Blog de opiniones y reseñas sobre libros, novedades literarias: novela negra, thriller, ficción, histórica, hechos reales…

Además, entrevistas y encuentros con autores y un listado de firmas y presentaciones en toda España en constante actualización.

Mostrando entradas con la etiqueta ficción. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta ficción. Mostrar todas las entradas

viernes, 23 de septiembre de 2016

EL CARBONERO - Carlos Soto Femenía


Una foto tuvo la culpa. Una foto de unas galeradas subida a Instagram. Una instantánea que me hizo preguntar, y una respuesta que no me dejó lugar a dudas. Era un libro que había que leer sí o sí. Una novela que no había que perderse.

Sólo había que esperar su publicación y empezar a leer.

EL AUTOR



Carlos Soto Femenía nace en Palma de Mallorca el 10 de diciembre de 1966. A corta edad se traslada a Madrid, donde permanece hasta cursar estudios universitarios. De regreso a Mallorca, ejerce su actividad laboral en diversos flancos del sector de la Informática. Ha publicado algunos relatos premiados en los certámenes Silverio Lanza de Getafe (Madrid).

Es autor de las novelas La unción (premio Alfonso VIII, editorial EDAF, 2004) y Enemigo innúmero (Playa de Ákaba, 2013).


ARGUMENTO

En un pequeño y tranquilo pueblo de la Mallorca rural, a los pies de la Sierra de Tramontana, Marc y su padre pasan meses entre pinos y encinas, en absoluta soledad, con la única compañía del otro. Rodeados por el silencio y la belleza de la montaña, viven atentos al constante proceso de la quema de las encinas, sacrificando el sueño y otras necesidades en una especie de vigilia sin fin. Así es la vida del carbonero: una existencia a medio camino entre la realidad y la ensoñación.Pero ese remanso de paz queda truncado el día que la muerte irrumpe, inesperada y brutal, en las vidas de Marc y su padre, arrebatándoles de manera violenta a uno la madre y al otro la mujer.

MIS IMPRESIONES 

El carbonero es una novela particular, peculiar, sorprendente en la que Carlos Soto Femenía nos sumerge en un ambiente muy especial, un ambiente sombrío y gris, para contarnos una historia que transcurre en una zona rural de Mallorca.

Allí Marc y su padre ejercen el oficio de carboneros. Son los encargados de talar las encinas y su quema en la sitja para extraer el carbón vegetal por lo que pasan mucho tiempo solos, en un oficio que les obliga a la vigilia para no descuidar el fuego, con la única compañía del otro. Una soledad que se ve agravada por el mutismo que sufre el padre desde que encontraron a su mujer brutalmente asesinada en su casa. Una soledad que sólo se ve, en una pequeña parte, mitigada por la relación que Marc con la familia del buhonero, los vecinos más próximos cuando no están en la sitja y que les ayudan en algunos momentos mientras dura la quema.

Carlos Soto, en El carbonero, da voz a un joven que, después de siete años, no ha sido capaz de reponerse del duro golpe que supuso para él la muerte de su madre y la situación en que se encuentra desde entonces su padre, unos años durante los cuales se ha ido acrecentando el resentimiento y necesidad de descubrir quien cometió el crimen y los motivos que tuvo para ello y así poder vengarse.

Es impresionante como mediante esta voz Carlos Soto es capaz de transmitirnos con intensidad la personalidad de Marc, de meternos en la piel de este personaje sobrecogedor y como logra que lleguen a nosotros todos sus sentimientos y la forma en que le afecta su entorno.

Junto con Marc y su padre no van a ser muchos los personajes que nos vamos a encontrar en esta novela, no hacen falta, pero todos ellos están impregnados de pesimismo y de la misma oscuridad que que rezuma el ambiente, como si éste los envolviera y los empapara, en algunos casos, hasta lo más profundo impidiéndoles escapar de él. Unos personajes a los que el autor logra dibujar sin utilizar mucho detalle, unos simples trazos que, por precisos, serán más que suficiente para que tengamos una idea muy precisa de cómo son.

Y tal y como lo consigue con los personajes, Carlos Soto lo logra con los paisajes. No nos será difícil trasladarnos a la Sierra de Tramontana y acompañar a Marc y su padre al proceso y las labores de la quema en la sitja, trasladarnos a la casa de la Señora y mostrarnos la estructura social imperante, etc. describiéndolo, también, en pocas palabras pero con gran precisión y realismo.

La prosa de Carlos Soto es directa, parca, concisa, dura, pero a la vez desapasionada, es una narración absorbente, que atrapa al lector, que se apodera de él desde el principio, una narración que marca el ritmo de su lectura pausada y lenta, como la ira y la venganza que Marc ha ido alimentando en su interior.

El carbonero es una novela que os sorprenderá, una lectura que deja poso y de la que no te va a ser fácil desprenderte. Una novela que, una vez pasados unos días desde su finalización, te darás cuenta de que te ha gustado mucho más de lo que pensaste al principio, y eso que no fue poco.

Está claro que te recomiendo esta novela ¿no?. Pues no tardes en hacerte con ella y leerla.







lunes, 19 de septiembre de 2016

EL BÚHO - Samuel Bjørk



Cuando hace casi dos años leí Viajo sola de Samuel Borj, me quedé con ganas de más. Me gustó tanto la pareja de investigadores protagonistas que quería saber más de ellos, quería volver a encontrármelos. Así que cuando en el mes de julio recibí un aparatoso sobre que no esperaba con las galeradas de El búho se le abrieron unos ojos como los de este animal y busqué el hueco para reencontrarme con Mía y Holger.

Gracias a Suma de Letras por este regalo y la oportunidad de poder disfrutar de su lectura antes de que salieran las primeras opiniones de otros lectores, porque aunque la reseña esté publicada después de su fecha de salida a la venta está escrita con anterioridad.

EL AUTOR


Samuel Bjørk es el seudónimo del noruego Frode Sander Øien. Es novelista, autor de obras de teatro, cantante, ha expuesto obras de arte y ha traducido a Shakespeare. Escribió dos novelas de notable éxito, Pepsi Love (2001) y Speed for Breakfast (2009), pero el reconocimiento masivo le llegó con Viajo sola (Suma de Letras, 2014), bestseller en todos los países en los que se ha publicado y recibido con excelentes críticas. Vive y trabaja en Oslo.


ARGUMENTO

Una adolescente ha desaparecido del centro para jóvenes problemáticos en el que vivía y poco después es encontrada estrangulada en el bosque sobre un lecho de plumas en el centro de un círculo de velas. La unidad de homicidios de Oslo afronta la misión de averiguar lo sucedido y el veterano investigador Holger Munch se sumerge en el caso junto a la inspectora Mia Krüger, que lucha todavía contra sus tendencias suicidas y su adicción a las píldoras y el alcohol. Pero la investigación de lo que a primera vista es un espeluznante asesinato ritual no parece estar yendo a ninguna parte hasta que la unidad recibe nuevos indicios sobre los elementos encontrados en el lugar del crimen. Las plumas pertenecen a un búho... el pájaro de la muerte.

MIS IMPRESIONES

En El búho volvemos a encontrarnos con la pareja de investigadores protagonista de Viajo Sola, de la que ya en mi reseña de esa novela pedía la vuelta dado todo lo que me había gustado.

Mia Krüger parece que no se encuentra mucho mejor que la primera vez que Holger Munch fue a buscarla a Trøndelag, con motivo de la investigación de la niña que apareció colgada de un árbol con un cartel de "viajo sola" alrededor del cuello.

Cuando acabó la anterior investigación volvió a ser apartada del servicio. Sólo recuperaría su puesto tras tratamiento psicológico y que el terapeuta encargado de éste le diese el alta. Pero Mía sigue compartiendo su vida con sus demonios. No ha superado ciertos acontecimientos que sucedieron y que tienen mucho que ver con su hermana gemela, de la cual tampoco deja de escuchar su llamada, y, al mismo, tiempo cada vez le resulta más fácil sucumbir al cóctel de drogas y alcohol que poco a poco la destruye, algo que no está dispuesta a compartir con nadie y menos con el psicólogo que la trata.

Pero nuevamente Holger necesitará las capacidades y la ayuda de Mía para resolver un caso. Han encontrado a una joven con una peluca rubia, desnuda, sobre un lecho de plumas, dentro de un pentagrama de velas y en una posición un tanto extraña y forzada. Holger moverá cielo y tierra para que Mia pueda volver a formar parte de su equipo, precisa de las habilidades de esta investigadora y su intuición para resolver un caso que cada vez se irá complicando más.

Pero vayamos por partes.

El búho es la segunda entrega de la saga de los investigadores Krüger y Munch que se inició con Viajo sola. No haber leído el título anterior no supondrá ninguna dificultad para disfrutar de esta novela ya que el caso que ocupará a estos dos policías y su equipo, es totalmente independiente y los asuntos que conciernen a los protagonistas y personajes que poblaron las páginas de la anterior entrega y son relevantes o necesitamos conocer para tener un mejor mapa de esta novela, el autor nos los va suministrando.

El esquema de la novela es muy parecido al de la anterior. Al inicio nos presenta una historia que se ve interrumpida y que no sabemos muy bien como va a encajar con la historia y la investigación que tiene lugar, ya que en principio y a simple vista no hay ningún punto en común con ella.

Poco a poco Mia Krüger y Holder Munch se van adentrando en una investigación en la que darán muchos palos de ciego hasta que por fin, empiece a avanzar y todas las piezas encontren su lugar. El caso que nos propone Samuel Bjørk, al igual que en el caso de la anterior novela es espeluznante, interesante, está muy bien tejido, nos va llevando por un camino y otro al mismo tiempo que lo recorren los investigadores, y, como ellos, andaremos sumamente perdidos sobre el desenlace de la investigación que nos propone. Durante la narración hay varios giros inesperados, pero al final Bjørk logra un buen final, sin necesidad de sacarse conejos de la manga y es totalmente razonable.

Es cierto que al principio me costó meterme un poco en la historia, pero llegados a un punto tengo que reconocer que captó mi atención de tal manera lo que Samuel Bjørk me estaba contando, que me costaba dejar la lectura. Entré en el bucle de "un capítulo más y lo dejo" del que tantas veces somos víctimas.

Los personajes, como ya sucedió en la entrega anterior, están bien dibujados y como ya comenté en la reseña de Viajo sola me gustan, no se ajustan completamente al modelo que nos tienen acostumbrados otros títulos de "novela negra nórdica", lo cual supone un cambio que siempre se agradece.

Pero también es cierto que si leíste Viajo sola posiblemente os pase lo mismo que a mí, y es que, aun gustándome la novela y habiendo disfrutado con su lectura, es como si después de haber leído el título anterior, ésta se hubiese quedado un tanto "desleída" o "descafeinada". El impacto que nos produjeron los protagonistas, la estructura y la novela en sí en la anterior entrega (y alguna otra cosa que no voy a desvelar por motivos obvios), lo tendremos superado. Además, en las historias personales de Mia y Holger, vamos a encontrarnos, en cierto modo, más de lo mismo. Quizás el autor podría haber avanzado un poco más a la hora de volver a presentarnos a estos personajes. Sólo al final de la novela veremos que se abre una puerta, que podría augurar una evolución en estos personajes.

En conclusión, en El búho vamos a encontrar una novela muy entretenida cuya lectura se nos escapará entre las manos, aunque he echado de menos algo de innovación, ya que al repetirse mucho de lo que funcionó en Viajo sola, el impacto que me produjo esa lectura, en El búho ha sido menor. Samuel Bjørk nos vuelve a presentar un caso espeluznante en el que el mal campa a sus anchas y lo que nos relata en la novela nos pondrá los pelos de punta.

El búho es puro entretenimiento y aun con esos pequeños "peros" que le he puesto os aseguro que no os defraudará. No os quepa duda de que me ha gustado, tanto es así que no dudaré en seguir con esta saga de investigadores, ya que en la última página de la novela nos queda claro que esto continúa, que vamos a volver a encontrarnos con Mia Krüger y Holger Munch.


lunes, 12 de septiembre de 2016

HISTORIA DE UN CANALLA - Julia Navarro




Hace ya unos cuantos años, un día mi marido llegó con un libro de regalo. En principio, el título no me llamaba mucho la atención. Tampoco tenía referencia alguna de él ni de su autora, lo cual, en cierto modo, era lógico. La escritora aunque era una periodista curtida, con la "La hermandad de la Sábana Santa" empezaba su andadura en este terreno y, además, acababa de salir a la venta.

Poco tardaron en conquistarme la novela y su autora, y a día de hoy las novelas de Julia Navarro pueblan mi biblioteca sin excepción alguna.

LA AUTORA

Julia Navarro es escritora y periodista. Después de escribir varios libros de actualidad política publicó su primera novela, La Hermandad de la Sábana Santa, con la que logró un éxito sin precedentes situándose durante meses en los primeros puestos de las listas de ventas, tanto nacionales como extranjeras. La Biblia de barro y La sangre de los inocentes afianzaron su prestigio entre la crítica y el público. Tras ellas llegaron Dime quién soy y Dispara, yo ya estoy muerto, que abordan de forma magistral la historia del siglo XX y supusieron un punto de inflexión en su trayectoria literaria.

Es una de las autoras españolas con mayor reconocimiento dentro y fuera de nuestras fronteras. Ha conseguido llegar a millones de lectores en todo el mundo, y sus libros cuentan con traducciones en más de treinta países.

ARGUMENTO

Thomas Spencer sabe cómo conseguir todo lo que desea. Una salud delicada es el precio que ha tenido que pagar por su estilo de vida, pero no se lamenta por ello. Sin embargo, desde su último episodio cardíaco, una sensación extraña se ha apoderado de él y en la soledad de su lujoso apartamento de Brooklyn, se suceden las noches en que no puede evitar preguntarse cómo habría sido la vida que conscientemente eligió no vivir.

El recuerdo de los momentos que le llevaron a triunfar como publicista y asesor de imagen, entre Londres y Nueva York en los ochenta y noventa, nos descubre los turbios mecanismos que en ocasiones emplean los centros de poder para conseguir sus fines. Un mundo hostil, gobernado por hombres, en el que las mujeres se resisten a tener un papel secundario.

MIS IMPRESIONES

Como he dicho antes descubrí a la escritora Julia Navarro nada más sacar su primera novela. Después han ido viniendo otras que puntualmente he ido leyendo, todas menos "Dispara, yo ya estoy muerto" que todavía tengo pendiente de lectura. Así que no es raro que cuando me enteré que pronto saldría a la venta una nueva novela de esta autora estuviera decidida a leerla. Siempre he disfrutado con sus obras así que estaba dispuesta a hacerlo nuevamente.

Pero Historia de un canalla no ha sido precisamente lo que yo esperaba. Si bien he disfrutado del buen hacer de Julia Navarro, de su forma de escribir, de su prosa fluida, fácil de leer y no por ello falta de calidad, con un estilo elegante y diálogos bien construidos, me ha resultado excesivamente larga para lo que nos contaba y en algunos momentos monótona.

En muchas ocasiones pedimos a los autores que cambien de registro, nos gusta encontrarlos fuera de su zona de control y agradecemos el esfuerzo realizado cuando lo hacen, pero en este caso, y aunque la autora ha reconocido en algún medio que no lo ha hecho pensando en el lector, sino que ha escrito la novela que ella quería, este cambio no me ha convencido.

En Historia de un canalla es el propio Thomas Spencer quien viendo cercana la muerte nos relata su vida. Thomas es una mala persona, es un canalla (por decirlo de forma delicada).

En su infancia, que se desarrolló en el seno de una familia muy acomodada, podría pensarse que su forma de actuar era fruto de sus ganas de llamar la atención y del complejo que le provocaba su ascendencia latina por parte de madre y su aversión por esa rama de la familia, lo cual unido al marcado reflejo que esto tenía en su físico y que tanto rechazo le producía. Sin embargo, más adelante, no deja lugar a dudas que lo que Thomas Spencer encierra dentro de su persona es una gran maldad que no desaparece hasta su último aliento.

Y este ha sido uno de los puntos que no me ha convencido de esta novela y con ello no quiero decir que el personaje no esté bien construido ni la maldad que encierra no esté bien reflejada, mostrándonos una persona despreciable, sin escrúpulos, cínico, hipócrita, egoísta, maltratador, amoral, etc., sino que no he podido comprender la necesidad de echar la vista atrás para analizar su vida y no mostrar ningún tipo vergüenza, de cargo de conciencia o arrepentimiento por sus acciones que él mismo reconoce no han sido buenas.

Y es que no se trata de empatizar con un personaje para que te guste ni estar de acuerdo con su forma de actuar, simplemente es que no he entendido su postura en la novela, esa necesidad de esta mirada retrospectiva por su parte si para él estaba todo correcto como había sido, lo que ha hecho que el protagonista no me enganchara, resultándome totalmente ajeno e indiferente.

Alternando con la narración de como sucedieron los hechos, el propio Thomas Spencer nos propone una segunda versión de como podrían haber sucedido los hechos si no fuese un canalla ("lo que pudo haber sido y no fue"), habiendo así evitado mucho sufrimiento a su alrededor. Una narración que está en letra cursiva para que quede totalmente diferenciada, y que para mi gusto no aporta nada a la novela y no hace sino añadir páginas a la misma, narrando una y otra vez los mismos hechos con un enfoque diferente y que rompe el ritmo de la misma, resultando la narración muchas veces monótona.

En Historia de un canalla Julia Navarro aprovecha para hacer una crítica sobre la manipulación y la influencia de la publicidad y los medios de comunicación, sobre todo en política, sobre la población, cómo su forma de contar las cosas influye de una manera u otra en nosotros. También toca, aunque de forma menos profunda temas como el maltrato, el racismo o el machismo.

En conclusión, esta novela de Julia Navarro no me ha convencido, agradezco el esfuerzo de la autora por el cambio realizado pero prefiero a la escritora de sus otras novelas y no por lo que tengan de históricas, algo en lo que algunos lectores inciden y han echado de menos, sino por el tipo de historias que en ellas nos contaba. Espero poder volver a encontrar pronto a la Julia Navarro que tanto me gusta.




jueves, 8 de septiembre de 2016

LA MEJOR DE LAS VIDAS - David de Juan Marcos





Que no hace falta mucho para que los blogueros nos enredemos es un hecho. No hay más que ver lo fácil que es liarnos para organizar un sorteo, una lectura conjunta o una simultánea (entre otras cosas). Por eso cuando Lidia (juntandomasletras) se puso en contacto con algunos blogs, entre ellos el nuestro, no tuvo que insistir mucho y nos faltó tiempo para aceptar su propuesta.

EL AUTOR
David de Juan Marcos (Salamanca, 1980) comenzó escribiendo relatos, género en el que ha obtenido varios premios y reconocimientos.

Su primera novela, El baile de las lagartijas (2011), le sirvió para recibir la beca de la Fundación Antonio Gala para Jóvenes Creadores y fue galardonada con el XXVII Premio Internacional de Novela Ciudad de Valencia Vicente Blasco Ibáñez, convirtiéndose pronto en un éxito de público y crítica.

La mejor de las vidas es si esperada segunda novela.


ARGUMENTO

La verdad es que no tengo mucho que contarte. Llegaste tarde. Paseabas con tu bicicleta holandesa a un lado. Tus tacones golpeaban el suelo como gorriones suicidándose contra la ventana. Me sonreíste con media boca. No lo olvidaré. En tu boca lo imposible tenía razones para existir. Agachaste con cierto rubor la cabeza. Tuve el preámbulo de una lucidez: ya no estaba solo en aquella tierra extraña.

Nico se ha ido a estudiar a Cambridge para escapar de una dolorosa situación familiar. Allí conoce a Pierre, un parisino admirable miembro del equipo de remo de la universidad, y a Ella, una danesa inquietante y hermosa que custodia un secreto que cambiará la vida de los tres.

En un recorrido emocional por Roma, Ámsterdam, París y el continente africano, se revelarán las cargas y grilletes afectivos que arrastran Nico, Pierre y Ella. Un peso que sin embargo no les impide encontrar aliento e ilusión para ser fieles a sí mismos. A través de una sola voz y de un solo oyente, el lector se convertirá en espía de las bondades y miserias de estos jóvenes que soñaban con cambiar el mundo.


MIS IMPRESIONES

Hay novelas que se ganan al lector con las historias que cuentan; otras porque el autor sabe colocar con maestría unos giros que te dejan con la boca abierta y también las hay en que lo consiguen con un ritmo trepidante; en otras los personajes te llegan al alma y son de esos que no podrás olvidar, y otras, como la que tenemos entre manos, que están tan magníficamente escritas que es una delicia pasearse por sus páginas, disfrutar de su lectura, son novelas en las que lo verdaderamente importante es la palabra, y en las que para mi, es la verdadera protagonista

Una novela en la que encontraremos infinidad de frases en las que detenernos, que subrayar, que recordar y después reflexionar sobre ellas.

En La mejor de las vidas nos encontramos a Nico un joven con una gran carga a sus espaldas, y que en primera persona nos contará como intenta poner tierra por medio para huir e intentar vivir, yéndose a estudiar a Cambridge y alejándose así de su familia y la desdicha que pesa sobre ella, y de una situación que cada vez se le hace más angustiosa.
Su hermano desapareció hace ya unos años, pero sus padres (sobre todo su madre) no sólo no han sabido sobreponerse a este hecho, sino que además cada vez se han alejado más de él, y ha influido de manera terrible en sus relaciones familiares. Todo esto unido a la tristeza que siente por la pérdida de su hermano, se agrava por la falta de cariño que encuentra por parte de sus padres y le han llevado a alejarse de ellos no sólo anímica sino físicamente. Sólo su abuelo Martín es capaz de aliviar, en parte, estos sentimientos.

Y es que el abuelo Martín callado y sabio, constituye el único refugio de Nico. Me ha encantado el personaje del abuelo, esa persona que no se inmiscuye en las relaciones familiares, ni en las de la pareja ni en las que tienen con su hijo, pero que está ahí para ofrecer a Nico todo su cariño y apoyo, suponiendo para éste un punto de anclaje.

En Cambidge Nico se hace amigo de Pierre y se enamora de Ella (no sabremos en ningún momento su nombre) dos personajes que pese a no haber carecido de nada material en su vida también tienen otras carencias, ya que sus vidas acarrean frustraciones, tragedias, secretos, fracasos, ...

Con ellos trabará una relación en la que habrá distintas etapas como distintos son los escenarios donde se desarrolla la novela. Un viaje tanto físico como interior que realizarán los tres jóvenes y en el que seremos testigos de los cambios que sufren, como si el autor hubiese buscado un paralelismo entre ellos.

La mejor de las vidas es una novela con un tono intimista que nos llevará a conocer lo más profundo y personal de sus personajes, su forma de pensar, de sentir, de actuar y los motivos que les llevan a tomar sus decisiones, sus caminos.

Esta novela nos hará reflexionar a través de sus personajes y plantearnos múltiples temas como la forma en que los hijos ven a sus padres, el momento en que asumen que sólo son personas y no esa imagen idealizada de que todo lo pueden que algunos momentos todos hemos tenido (uno de mis momentos preferidos de la novela es el encuentro con su padre y la conversación que mantienen); los sueños que los padres ponen en los hijos influyendo en ellos y su futuro, algo que a la larga puede resultar perjudicial; la maternidad; el derecho a decidir y a equivocarse; la falta de cariño; el amor incondicional; la lealtad; la amistad; los celos; las malas relaciones en la familia; la falta de comunicación; la mentira; lo que se oculta; lo que no se dice; la muerte y tantas y tantas cosas más que van surgiendo a lo largo de la lectura.

También encontraremos en la novela referencias a libros y películas que son imagen de lo que se nos narra en ese momento de la novela: El Gran Gatsby, París era una fiesta, Qué bello es vivir, Carros de fuego, La doce vita y algunas más.

De todo lo escrito hasta el momento podréis apreciar que hay elementos suficientes para decidirse por esta lectura, hasta nos encontraremos con alguna sorpresa según avancemos en ella, pero que, sin embargo, ha sido una lectura con la que no he terminado de disfrutar, algo en lo que no estoy exenta de culpa ya que no era el momento apropiado para ella. El cansancio después de todo un año de trabajo puede hacer estragos en una novela como esta en la que se requiere estar fresco, atención y una lectura pausada para disfrutarla poco a poco y como merece.

Como quizás hayáis visto, estos días se están publicando distintas reseñas sobre esta novela debido a que hemos realizado una lectura conjunta, así que os animo a que las leáis y así os podáis hacer una idea mucho más amplia que la aquí expuesta.


FICHA DEL LIBRO 

miércoles, 20 de julio de 2016

DONDE LOS ESCORPIONES - Lorenzo Silva


No hay nada mejor para comenzar una nueva lectura cuando tienes tantas pendientes, que tener el libro en tu poder y que te inviten a una presentación con el autor, ya que entonces sientes la necesidad de llevar algo visto para poder tener una mejor visión de la novela y, llegado el caso, si te surge alguna cuestión poder hacérsela llegar al escritor.

Por eso cuando nos invitaron a un encuentro en plena Feria del Libro, en la Biblioteca Eugenio Trías, no sólo teníamos claro que íbamos a asistir, sino que además esta novela adelantó a otras muchas que estaban esperando su oportunidad.

EL AUTOR

Lorenzo Silva (Madrid, 1966) ha escrito, entre otras, las novelas La flaqueza del bolchevique (finalista del Premio Nadal 1997), Noviembre sin violetas, La sustancia interior, El urinario, El ángel oculto, El nombre de los nuestros, Carta blanca (Premio Primavera 2004), Niños feroces, Música para feos y la Trilogía de Getafe. En 2006 publicó junto a Luis Miguel Francisco Y al final, la guerra, un libro-reportaje sobre la intervención de las tropas españolas en Irak y en 2010 Sereno en el peligro. La aventura histórica de la Guardia Civil (Premio Algaba de Ensayo). Además, es autor de la serie policíaca protagonizada por los investigadores Bevilacqua y Chamorro, iniciada con El lejano país de los estanques (Premio Ojo Crítico 1998) y a la que siguieron El alquimista impaciente (Premio Nadal 2000), La niebla y la doncella, Nadie vale más que otro, La reina sin espejo, La estrategia del agua, La marca del meridiano (Premio Planeta 2012) y Los cuerpos extraños.

ARGUMENTO

Madrid, julio de 2014. Pasados los cincuenta, y ya con más pasado que futuro, el subteniente Bevilacqua, veterano investigador de homicidios de la unidad central de la Guardia Civil, recibe una llamada del responsable de operaciones internacionales. Se reclama su presencia inmediata a 6.000 kilómetros de allí, en la base española de Herat, en Afganistán.

Un militar español destinado en la base ha aparecido degollado, y, junto a él, el arma del delito: una hoz plegable de las usadas por los afganos para cortar la amapola de la que se extrae la droga que representa la principal fuente de riqueza del país.

¿Se trata del atentado de un talibán infiltrado? Podría ser, pero también que la muerte tuviera otro origen, porque el ataque no reviste la forma clásica de esa clase de acciones, sino que hace pensar en algún motivo personal.

La misión de Bevilacqua y los suyos no es otra que tratar de desenmascarar a un asesino que forzosamente ha de ser un habitante de ese espacio cerrado. Sus pesquisas, bajo el tórrido y polvoriento verano afgano, les llevarán a conocer a peculiares personajes y a adentrarse en la biografía del muerto, un veterano de misiones bélicas en el exterior que guarda más de un cadáver en el armario, para llegar a un desenlace inesperado y desconcertante.

MIS IMPRESIONES

Hace ya tiempo leí El lejano país de los estanques, la primera entrega de la de la saga protagonizada por Bevilacqua y Chamorro, con la intención de ir dando poco a poco cuenta de las siguientes entregas que ya tenía en mi poder pero, como suele suceder, se han ido cruzando otras lecturas y esas novelas siguen esperando su oportunidad.

Por eso cuando nos invitaron al encuentro/presentación de Dónde los escorpiones, hicimos saltar por los aires la idea de seguir la saga en orden y nos decidimos por su lectura. Ya tendremos tiempo de volver sobre las anteriores. 

Sabemos que nos habremos perdido muchas cosas en cuanto a la evolución de sus personajes principales, pero como las tramas de todas las novelas son independientes, no haber leído las anteriores no nos impedido lo más mínimo disfrutar de esta lectura.

Ya desde el primer momento Lorenzo Silva nos presenta una novela con imágenes de esas que te agarran por dentro, de las que te remueven, de las que no te dejan indiferente, mientras lees en esas primeras páginas de la novela en las que tiene lugar una operación policial en una zona marginal, conflictiva y tristemente conocida por las drogas, de Madrid. Unas imágenes que por si solas pueden parecer normales pero que son tremendas debido a lo que las rodea.

Pero esto no es más que el comienzo porque muy pronto Vila va a recibir una llamada en la que se le ordena ocuparse de la investigación de la muerte de un militar español que se hallaba en una misión internacional en la base de Herat, en Afganistán.

Está claro que la investigación no va a resultar nada fácil. La singularidad de la zona, los distintos estamentos y protocolos que en la base pudieran existir, y las relaciones entre los distintos países que conforman la misión, entre otras cosas, hacen vislumbrar, desde el principio, todos los obstáculos que tendrán que salvar en una investigación policial que se presume complicada por el ambiente en el que va a desarrollarse. Una investigación a la altura de un Guardia Civil veterano, curtido y baqueteado en mil y una ocasiones como es Bevilacqua que contará con la inestimable ayuda de Chamorro.

Lorenzo Silva vuelve a utilizar la trama de una novela de la serie Bevilacqua para hacer un retrato de la España contemporánea, en este caso la misión de un destacamento militar español en Afganistán, pero todo ello desde el punto de vista de alguien que va allí para hacer una investigación de asesinato y se convierte en observador "de lujo" de cómo es el día a día de lo que allí está sucediendo.

Donde los Escorpiones es una novela donde el escenario tiene gran importancia y aporta mucho a la historia que el escritor nos está contando por la singularidad del mismo, donde todo lo que rodea la historia tiene gran trascendencia para la investigación y para quienes, de una manera u otra, forman parte de ella: el paisaje desolador donde está localizada la base, el calor insoportable, la manera de ir vestidos, el polvo que se mastica, el ambiente hostil que los rodea, los distintos idiomas que en la misión se hablan, etc., conformando un fiel reflejo de lo que, y como, se vive en un lugar como aquel.

Lorenzo Silva utiliza una prosa sencilla, cuidada, con un ritmo sosegado, manejando la intriga con maestría, y unos personajes con ricos perfiles psicológicos y muy bien trazados, en una trama bien urdida en la que tensión no decae y en la que "aprovechándose" del punzante sentido del humor de Bevilacqua analiza y critica la situación de la sociedad y el país, y nos incitará a la reflexión.



miércoles, 1 de junio de 2016

SOBRE GRACE - Anthoy Doerr



Ver Anthony Doerr en el catálogo de Suma de Letras hizo que se encendieran todas mis alarmas. Lo que no he sabido hasta después de empezar a leerlo es que esta novela era anterior a la que primero se publicó en España La luz que no puedes ver y que tanto me gustó. Quizás esto explique muchas cosas.

EL AUTOR

Anthony Doerr es autor de los libros de relatos Memory Wall y The Shell Collector, las memoriasFour Seasons in Rome y las novelas Sobre Grace (Suma de Letras, 2016) y La luz que no puedes ver (Suma de Letras, 2015). Esta última ha sido finalista del National Book Award y ganadora del Premio Pulitzer de Ficción 2015, y se ha convertido en un bestseller en todo el mundo, consiguiendo extraordinarias críticas. Las obras de Doerr han logrado numerosos premios más, entre ellos cuatro O. Henry Prizes, el Barnes & Noble Discover Prize, el Rome Prize, el New York Public Library's Young Lions Award, el National Magazine Award for Fiction, tres Pushcart Prizes, dos Pacific Northwest Book Awards, tres Ohioana Book Awards, el 2010 Story Prize, considerado el más prestigioso premio de Estados Unidos para un libro de relatos, y el Sunday Times EFG Short Story Award, el mayor premio del mundo concedido a un único relato. En 2007, la revista literaria británica Granta incluyó a Doerr en su lista de «Los 21 mejores novelistas estadounidenses». Vive en Boise, Idaho, con su mujer y sus dos hijos.

ARGUMENTO

Desde su niñez en Alaska, David Winkler ha vivido obsesionado por la nieve. Además, David tiene un don: a veces puede ver cosas antes de que ocurran. Sus premoniciones le permiten saber que un vecino será atropellado por el autobús o que se enamorará de una mujer en un supermercado. Pero cuando David sueña que su hija se va a ahogar en una inundación sin que él pueda salvarla, toda su vida se desmorona. Huir de su familia, de su casa y de su propio futuro parece el único modo de negar el sueño que lo atormenta.

Solo, sin medios y sin saber si su hija ha sobrevivido o si su mujer ha conseguido perdonarlo, David tendrá que comenzar una nueva vida. Hasta el día en que deba enfrentarse a la decisión de buscar a las personas que dejó atrás.

MIS IMPRESIONES

Después de el buen sabor de boca que me dejó La luz que no puedes ver no dudé un momento en leer esta novela, y su lectura no ha resultado lo que yo pensaba.

En Sobre Grace nos vamos a encontrar a David Winkler un hombre que desde su infancia tiene, en ocasiones, sueños premonitorios que van acompañados de episodios de sonambulismo, y que siempre se cumplen, acabando la mayoría de las veces con una muerte de alguien.

Aunque no todos sus sueños premonitorios acaban mal (también soñó cómo conoce a Sandy de la que se enamorará y con la que tendrá una hija), éstos terminan por hacer de David una persona extraña. 

Estos sueños y que los mismos se hagan realidad, marcan la vida de David, y según veremos acarrearán en él un sentido de culpa con el que no le es fácil cargar, tomando decisiones que posiblemente nos parezcan carentes de lógica, además de dejarse llevar por la situación, algo que en más de una ocasión no llegaremos a entender ni compartir.

Quizás la más importante de sus decisiones la tome cuando una noche sueña que su hija morirá ahogada y él será incapaz de salvarla, y ante ésto no se le ocurre una opción mejor que marcharse lejos de su familia para ver si de esta forma puede alterar el destino. Una reacción que muchos de nosotros en principio, hubiésemos  podido comprender y compartir. Lo que ya no es tan entendible es de la forma que lo hace, sin dejar una nota, sin decir que es lo que pasa y lo más importante sin dar señales de vida durante más de 25 años.

Pero no es David Winkler el único personaje de la novela que me ha desconcertado. Lo cierto es que no solo no he logrado empatizar con ellos, sino que no he sido capaz de sentir cierta cercanía, de que me inspiraran algo. Han sido unos personajes que me han dejado totalmente fría, cosa que no sucedió con los de su otra novela La luz que no puedes ver, y que tanto he añorado.

Y es que en Sobre Grace, desde las primeras páginas me he sentido pérdida, desubicada. No he logrado entender lo que el autor quería contarnos ni cómo quería hacerlo. Tampoco he logrado entender, como ya he dicho, a sus personajes. Ni a David, ni a Sandy, ni a otros que han ido apareciendo a lo largo de la novela.

Una novela cuya lectura me ha desilusionado sobremanera y no quiero decir que haya sido una novela mala o que estuviera mal escrita o mal documentada, que no es el caso. Simplemente creo que esta lectura no era para mi. A veces sucede.

Y no dejo de pensar que puede haber sido culpa mía sobre todo después de haber leído comentarios de esta novela en los que se decían cosas como: «Anthony Doerr ha escrito una historia hermosa y cautivadora. Una novela que logra ser inteligente sin ser pretenciosa, que se deleita con el simbolismo sin ser pesada en absoluto y que anima sin ser sentimental.», o algunas reseñas de otros lectores y blogs.

Lo que sí he encontrado en Sobre Grace es la bella prosa que me enamoró en La luz que no puedes ver, esa forma de escribir.

También hay que destacar las espléndidas descripciones que hace cuando habla de los cristales de nieve, de los paisajes o esos retazos del informe sobre los camarones que encontramos en el tercer libro, o cuando habla de los insectos; todas ellas detalladas, bellas e instructivas, y que se nota el autor ha disfrutado escribiendo aunque en algún caso, hubiese deseado más brevedad, pero he de reconocer que estos extremos no han sido bastante para conseguir que esta novela captase toda mi atención.

Quiero remarcar que todo lo expresado anteriormente no son más que mis impresiones y como os he dicho quizás sean fruto de que esta novela no va dirigida a mí, y como tal debéis tomarlo, por lo que os aconsejo que busquéis otras opiniones de personas que han disfrutado con esta lectura antes de dejaros influenciar por mi impresión.

Hemos leído del autor




FICHA DEL LIBRO

FRAGMENTO

viernes, 6 de mayo de 2016

EL SILENCIO DE LA CIUDAD BLANCA - Eva García Sáenz de Urturi

EL SILENCIO DE LA CIUDAD BLANCA

E

Pasaje a Tahití me dejó muy buen sabor de boca, por eso estaba deseando encontrarme de nuevo con las letras de Eva García Saénz de Urturi, tanto que en cuanto vi en el boletín de novedades de Planeta que publicaba nueva novela estuve pendiente de la fecha para poder tener en mis manos un ejemplar de la misma.

LA AUTORA

Eva García Sáenz de Urturi (Vitoria, 1972) vive en Alicante desde los quince años. Diplomada en Óptica y Optometría, durante una década ocupó diversos puestos de dirección en el sector óptico y posteriormente desarrolló su carrera profesional ocupando una plaza de titular en la Universidad de Alicante. En 2012 irrumpe en el mundo de la literatura con su novela La saga de los longevos, un fenómeno de ventas y crítica que ha sido traducido al inglés y publicado con gran éxito en Estados Unidos, Gran Bretaña y Australia. 

En la actualidad prepara su próxima novela, además de impartir cursos y ponencias de márketing, motivación y literatura.




ARGUMENTO DE EL SILENCIO DE LA CIUDAD BLANCA

Tasio Ortiz de Zárate, el brillante arqueólogo condenado por los extraños asesinatos que aterrorizaron la tranquila ciudad de Vitoria hace dos décadas, está a punto de salir de prisión en su primer permiso cuando los crímenes se reanudan de nuevo: en la emblemática Catedral Vieja de Vitoria, una pareja de veinte años aparece desnuda y muerta por picaduras de abeja en la garganta. Poco después, otra pareja de veinticinco años es asesinada en la Casa del Cordón, un conocido edificio medieval.

El joven inspector Unai López de Ayala —alias Kraken—, experto en perfiles criminales, está obsesionado con prevenir los crímenes antes de que ocurran, una tragedia personal aún fresca no le permite encarar el caso como uno más. Sus métodos poco ortodoxos enervan a su jefa, Alba, la subcomisaria con la que mantiene una ambigua relación marcada por los crímenes… El tiempo corre en su contra y la amenaza acecha en cualquier rincón de la ciudad. ¿Quién será el siguiente?

Una novela negra absorbente que se mueve entre la mitología y las leyendas de Álava, la arqueología, los secretos de familia y la psicología criminal. Un noir elegante y complejo que demuestra cómo los errores del pasado pueden influir en el presente.

MIS IMPRESIONES

En El silencio de la ciudad blanca Eva García Saénz de Urturi toma una nueva senda y nos sumerge en una trama que nada tiene que ver con sus anteriores novelas. Una historia que si le pusiésemos etiquetas podríamos encuadrar dentro de la novela negra, policíaca y de misterio, con alguna pincelada de histórica.

Eva García Sáenz de Urturi nos sitúa en Álava, en el el verano de 2016, donde tienen lugar unos crímenes con unas características idénticas a otros que sucedieron 20 años atrás y que tuvieron atemorizada a la población. Tasio Ortiz de Zárate fue juzgado y declarado culpable de aquellos crímenes y se encuentra todavía en prisión, razón por la cual él no ha podido ser el autor material de los crímenes de la actualidad. 

¿Habrá sido Tasio condenado equivocadamente? ¿Estará siendo el autor intelectual de los asesinatos que ahora están teniendo lugar? ¿Habrá alguien queriendo "colocarle los muertos" como él asegura?. Estas y otras preguntas nos asaltarán durante la lectura de El silencio de la ciudad blanca.

Unai López de Ayala conocido en su cuadrilla como Kraken, apodo que a raíz de los nuevos crímenes aparecerá en constantes mensajes en las redes sociales, es experto en perfiles criminales y recuerda muy bien los asesinatos que sucedieron años atrás durante su juventud y la alarma de sembraron en la población. Está encargado de la investigación y obsesionado en prevenir los crímenes que estén por llegar, porque está seguro de que habrá más Además, Tasio, empeñado en demostrar su inocencia, involucra al inspector de manera personal en el caso.

De su mano nos vamos a pasear por varios enclaves de Álava y por las calles de Vitoria, que van a ser escenario de los macabros asesinatos que por sus características no cabe duda que son obra de un asesino en serie además de tener rasgos de crímenes rituales.

Álava en general, con lugares como San Vicentejo, Ochate o el Parque Natural del Gorbea, y Vitoria, en particular, van a tener tanta importancia en la novela que resultan ser un personaje más de la misma.

Vamos a participar de sus tradiciones, sus creencias y sus fiestas como el día del Blusa, la bajada del Celedón, o la Procesión de los Faroles y transitar y detenernos en la Plaza de la Burullería, la Catedral de Santa María, la Muralla Medieval, el paseo de la Senda, el Anillo Verde, la Casa del Cordón, la Plaza de la Virgen Blanca, etc.
Y es que nos hallamos ante una novela de personajes ya que nos vamos a encontrar con unos personajes muy bien caracterizados y de gran intensidad, con una entidad tal que resultan protagonistas indiscutibles de sus propias historias (que independientemente podrían dar para mucho más), aunque éstas estén encuadradas dentro del todo de la novela cuyo protagonista principal es Unai que además es quien nos relata en primera persona los sucesos que acontecen durante el verano de 2016. Y es que no hay más que pensar en Germán López de Ayala, Martina, Estibaliz Ruiz de Gauna, Alba Díaz de Salvatierra, la Eneko Ruiz de Gauna; Tasio y su gemelo Ignacio; Felisa; Blanca Díaz de Antoñana; su marido, Javier Ortiz de Zárate, o Alvaro Urbina entre otros.

En El silencio de la ciudad blanca nos vamos a encontrar con dos líneas argumentales entre las que la narración va saltando. Una de ellas, la que tiene más extensión, trascurre en el presente, y en la que será Unai en primera persona quien nos relate los hechos y por lo tanto los vamos a ver desde su perspectiva, compartiendo y conociendo todo el peso que lleva por acontecimientos del pasado, su obsesión por resolver el caso, su frustración, su desesperación al ver que no avanza, etc.; y otra en el pasado en la que un narrador omnisciente será el que nos cuente una historia que, aunque en un principio no le veamos mucha conexión con la trama actual, está muy ligada a ella, como no podría ser de otra forma.

Con un comienzo impactante la novela va creciendo en tensión, y la escritora crea un entramado sólido que se va enmarañando y que nos mantendrá continuamente descolocados con respecto a su resolución porque cada vez que creemos, junto con Unai, hallar una luz, las teorías se desmoronarán una y otra vez pareciendo que es casi imposible solucionar el caso, encontrar al culpable y lograr de éste modo que parar los crímenes.

Está claro que la autora conoce la ciudad, pero sin una amplia labor de documentación, no sólo de los lugares escenario de esta novela de los que sin ella no nos podría dar tantos y tantos detalles de los lugares y rincones descritos, de sus calles, de los edificios emblemáticos, etc., sino también de las leyendas, las tradiciones, y de todo lo que tiene que ver con la investigación criminal y la importancia que tienen los expertos en perfiles psicológicos en ella.

La narración de Eva García Saénz de Urturi puede que no sea de las que te deja sin aliento, pero sí de las que no puedes soltar, de las que te atrapan desde el comienzo. Una narración en la que necesitas avanzar porque te encuentras muchas veces tan perdido en los acontecimientos y quieres conocer por donde te está llevando la escritora y cual va a ser el camino que van a tomar sus protagonistas para que todo se solucione y, además, necesitas que todo se solucione completamente, de manera lógica, que no se saque ases de la manga ni se la quiera jugar al lector, algo que consigue con gran habilidad logrando un magnifico final.




FICHA DEL LIBRO

FRAGMENTO



Otras novelas leídas del autor:

martes, 19 de abril de 2016

SARNA CON GUSTO (Refranes, canciones y rastros de sangre I) - César Pérez Gellida

SARNA CON GUSTO

César Pérez Gellida

Hace más de un año, en un encuentro que tuvimos con César Pérez Gellida con motivo de la publicación de Khïmera, ya nos anunció que ya había una nueva novela con el inspector Ramiro Sancho y que ya estaba entregada en la editorial, poco más nos dijo. Hasta en alguno de los ejemplares de la nueva novela ya se introdujo publicidad en la que ya podíamos conocer algún dato más. 

Que la espera se nos iba a hacer larga ya lo sabíamos, pero ha merecido la pena.

EL AUTOR 

César Pérez Gellida nació en Valladolid en 1974. Es Licenciado en geografía e historia por la Universidad de Valladolid y máster en dirección comercial y marketing por la Cámara de Comercio de Valladolid. Ha desarrollado su carrera profesional en distintos puestos de dirección comercial, marketing y comunicación en empresas vinculadas con el mundo de las telecomunicaciones y la industria audiovisual hasta que, en 2011, decidió trasladarse con su familia a Madrid para dedicarse en exclusiva a su carrera de escritor.

César Pérez Gellida irrumpió con fuerza en el mundo editorial con Memento mori, que cosechó grandes éxitos tanto de ventas como de crítica y obtuvo el premio Racimo de literatura 2012. Constituía la primera parte de la trilogía «Versos, canciones y trocitos de carne», que continuó con Dies irae y se cerró con Consummatum est y por la cual le fue otorgada la Medalla de Honor de la Sociedad Española de Criminología y Ciencias Forenses 2014 como reconocimiento a su ardua labor de documentación. En noviembre de 2014 le otorgaron el Premio Piñón de Oro como vallisoletano ilustre, y en marzo de 2015 apareció su cuarta novela, Khimera. Actualmente sigue escribiendo y colabora como columnista en El Norte de Castilla.

ARGUMENTO DE SARNA CON GUSTO

Lastrado por los efectos nocivos que le ha dejado la obsesiva persecución de Augusto Ledesma, el pelirrojo inspector de homicidios de Valladolid, Ramiro Sancho, vuelve al Cuerpo con la esperanza de retomar las riendas de su vida anterior. Nada más lejos de la realidad.

Una adolescente ha desaparecido en el marco de las ferias patronales de la ciudad. Se trata de la hija de un importante empresario y las primeras pesquisas apuntan a que podría tratarse de un secuestro.


MIS IMPRESIONES 

Cuando terminé Sarna con gusto me propuse intentar enseguida plasmar mi opinión y así poder transmitir con toda su intensidad las impresiones que me había producido, pero cuando quise hacerlo me di cuenta que era imposible. Tenía que dejar reposar todas esas sensaciones que todavía sentía en carne viva, ya que un día después de haber acabado su lectura todavía estaba rondando por mi cabeza, se resistía a abandonarme (¿o quizás era yo quien se negaba?), y en especial el escenario del desenlace y todo lo que en él transcurría. No me lo podía sacar de encima.

Que con «Versos, canciones y trocitos de carne» César Pérez Gellida nos había dejado con ganas de más aventuras de Ramiro Sancho es decir poco. Todos los que habíamos leído su trilogía teníamos ganas de volver a encontrarnos con este inspector pelirrojo que tan buenos ratos de lectura nos había propiciado. El listón había quedado muy alto pero no nos cabía duda de que César no dejaría de sorprendernos. Sí, no os dejo más tiempo con la intriga, se ha vuelto a superar.

En la primera entrega de la nueva trilogía, Refranes, canciones y restos de sangre (¡¡que buen nombre para lo que presentimos nos espera!!) Ramiro Sancho se reincorpora a su puesto tras la sanción impuesta, pero su vuelta no va a ser precisamente un camino de rosas, ese mismo día se tendrá que enfrentar al secuestro de la hija de un concejal del Ayuntamiento y nieta de un importante empresario de la zona.

Un secuestro que el escritor nos va a mostrar desde todas las diferentes perspectivas: la del secuestrador, la de la víctima, la de la familia, y la investigación y asistencia policial a la familia para intentar poner fin al secuestro con los mejores resultados, si es posible.

Vamos a estar inmersos en un secuestro desde todos los planos y vamos a poder sentir el miedo y la rabia de la víctima, y cómo su mente trata de poner en marcha mecanismos para evadirse en la medida de lo posible, de la situación en la que está; la incertidumbre por la que pasa la familia, la ansiedad y todos los esfuerzos que realiza para lograr que su hija vuelva a casa; y, por la parte policial, cómo se lleva a cabo todo el proceso de negociación e investigación.

Pero además del secuestro que en esta entrega queda totalmente concluido, César va a iniciar una trama secundaria que nos pondrá los pelos de punta en más de una ocasión. Eso sí, no va a hacer falta que se extienda mucho para que nos imaginemos lo que no dice y para que vaticinemos el hilo iniciado aquí de las siguientes entregas: la tensión, la crudeza, el dolor, y el "disfrute", en lo que a los lectores respecta, van a estar asegurados.

Está claro que no se puede escribir una novela como ésta sin un gran trabajo de investigación, pero no es menos cierto que tampoco es fácil un resultado tan sumamente bueno sin una mente como la de César Pérez Gellida capaz de crear una trama como la que vamos a poder disfrutar en esta novela.

Desde un ángulo distinto al de su anterior trilogía, el escritor nos vuelve a mostrar la maldad, lo peor que cabe en el ser humano, su lado más oscuro y perverso, más cruel y en esta novela lo vamos a encontrar sin filtros, sin miramientos, con toda su crudeza, brutalidad y dolor.

En Sarna con Gusto además de con Ramiro Sancho nos vamos a reencontrar con viejos conocidos de otras entregas. A todos los que hemos leído la anterior trilogía, Versos, canciones y trocitos de carne, no nos va a sorprender la categoría de los personajes que ya conocemos, pero los nuevos no les van a ir a la zaga. Que decir de Ramiro Sancho, de Ólafur Olafsson, Erika y compañía, a los que se añaden en esta entrega Servando Garay (Chimuelo), Aiztol Etxevarria (Chupao), Gorka Aritmendi, Margarita, Fajardo, etc., sin olvidarnos de la calidad de los secundarios y de algunos personajes que inician aquí su andadura y que, intuimos, van a tener mucho que decir.

En Sarna con gusto nos vamos a encontrar con esa forma tan personal de escribir que caracteriza a César, y a la que algunos han puesto nombre. Un estilo y un lenguaje muy cuidado, directo, crudo y duro en el que juega con el lector, le provoca y le pone trampas a ver si está atento y coge el guante; va dejando pistas, hace guiños, da pinceladas que nos hacen sonreír, protagoniza cameos, planta semillas. La música y los refranes (como no podía ser de otra forma) están presentes, con frecuencia soltaremos algún exabrupto a lo Ramiro Sancho ante lo que leemos, y en ningún caso nos deja indiferentes. Esto sin olvidarnos que al autor no le tiembla el pulso a la hora de cometer un crimen.

Y por si todo lo anterior fuera poco crea una trama bien construida, con constantes sorpresas en las que sin habernos recuperado de una volverá a dejarnos con la boca abierta con la siguiente, con capítulos cortos y continuos cambios de escenario, una excelente ambientación, y una tensión perfectamente dosificada que nos tendrá pegados a las páginas de esta novela sin remisión.

En cuanto al final ..., nada más voy a decir de lo señalado al principio. Si quieres conocerlo tendrás que leer Sarna con gusto, porque no te vas a arrepentir.

A los que ya hemos leído esta primera entrega de la trilogía, sólo nos cabe volver a ansiar la siguiente y esperar con todas nuestras ganas que no tarde demasiado.

No César, no puedes dejarnos en este sin vivir mucho tiempo.



Hemos leído del autor
FICHA DEL LIBRO
FRAGMENTO


martes, 29 de marzo de 2016

HOTEL MEDITERRÁNEO - Alejandro Pedregosa


Hay veces que tienes claro que te atrae de una novela, puede ser una portada, un título, que sea la última de ese autor al que sigues, buenos comentarios, o cualquier otro motivo; pero en otras ocasiones no sabes muy bien que es lo que ha conseguido que te inclines por esa lectura.

Eso es precisamente lo que me ha pasado a mi con esta novela. Puede que fuese el título o la portada, ambos tienen su atractivo, o quizás que en algún sitio leí que se mencionaban las canciones de Serrat, pero no lo puedo asegurar, pero lo que sí tengo claro es que no me equivoqué cuando me decidí por ella.

EL AUTOR


Alejandro Pedregosa (1974). Novelista y poeta. Estudió Filología hispánica y Teoría de la literatura en la Universidad de Granada.

Su primera novela, Paisaje quebrado (Germanía, 2004) obtuvo el Premio de Novela Corta José Saramago. Cuatro años después publicó El dueño de su historia (Point de lunettes, 2008). Luego inicia una serie de novelas criminales donde el ambiente y los escenarios adquieren dimensión de personajes. La primera de ellas, Un extraño lugar para morir (Ediciones B, 2010, reeditada en bolsillo en 2012), se desarrolla en Pamplona durante San Fermín, mientras que Un mal paso (Ediciones B, 2011) en Santiago de Compostela y en el famoso Camino que lleva su nombre. A pleno Sol (Temas de Hoy, 2013) es la tercera novela de la serie y está ambientada en la acampada lugar en la Puerta del Sol en mayo de 2011.

Ha escrito también cinco libros de poemas: Postales de Grisaburgo y alrededores (Universidad de Granada, 2000); Retales de un tiempo amarillo (Ayuntamiento de Trujilllo, 2002); En la inútil frontera (Point de lunettes, 2005); Los labios celestes (Pre-textos, 2007) con el que obtuvo el Premio Arcipreste de Hita y El tiempo de los bárbaros (Tragacanto, 2013).

Asimismo ha publicado el libro de relatos La sombra de Caín (Cuadernos del Vigía, 2013).

ARGUMENTO

El Hotel Mediterráneo no es un hotel normal. Se fundó en un lugar recóndito para dar cobijo a mujeres en peligro de muerte. Tiene un curioso restaurante donde por las noches un joven músico, Francesc, ameniza las cenas interpretando al piano antiguos temas de Joan Manuel Serrat. La vida transcurre plácidamente en el hotel hasta que Tamara, una recién llegada, provoca un incidente que hace saltar todas las alarmas.

Hotel Mediterráneo es un canto a la libertad de todos aquellos que han decidido vivir lejos del mundanal ruido.

Con un magnífico pulso narrativo, Alejandro Pedregosa nos conduce por esta historia memorable llena de agudezas literarias, humor y sensibilidad.

MIS IMPRESIONES

Hotel Mediterráneo no es una de esas lecturas que busco y que a menudo tengo entre mis manos, pero sin duda es una novela que me ha gustado y he disfrutado mucho.

Y digo disfrutado porque no es de las novelas cuyas páginas vuelan entre las manos y te ves impelido a leer lo más rápido posible, sino que, por el contrario, es de las que se disfrutan como la canción de Serrat con la que comparte nombre y, como esta última y como en la misma portada de la novela se indica, es luminosa, emotiva, vibrante, singular e inolvidable.

Y es que el Hotel Mediterráneo es un hotel especial, como especiales son las personas que lo habitan, y aunque su nombre haga pensar que está cercano al mar, se encuentra en el interior, en un lugar recóndito, podríamos decir que escondido, al que no se llega por casualidad.

Desde sus ventanas se ven hayas y robles y las personas que lo habitan lo hacen de manera permanente, aunque alguna vez haya algún huésped de paso, pero no se trata de esos viajeros habituales que suelen ocupar los hoteles, sino que se trata de mujeres maltratadas, que encuentran en este lugar un sitio donde esconderse, donde sanar heridas, donde desaparecer a los ojos de otros hasta poder comenzar un nuevo camino.

Amparo, Maite, el Presidente y Francesc, cada uno de ellos con una historia a cuestas que han decidido dejar en el pasado y que conforman una familia que no necesita de lazos de sangre, además de encargarse del hotel, lo hacen de un restaurante de cierto prestigio en el que el Presidente se encarga de la cocina y Francesc ameniza las cenas tocando al piano canciones de Serrat.

Pero como muchas veces en la vida ocurre un suceso que lo pone todo patas arriba y la tranquilidad que se le suponía a este lugar queda truncada. Hasta el Hotel llega un día Tamara, una víctima de malos tratos que parece que algo esconde y no dice toda la verdad. Es una víctima que ha intentado defenderse y que va a perturbar la vida de los habitantes del hotel.

No es difícil encontrar en las novelas historias de víctimas de malos tratos pero Alejando Pedregosa nos relata esta historia de una manera diferente, especial, contándonosla de una manera delicada, con mucho tacto, de una manera totalmente distinta a como estamos acostumbrados a verlas.

No nos vamos a encontrar pasajes descarnados y pese a la dureza del tema, toda la narración destila ternura, afecto, delicadeza, mimo, sensibilidad. Alejandro Pedregosa utiliza una prosa llena de poesía, es evocadora, dulce, te envuelve y resulta un disfrute para los sentidos.

Hotel Mediterráneo es una novela coral, aunque en la última parte de la misma tengan mayor protagonismo Tamara y Francesc. Alejandro Pedregosa construye en Hotel Mediterráneo unos personajes de los que no puedo ni quiero olvidarme. No nos vamos a encontrar a unos personajes cualquiera, son personajes rotundos, cargados de verdad, de sentimientos, muy bien perfilados, que resultan veraces como la vida misma. 

Creo que no os debo contar más sobre ella, ya que lo mejor es disfrutar de esta narración que no llega a 200 páginas que plagada de encanto y, a ser posible, lo hagáis escuchando de fondo la música de Serrat, esa que Francesc toca al piano y de la que es un rendido admirador, y que está tan presente a lo largo de sus páginas. Si podéis disfrutad de esta novela, no os vais a arrepentir.