragedias que le salen al encuentro, pero que a la vez es tierna y sensible.

Estas dos líneas argumentales se irán alternando y rápidamente nos daremos cuenta de que la verdaderamente importante y que tiene mayor peso y presencia en la novela es la del pasado, siendo la que transcurre en el presente una excusa para dotar a la narración de intriga y de algunos giros que le den pinceladas de thriller.

No cabe duda que Mikel Alvira sabe crear personajes complejos, con los que puedes empatizar más o menos, o estar más o menos de acuerdo, unos personajes muy bien dibujados, tanto protagonistas como secundarios, todos ellos necesarios para lo que persigue, lo que verdaderamente le interesa contar una historia en la que lo importante son las relaciones personales

En El color de las mareas vamos a encontrar una prosa cuidada, a veces lírica, llena de reflexiones para leer sin prisas. Una novela difícil de encuadrar, y que si bien, en una parte de la novela, el autor nos traslada a un período de nuestra historia que transcurre entre finales del siglo XIX y principios del XX no profundiza en él más que para encuadrar la historia y que le sirva de telón de fondo para la historia que quiere contar.

El color de las mareas es una novela en la que lo importante son las personas y las relaciones que se tejen entre ellas y cómo aunque nos empeñemos en tomar un camino, no podemos luchar contra nuestros sentimientos y cuando tratamos de retomarlo ya es tarde.

Yo voy a terminar como empieza la novela “Se llamaba Beatriz Tussaud y no se casó con el amor de su vida”

FICHA DEL LIBRO




17 comentarios:

  1. ¡Hola chicas! este le ha tocado a mi compañero, pero espero poder leerlo yo después en cuando me quite de encima los que tengo pendientes para estas próximas semanas, porque me apetece muchísimo ¡Alvira siempre me apetece! 😉

    Buena reseña, besitos 💋💋💋

    ResponderEliminar
  2. Lo terminé la semana pasada y aún lo estoy procesando. Es bonito por la historia y por sus muchas reflexiones,me ha gustado mucho.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Me encantaría leerlo sin duda :)

    Bs.

    ResponderEliminar
  4. En general coincidimos en impresiones, lo mejor sin duda la fantástica prosa del autor.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. A ver si me estreno ya con el autor. Aunque creo que empezaría con La novela de Rebeca.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  6. Yo no me voy a animar,no termina de atraerme esta novela.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Me gusta el autor así que no me importaría nada poder leer esta novela.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  8. La novela de Rebeca me gustó mucho y la prosa de Mikel es preciosa, pero esta historia me deja con dudas. Lo leeré si el libro se cruza en mi camino.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. No me importaría leerlo, me gusta lo que cuentas.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Es un autor al que quiero leer desde hace tiempo, y este nuevo título promete de nuevo. Vaya comienzo además...

    Besitos

    ResponderEliminar
  11. Pues sí, ese es su fuerte novelar historias sobre las relaciones personales. Mikel escribe muy bonito.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Mira que es un libro que de primeras no me llamaba la atención, pero con cada reseña que leo, más curiosidad tengo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  13. No he leído nada de Mikel Alvira, pero veo que todo el mundo habla muy bien de él. Habrá que leerlo. Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Creo que me apetece más el anterior del autor que aún no lo he leído
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Tengo pendiente a este autor desde hace tiempo. No se si empezaré con este o con el anterior
    Besos

    ResponderEliminar
  16. La tengo que leer ya porque me llegó hace unos meses y todavía no he me puesto con ella. Tu reseña me anima a hacerle hueco ya pero ya. Besos

    ResponderEliminar
  17. Es de lo mejor que he leído este año, una novela que equilibra narración y trama, compuesta a través de ese puzle de idas y venidas temporales que te obligan a prestar atención a los detalles. La prosa de Mikel Alvira no tiene nada que objetar. Es narrativa de la buena.
    Besos!

    ResponderEliminar