Un daño irreversible de Abigail Shrier

Deusto, septiembre 2021

El ensayo más polémico del año describe la moda que seduce a miles de adolescentes: la transexualidad para aumentar la popularidad. La periodista Abigail Shrier nos lo describe en Un daño irreversible.

Hasta hace apenas unos años, el trastorno de identidad de género —la sensación de grave incomodidad en el sexo biológico propio— era muy infrecuente. Se daba en menos del 0,01 por ciento de la poblaciónaparecía durante los primeros años de infancia y afectaba de manera casi exclusiva a los hombres.

Pero hoy en día, en las universidades, los institutos e incluso las escuelas primarias, grupos enteros de amigas afirman ser «transgénero». Son niñas que nunca han experimentado incomodidad alguna con su sexo biológico hasta que alguien da una conferencia en su escuela sobre su experiencia trans, descubren la comunidad de influencers trans o alguien les dice que serán más populares si se declaran transexuales.

Padres que hasta entonces no habían sospechado nada descubren que sus hijas están enganchadas a estrellas trans de YouTube. Y educadores y terapeutas «afirmadores de género» empujan a chicas que aún no han llegado a la edad adulta a adoptar cambios irreversibles que las afectarán de por vida, como dobles mastectomías y bloqueadores de la pubertad que pueden causar infertilidad permanente.

Abigail Shrier, periodista de The Wall Street Journalha hablado con las chicas, con sus angustiados padres y con los médicos que llevan a cabo las transiciones de género, así como con las jóvenes que, al acercarse a la edad adulta, se arrepienten amargamente de haberse sometido a ese proceso en su adolescencia.

Y con ello ha generado una enorme polémica, recibiendo acusaciones de transfobia y peticiones públicas para que se censure el libro. Algo que, afortunadamente, no han conseguido.

Abigail Shrier. Periodista de The Wall Street Journal. Estudió en las universidades de Columbia, Oxford y Yale. Su libro Un daño irreversible ha sido considerado uno de los libros del año por The Economist y The Times y ha provocado una gran polémica en Estados Unidos, donde fue acusado de transfobia e ignorado por muchos de los grandes medios de comunicación.

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *