Vuelven Bevilacqua y Chamorro

Destino, septiembre 2022

Vuelven  Bevilacqua y Chamorro en La llama de Focea, con un caso entre el Camino de Santiago y la Barcelona del procès.

¿Qué sucede cuando te hacen ser lo que no quieres ser?

El consumado maestro del género negro Lorenzo Silva plantea un nuevo expediente en la hoja de servicios de sus populares sabuesos de la Benemérita Bevilacqua y Chamorro, que, como ya es habitual en la serie, es algo más que una simple novela policiaca. La llama de Focea es también una aguda reflexión sobre la rebeldía contestataria de los hijos frente a los padres en la búsqueda de su propio camino; sobre el cerril atrincheramiento en patrias y banderas, más pasional que razonado; sobre los errores del pasado y la atesorada experiencia de la madurez e incluso también sobre esa llama, insegura y contradictoria como nosotros mismos, que legamos a quienes nos continuarán.

Corre septiembre de 2019 y el subteniente de la Benemérita Rubén Bevilacqua, Vila para los amigos, apura sus últimos días de vacaciones en Lanzarote junto a su madre, su hijo Andrés, que ha seguido sus pasos en el cuerpo, y un prometedor proyecto de nuera, también guardia civil, cuando recibe un par de llamadas. La primera es de su mano derecha, la brigada Virginia Chamorro. El cuerpo de una joven peregrina ha sido hallado en un idílico paraje del Camino de Santiago, concretamente en el municipio de Samos, provincia de Lugo, adonde ya se ha desplazado Chamorro con su equipo de la unidad central, Arnau y Lucía.

La segunda llamada es un poco más inquietante. El número uno del escalafón, el teniente general Pereira, viejo compañero de fatigas de Vila en la lucha contra ETA, lo pone sobre aviso. Más allá del impacto mediático del asesinato y de las presiones de la Xunta para que este no empañe la promoción del Xacobeo, no parece un caso sencillo. La víctima, Queralt Bonmatí, una joven catalana de familia acomodada, es hija de Ferran Bonmatí, un expolítico y exitoso empresario muy ligado a la causa independentista que se encuentra en el radar de la justicia.

Sus compañeros del servicio de Información de la Guardia Civil hace tiempo que lo investigan por sus oscuras actividades en apoyo del desafío independentista. Y Vila no solo debe mantener la absoluta confidencialidad, sino coordinarse en sus pesquisas con el servicio de Información.

Lorenzo Silva (Madrid, 1966) es uno de los grandes referentes de la literatura contemporánea y sus novelas policiacas e históricas suman más de dos millones de lectores. Ha escrito, entre otras La flaqueza del bolchevique (finalista del Premio Nadal 1997), Carta blanca (Premio Primavera 2004), Recordarán tu nombre o su reciente Castellano. Es autor del libro de viajes Del Rif al Yebala (Premio Algaba de Ensayo). Suya es también la exitosa serie protagonizada por los investigadores Bevilacqua y Chamorro, de la que La llama de Focea es la última entrega, tras El alquimista impaciente (Premio Nadal 2000) y La marca del meridiano (Premio Planeta 2012), entre otras. Junto con Noemí Trujillo, firma una serie policiaca que consta ya de dos entregas, Si esto es una mujer (2019) y La forja de una rebelde (2022).

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *