Lunwerg, junio 2021

René Merino, el viñetista gráfico que triunfa en Instagram, publica su segundo libro de microcuentos Un día ocurrió.

René Merino puede presumir de dedicarse a lo que más le gusta: su arte. Lo hace con sus retratos, murales, ilustraciones, viñetas y tiras cómicas que en parte son herederas de los grandes viñetistas clásicos, todo con un estilo muy personal, que destila sensibilidad y un fino humor. Las viñetas y microcuentos de René Merino son seguidas diariamente en Instagram (@rene_estamal) por casi 300.000 personas que aplauden su forma tierna y certera de abordar temas tanto intimistas como políticos o sociales.

Los microcuentos de René Merino nos hacen reflexionar sobre lo absurdo y contradictorio de la naturaleza humana. Ya lo hicieron en su primer libro, Está mal, pero se puede empeorar (Lunwerg 2020) y ahora lo hacen en esta segunda colección de microcuentos reunidos bajo el título Un día ocurrió.

Las viñetas de humor siempre han sido una fuente inagotable de risas, de polémica y de crítica social y política. Y siguen siéndolo: la diferencia está en que han saltado del papel y de la prensa diaria a Instagram, donde una nueva generación de jóvenes humoristas gráficos han encontrado su plataforma perfecta y, desde allí se ríen del mundo y reivindican y expresan miedos y anhelos. Es el caso de René Merino, uno de los grandes triunfadores en Instagram. René ya era ilustrador y muralista antes de que le llegara el éxito en las redes. Trabajaba como diseñador gráfico en una empresa textil, pero en 2013, su jefe le despidió porque creyó reconocer su caricatura en una de las viñetas que hacía René en su facebook. Con una denuncia por “injurias” y la carta de despido bajo el brazo, decidió montárselo por su cuenta y dejó para siempre el trabajo asalariado convencional.

Retratos, murales, ilustraciones, clase de pinturas… ha hecho de todo. Sin embargo, donde más disfruta y se siente en su elemento es con las viñetas y tiras cómicas, que le han ido dando una creciente popularidad en Instagram, donde su cuenta @rene_estamal ha crecido sin parar. Cada viñeta que comparte logra miles de me gusta y decenas de comentarios. También son cada vez más los que compran sus ilustraciones y láminas. Comenzaron como una vía de escape, pero hoy son forma de expresión que se ha convertido en profesión. Uno de sus sueños era tener un libro y Lunwerg le dio la oportunidad en 2020 publicando Está mal pero se puede empeorar. Tras el éxito de ventas, publica ahora una nueva selección de microcuentos: Un día ocurrió. Microcuentos, también en Lunwerg.