Ceniza

Blackie Books, febrero 2022

Ceniza de Jonathan Auxier, y traducción de Gemma Rovirala aclamada y conmovedora historia de amistad entre una niña y su monstruo. Una poderosa historia acerca de sobrevivir a los recueros buenos y malos, de luchar contra la precariedad y de encontrar aliados con los de ir haciendo camino.

No es ningún secreto que en el Londres victoriano los niños huérfanos llevan a cabo las labores más amargas y peligrosas. Como la de limpiar chimeneas, por ejemplo. Tampoco es un secreto que Nan Sparrow, pequeña díscola de valor incombustible, es la mejor deshollinadora de la ciudad. Aunque a muchos les dé rabia que sea una chica.

Muchos días, después de horas de trabajo extenuante y de los continuos maltratos por parte del jefe de los deshollinadores, Nan se siente sola. Totalmente perdida. Hace tanto tiempo que su maestro y mejor amigo se marchó sin dejar rastro…  Pero no está sola. En una esquina, silencioso y a la espera de que Nan lo necesite, aguarda su Golem, nacido de un pedazo de ceniza. Una criatura mágica y fascinante que ya la salvó de morir una vez. Y que la salvará mil veces más, si es necesario.

Entre niña y monstruo se forjará una amistad indestructible, y juntos se salvarán no sólo a sí mismos, sino a todos los demás huérfanos obligados a trabajar de limpiachimeneas.

Jonathan Auxier nació en Vancouver, Canadá, hace 40 años. Se define a sí mismo como un escritor de historias extrañas para niños extraños. Y escribirlas le cuesta lo suyo: con Ceniza. Historia de una niña y de su monstruo, tuvo que documentarse y leer varias crónicas de niños deshollinadores que le rompieron el corazón, y es por eso por lo que quiso imprimir esperanza en su historia. En la historia de Nan, inspirada en sus tres hijas, una pequeña luchadora hará que las cosas cambien para ella y para todos los que quiere, guiada por la empatía y los valores de la amistad. Para Auxier la literatura infantil ha sido una especie de guía durante toda su vida. Y en algún momento dejó de escribir los libros que otros querían que escribiera y se centró en escribir los libros que él hubiese querido leer con once años. Libros extraños. Porque Jonathan Auxier, hoy brillante escritor y padre de algunas de las novelas juveniles más fascinantes de la última década, fue el primer niño extraño para quien deseó escribir historias.

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.