AGUA DE LUNA – JUAN RAMÓN LUCAS

NUESTRA OPINIÓN …

Hace más de dos años que leí La maldición de la Casa Grande, una novela en la que Juan Ramón Lucas retrataba la Sierra Minera de Cartagena principios siglo XX. Una novela que me dejó muy buen sabor de boca y que hizo que no dudara un momento ante la nueva propuesta que nos hacía este año, Agua de Luna, una novela muy distinta y con la que nuevamente he disfrutado de la lectura.

Greta es una adolescente que no encuentra muy bien su sitio dentro de su familia. Su madre es una presentadora de un informativo de éxito que nunca tuvo muy claro su papel de madre, quizás porque fue abandonada por la suya; y su padre un conocido y atractivo actor que tampoco le dedica todo el tiempo que a ella le hubiera gustado. Además ambos mantienen una fría relación que Greta no entiende.

Como tampoco comprende que sus padres decidan meter a su abuela, a la que está bastante unida, cuando enviuda, en una residencia en vez de llevarla a vivir con ellos.

Un día en un viaje a Almería con amigas conoce a un chico marroquí del que se enamora y a través de él conoce a Fátima una musulmana con la que enseguida conecta, que la llevará a indagar en las redes sociales sobre un mundo que poco conoce.

Y con esta premisa Juan Ramón Lucas nos presenta en Agua de luna, una trama en la que nos habla sobre cómo los yihadistas utilizan las redes para seducir y captar a jóvenes europeas que son vulnerables, y convertirlas en esposas de los combatientes, en el mejor de los casos, o en simples esclavas sexuales. Unas jóvenes a las que una vez dan el paso e inician el viaje hacia «el paraíso» que les han prometido, es imposible seguir el rastro dado lo complejo de los sistemas de comunicación que utilizan los yihadistas o encontrar alguien a quien pedir ayuda en las cerradas comunidades integristas.

Un relato que pone los pelos de punta por lo cercano que puede resultar, ya que no se habla solo de jóvenes inmigrantes que se radicalizan en mezquitas, pertenecientes a grupos marginales, sino también de adolescentes que son vulnerables, insatisfechas, manipulables, que no han encontrado su lugar, que buscan un horizonte, pertenecientes a clases sin problemas económicos y con cultura.

Una novela contada a dos voces que se van alternando, y de las que se vale Juan Ramón Lucas para contarnos por una parte, en tercera persona omnisciente lo que le sucedió a Greta, qué fue lo que la llevó a dar el paso que dio; y, por otra, en la que es el padre que se encuentra encerrado en algún lugar, desconocemos por qué causas,  quien en primera persona nos va contando el camino recorrido en busca de su hija hasta llegar ahí, transmitiéndonos con su relato tanto padecimiento, dolor, desesperación y desasosiego que es imposible no sentirte tocado.

Me ha gustado la forma en la que Juan Ramón Lucas, a través de personajes creíbles en los que apreciaremos una clara evolución, nos transmite los sentimientos y las razones que pueden llevar a la radicalización de los jóvenes, la angustia de las familias de quienes han sido captados para la causa sin poder ponerse en contacto o saber de ellos, y cómo se sienten aquellos que forman parte de la comunidad musulmana y que estando de acuerdo con las acciones y la violencia islamista también son sus víctimas, ya que en muchas ocasiones, por el simple hecho de ser musulmanes, se les equipara con ellos.

En Agua de luna nos vamos a encontrar una novela con profundidad psicológica, con intriga, en la que a ritmo de thriller Juan Ramón Lucas nos va a llevar a un escenario que tiene como telón de fondo el mundo islámico, para hablarnos de las relaciones entre padres e hijos, de la vulnerabilidad a la que estamos expuestos en las redes sociales, la verdad, la mentira, el bien y el mal y esa la frontera, a veces, tan difícil de trazar. Una novela con una estructura y una trama muy bien trabajadas en las que hay más de una capa, y que además de entretenerte y tenerte pegado a sus páginas te hará pensar en muchas de las cuestiones que plantea.

FICHA DEL LIBRO

FRAGMENTO

2 Comments

  1. Manuela

    A pesar de tu buena opinión sigo sin sentirme atraída por esta novela o al menos no lo suficiente como para colarla con todo lo que tengo pendiente de leer.
    Besos.

    Reply
  2. Margari

    No pinta nada mal. Si se cruza, no me importaría leerla.
    Besotes!!!

    Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *