NUESTRA OPINIÓN …

Venganza en Sevilla es la segunda entrega de la Trilogía Las Aventuras de Martín Ojo de Plata (la primera novela parte, también reseñada en este blog, es Tierra Firme), y en ella, la autora continúa relatándonos las aventuras y desventuras de Martín Nevares/Catalina Solís.
En Venganza en Sevilla el personaje que va a tomar protagonismo va a ser Catalina Solís ya que, en este caso, tendrá que optar por su personalidad femenina para poder llevar mejor a cabo su empresa.
Empieza esta segunda novela, con una Catalina ya viuda e instalada como tal, ocupándose de la casa y negocio en Margarita, como única heredera de su tío, su suegro y su marido, pero pronto vendrán a buscarla ya que su padre ha sido hecho prisionero por piratería y por haber tenido tratos con los flamencos (algo prohibido por el Rey de España). Además el pirata holandés Jakob Lundch incendió Santa Marta, destruyendo toda la ciudad, dejando todo en cenizas, también la casa de Madre y la Chacona, y encontrándose Madre malherida.
Cuando se cerciora de que el estado de Madre no es grave, que la culpa de todo la han tenido los Curvo y que él, Martín Nevares también está siendo buscado como pirata, decide ponerse manos a la obra e ir a España a salvar a su padre.
Cuando el Maestre muere jura venganza, ¡¡¡ todos los hermanos Curvo morirán !!!, y ésta será llevada a cabo por Catalina, debido a que a Martín también le buscan y quieren hacerle prisionero en España, ya que saben que se encuentra en el país porque fue a visitar a su padre a la cárcel, lo que no saben es como logró salir de allí sin que pudieran hacerle preso.
El motivo de que sea Catalina la que lleve a cabo la venganza es porque piensa que bajo su identidad femenina le será más fácil llevar a cabo el plan que pronto urde, ya que son pocos los que conocen esta dualidad en su personalidad y, desde luego, nadie que no sea de su plena confianza.
En esta nueva entrega Matilde Asensi vuelve, utilizando otra vez la novela de aventuras, a sumergirnos en una historia muy bien documentada, algo que se nota de principio a fin, en la que hace continuas referencias a la historia de España, sus usos y costumbres, como funcionaban las cosas en este país por aquél entonces, a la situación económica de una España muy endeudada donde la alta sociedad derrochaba hasta lo que no tenía, en algunos casos, mientras que la clase baja no tenía ni para comer, utilizando mil argucias para poder sobrevivir.
Quizás muchas de estas cosas, aunque con matizaciones, nos suenen y nos demos cuenta de que pese a todos los años transcurridos desde entonces hay cosas no han cambiado excesivamente en el fondo.
Si bien en Tierra Firme Matilde Asensi nos metía de lleno en los hechos que acontecían por aquel entonces, referidos, sobre todo, a aquella parte del Imperio Español y a como era su sociedad, sus hábitos y costumbres al otro lado del Océano, en este caso, y debido al viaje que Martín Nevares realiza a España y en concreto a Sevilla, para llevar a cabo su venganza, lo que Matilde refleja y pone de manifiesto es como era la sociedad de aquel entonces en España, cuales eran los problemas del Estado pero vistos desde la perspectiva española, y como eran los usos y costumbres de una ciudad como la de Sevilla, que tanta importancia tenía al ser la entrada y salida de mercancías que venían e iban del Nuevo Mundo.
La novela, como es habitual en Matilde Asensi, está escrita con buen ritmo, si bien va ganando según vas avanzando en la historia, sobre todo a partir de que Catalina llega a Sevilla y pone en marcha su plan. Logra que te metas en la historia haciéndote partícipe de la misma, atrapándote entre sus páginas y provocando que quieras leer más y más.
Utiliza un lenguaje sencillo a la vez que intenta teñirlo con la forma de hablar de aquel entonces, utilizando algunos de los términos, medidas, etc. que se utilizaban en aquella época, pero no hay que preocuparse ya que encontraremos múltiples explicaciones a ellas a modo de pie de página, pero que no interrumpen ni rompen el ritmo de la narración.
Los personajes están bien desarrollados, con muchos matices, consiguiendo a través de ellos reflejar los personajes típicos que formaban parte de la sociedad española de ese siglo.
Una novela con mucho de novela de aventuras y de novela histórica, muy amena, fácil de leer, cuya lectura se nos escurrirá de las manos, nos absorberá y nos vuelve a dejar con la miel en los labios para esa tercera entrega en la que continúan las venturas y desventuras del personaje principal de esta trilogía: Martín Ojo de Plata.