NUESTRA OPINIÓN …

Desde que por casualidad descubrí a Mikel Santiago con La última noche en Tremore Beach una tras otra han ido cayendo todas sus novelas. El mentiroso estaba claro que no iba a ser una excepción y fue una de mis últimas lecturas del verano tan atípico que nos ha tocado vivir.

Álex despierta en una nave abandonada junto al cuerpo de un hombre al que no conoce y que parece estar muerto. Una piedra manchada de sangre a su lado no augura nada bueno, además los dos están solos. Decide que, por lo que pueda pasar, es mejor marcharse. Esto es todo lo que recuerda cuando recobra el conocimiento en el hospital ¿Qué habrá sucedido?  ¿Cómo ha llegado hasta allí? ¿Será él el culpable de la muerte de la persona que estaba a su lado en la nave? ¿Por qué está en el hospital? Lo mejor será callarse todo, por lo menos de momento.

Así empieza El mentiroso una novela que nos lleva a un pueblo de la costa del País Vasco en donde prácticamente todos se conocen y en el que parece difícil guardar secretos, aunque puede que sea solo una apariencia.

Está claro que Mikel Santiago sabe comenzar las novelas, sabe cómo pegar al lector a ellas desde la primera página, trasladando esa imagen inicial a la retina del lector y causándole el impacto necesario para que tenga claro que no hay marcha atrás.

Si hay algo común a todas las novelas de Mikel Santiago es el suspense y la duda que siempre están presentes en las páginas de sus novelas, dos constantes que encontramos de manera continuada y que nos hacen caer en la trampa de «un capítulo más» tan peligrosa para algunos de nosotros. Cuando comienzas cualquiera de las novelas de este autor tienes claro que va a ser un no parar, que te va a quitar horas de sueño y que va a ser una lectura que te costará abandonar cuando ya no tengas más remedio.

Y si ese suspense y esa duda ya por si solos nos atrapan, cuando se visten con la ambientación extraordinaria con la que el autor envuelve las tramas, consigue mantener la tensión y la dota de unos escenarios espectaculares que no pueden encajar mejor, el lector poco más puede pedir para disfrutar de su lectura.

Con un título como El mentiroso, ya os podréis imaginar que la mentira tiene un gran papel en la historia. Esa mentira con la que intentamos tapar nuestros actos porque no estamos muy conformes con la realidad, o no queremos enfrentarnos a ella y sus consecuencias, porque siempre pensamos que hay cosas que es mejor dejar ocultas, y que transcurran los años a ver si así se olvidan y se borran de la memoria de todos como si nunca hubiesen ocurrido, tapando así secretos que nunca deberán ver la luz.

Mikel Santiago en El mentiroso crea una vez más un puzzle en el que el lector, conjuntamente con Álex y a la vez que este vaya recobrando la memoria, irá encajando poco a poco piezas. Algunas tendremos que cambiarlas de lugar y otras nos costará un poco más colocarlas, ya que a veces las cosas no son como parecen, y porque, también, de pronto aparecerán esos giros que ponen todo de cabeza para no dar tregua al lector y no dejar que se relaje lo suficiente. No temáis, como siempre, Mikel Santiago sale airoso del reto y todo encaja sin necesidad de sacarse conejos de la chistera.

El mentiroso es un thriller psicológico, lleno de mentiras y secretos, en el que la intriga y el misterio están servidas. Una novela muy entretenida que no te dará tregua, con abundancia de diálogos y una tensión y un ritmo que no decae a lo largo de toda la novela. Además de todo lo anterior, una prosa directa y muy visual, marca de la casa, harán que el lector disfrute sin duda de unas cuantas horas de distracción y diversión.

FICHA DEL LIBRO

FICHA

Otros libros del autor