Bibiana Ripol, julio 

Con motivo de la publicación por Desclée  De Brouwer, del libro Filosofía viva queremos ofreceros la entrevista a Alejandro Moreno Lax.

¿Qué significa el título de su libro Filosofía viva?
La filosofía es un conocimiento que toca nuestra vida, nos despierta de ciertas ilusiones e inercias haciéndonos sentir más vivos. Ante todo, somos vida y, muchas veces, lo olvidamos convirtiendo la vida en un medio para otros fines. El libro interpela al lector para que haga de la lectura una experiencia transformadora.

¿Cuál es el objetivo de Filosofía viva? ¿Qué pueden esperar sus lectores de él?
El libro se dirige a un público no especializado que tiene ciertas inquietudes existenciales, así como un anhelo de plenitud. El sentimiento de vacío e insatisfacción es cada vez más generalizado en nuestra sociedad, lo cual es un reflejo de los referentes culturales vigentes, así que este libro es un intento de cubrir estas carencias. El lector encontrará un recorrido de autoconocimiento a través de algunas “moradas sapienciales” por las que hay que atravesar si queremos encontrar la plenitud, como son: la experiencia de la insatisfacción, la soledad radical, el descubrimiento de la presencia, el contacto con las heridas
y el dolor, etc.

En la introducción nos habla de una experiencia que le cambió la vida y le acercó a una nueva manera de ver la filosofía, ¿nos la puede contar?
En el verano de 2010 yo estaba en la ciudad de Puebla, México, haciendo una estancia de investigación para mi tesis doctoral. Estaba pasando una etapa de cierta angustia existencial y una intensa búsqueda a través de la meditación, la psicoterapia, el chamanismo, etc. Un día, caminando por la calle, experimenté una sensación de apertura de conciencia. De repente, un ruido mental que traía constantemente en mí se esfumó, lo cual me dio una sensación de alivio, expansión y unión con la vida. Esta experiencia me llevó a interesarme intensamente por la filosofía como un arte de vivir.

Se muestra crítico con como se estudia y se percibe actualmente la filosofía, ¿Cuál es su opinión al respecto?
El enfoque predominante de la filosofía es académico, lo cual la ha alejado de la mayoría de la sociedad. Los filósofos tienden a hablar y escribir para filósofos, creando un circuito cerrado y estéril. Esta manera de entender la filosofía es valiosa, pero no es la más importante, pues deja de un lado las cuestiones centrales que preocupan a cualquier persona: quiénes somos, cuál es el propósito de vivir, etc.

¿Considera que nuestra sociedad promueve ese vacío y malestar interior del que habla en el libro?
Totalmente. Los símbolos culturales de nuestra sociedad son una fábrica de vacío y malestar. Por poner algunos ejemplos: el sistema educativo memorístico, el consumo asociado a la felicidad, la llamada industria del entretenimiento, la religión basada en creencias, etc. Estos y otros factores no animan al ser humano a mirarse a sí mismos y profundizar en quiénes somos. Al contrario, fomentan un cierto conformismo.

¿Es importante el autoconocimiento para llevar una vida plena? ¿En qué consiste conocerse a sí mismo?
Conocerse a sí mismo es la clave, sí. Por más que acumulemos objetos, información, experiencias o ideas, nada de eso conseguirá saciar el anhelo de plenitud. Conocerse requiere detener la inercia y la vorágine del día a día, y empezar a mirar qué nos hace sufrir, qué nos hace sentirnos separados del resto de seres humanos, qué causa nuestra sensación de insatisfacción y vacío. A su vez, consiste en aprender a vivir desde una dimensión más profunda del ser, a apreciar el silencio interior, a escuchar nuestra voz interna que nos guía, a desarrollar una inteligencia intuitiva, a vivir de forma más creativa y alegre.

Esperamos que hayáis disfrutado de esta entrevista a Alejandro Moreno Lax y os animéis a leer Filosofía Viva.