Caligrama, julio 2020

En el libro Viveros feministas  la ópera prima de Montse Jiménez cultiva el realismo y la metaficción en una historia única y especial. Cada gota de misterio se lee imprescindible.

La editorial Caligrama publica Viveros feministas. Una desaparición misteriosa y una investigación repleta de momentos narrativamente espléndidos, en palabras y en imágenes, esconden temas que apuntan a la necesidad de un cambio, como la corrupción, las condiciones laborales, la indiferencia o el consumismo enfermizo que aviva el egoísmo individual y social. «Escribí la novela hace dos años, por tanto mucho antes de esta pandemia que, desgraciadamente, ha irrumpido en nuestras vidas y que nos está haciendo replantearnos muchos aspectos del mundo, de nuestro trato a la naturaleza, a los demás, a nosotros mismos… Muchas de esas cosas, de ese vacío, se ponen de manifiesto en la novela», cuenta la escritora. Esta es una obra escrita hace tiempo para iluminarnos ahora.

Los primeros párrafos abren la caja de otros enigmas que el lector deberá ir respondiendo a medida que avanza. «No sé por dónde empezar. Creo que ni siquiera debería intentar contarlo, pero alguien tendrá que hacerlo, y ella me pidió que fuera yo quien lo escribiera. Ahora no sé por qué acepté. Quizá quise hacerlo desde siempre, pero necesité que alguien me empujara a ello. Ni siquiera tuve que escribir mucho, porque la mayoría de lo que aquí cuento me lo envió ella » ¿Quién es ella? Y, ¿Qué ha ocurrido con Héctor? Nadie sabe dónde está Héctor. En oficina donde trabajaba serán conscientes de su ausencia cuando entra en escena un investigador preguntando por él. A partir de ahí, dos compañeros de trabajo, Apolonia y Germán Ginés, deciden tomar cartas en el asunto y emprender la averiguación sobre el paradero del desaparecido.

«Que nadie te corte las alas, ni siquiera las puntas», dice el personaje de Apolonia. Cada personaje se despliega y nos conduce a nosotros mismos. Sus crisis y sus consecuencias se dejan ver a través de un texto que está plagado de frases y diálogos que acompañan incluso cuando el libro se cierra. La ironía, la crítica, el surrealismo y la metaficción se abren paso en unas páginas que dejan hueco también para lo sentimental.

Montse Jiménez nació en Madrid. Es licenciada en Ciencias Políticas y Sociología. Hace dos años se lanzó a sacar de los cajones parte de los escritos acumulados, y así apareció Balatrubis, un libro que invita a la reflexión y a la sonrisa. Ahora publica su primera novela, Viveros Feministas, mientras sigue escribiendo para la entrega de nuevos proyectos literarios.

¿Qué te ha parecido nuestra reseña?

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Sé el primero en puntuar este contenido.