NUESTRA OPINIÓN …

Hace ya unos cuantos años descubrí a Carla Montero con La tabla esmeralda, una novela que en líneas generales me gustó bastante y con la que disfruté aunque, para mi gusto, fue una lectura con muchas luces y alguna sombra.

Desde entonces siempre me acerco con expectación a todo lo que publica esta autora y esta ocasión no iba a ser una excepción, sobre todo después del buen sabor de boca que me dejó El invierno en tu rostro cuya lectura tanto he recomendado.

Carla Montero se basa en una historia real para escribir El jardín de las mujeres Verelli.

Gianna y Carlo acaban de perder a su abuela con quien se han criado, ya que su madre murió cuando eran pequeños en un accidente. De su padre nunca han sabido nada, ni siquiera su identidad.

Ambos son dos jóvenes exitosos en sus respectivas carreras y con sus vidas hechas, por lo que hacerse cargo del negocio familiar La Cucina dei Fiori, el establecimiento de gastronomía italiana propiedad de su abuela, que además no tiene unas cuentas muy saneadas, no entra dentro de sus planes.

Por lo tanto, no queda otra que cerrar el negocio y desmontar la casa de su abuela que está unida al mismo, y poner todo a la venta.

Nunca han sabido mucho de la historia de la familia ni le han dado mayor importancia, pero el hallazgo de unas notas inconexas, una carta y una llave, provoca, sobre todo en Gianna, la curiosidad sobre una familia en la que no hay hombres y sí parece que muchos secretos.

Ambientada entre Barcelona y una localidad italiana llamada Liguria, Carla Montero nos cuenta una historia de mujeres; mujeres fuertes, valientes con coraje a quienes las dificultades no acobardan. Y lo hace con una historia contada en dos tiempos, uno de los cuales se desarrolla en la actualidad con una narración en primera persona en la que Gianna es la protagonista, y en la que, a través de algunos fragmento del diario de Anice, da paso a un segundo hilo en el que, por medio de un narrador, nos cuenta lo que sucedió años atrás.

El jardín de las mujeres Verelli es una novela con unos personajes femeninos muy potentes, muy bien dibujados y que son los que mayor fuerza tienen en la trama, aunque en ningún caso deja de lado el trazado de los personajes masculinos. Unos personajes de los que seguramente te enamorarás, aunque en algún caso también aborrecerás.

En esta novela, Carla Montero de manera aparentemente trivial, y sin que esto pese para nada en la finalidad de entretener de la novela, afronta temas como las raíces, la familia, la importancia del hogar, el duelo, la culpa, la maternidad, el precio a pagar por las mujeres para tener una carrera de éxito, el equilibrio entre la vida personal y la profesional y la búsqueda de lo que es verdaderamente importante para cada uno.

Es cierto que si no fuese por la ambientación de la novela, por todo lo que tiene que ver con La Cucina dei Fiori, con ese punto añadido que Carla Montero le da con cada evocación a las recetas italianas y lo que ellas tienen que ver en la vida de Gianna  sirviéndola como impulso para reencontrarse con sus orígenes y con ella misma, nos podría parecer que la trama que transcurre en la actualidad no es novedosa, que esta u otra historia muy parecida ya la hemos leído, pero hay que reconocer que Carla Montero sabe como envolvernos con su forma de escribir, logra trasladarnos a lugares, hace que nos lleguen los aromas y que imaginemos como podrían ser y saber algunos de los platos que van apareciendo. Además, lo hace de tal manera que te sientes en esos lugares, hueles los aromas y deseas poder degustar esos platos, y nos hace valorar todas estas cosas más que la originalidad del fondo de la historia.

El jardín de las mujeres Verelli es una historia sencilla y quizás no sea la mejor novela de Carla Montero, yo sigo enamorada de El invierno en tu rostro pero esto es algo personal, pero sin lugar a dudas Carla Montero sabe como captar la atención del lector, contarnos una historia y que quedemos prendados de ella, conducirnos por sus páginas a su ritmo, sumergirnos en una lectura que nos emocione, que nos deje un buen sabor de boca y logre que nos aislemos y olvidemos de todo lo que sucede alrededor.

FICHA DEL LIBRO

FRAGMENTO