NUESTRA OPINIÓN …

Lo reconozco, me encantan las novela del estilo de Tierra, trágame y escúpeme en el Caribe, en las que no hay que pensar demasiado y en las que tu máxima pretensión es pasar un buen rato y con ésta lo he conseguido con creces.

Con un título que llama la atención de lejos, decido leer la sinopsis y me encuentro que me va a gustar, seguro, que me lo voy a pasar bien así que me lancé a esta novela sin pensármelo demasiado.

Como he dicho al principio, se lo que me voy a encontrar en este tipo de novelas y no busco más. Busco pasar un buen rato, que sea una lectura fresca, ágil, sencilla y que no me haga pensar. Esta novela lo tiene todo, es más, en más de una ocasión se me ha escapado una carcajada leyéndola en el tren y una sonrisa en muchas, muchas ocasiones.

Al comienzo de Tierra, trágame y escúpeme en el Caribe vamos a conocer a Alba, una mujer que está a punto de cumplir cuarenta años y a la que su novio la ha dejado por una más joven hace unos meses. Alba lleva dos semanas prácticamente sin salir de casa y sin dejar de llorar, ni siquiera ha contado a sus mejores amigas que ya no está con Javier. Sin embargo, una mañana, Alba descubre que la noche anterior ha llamado a una de sus mejores amigas, Bea,  a las 3 de la mañana (aunque ella no lo recuerda) y cuando ésta le devuelve la llamada al día siguiente empezarán a sucederse una serie de situaciones a cual más surrealista.

Bea convence a Alba de que llevan tiempo sin verse y que tienen que hacerlo así que a Alba no le queda escapatoria y se ve sin salida teniendo una cena con sus dos mejores amigas, Bea y Sandra. Ahí Alba decidirá que es el momento de contar toda la verdad sobre su separación de Javier, y sus amigas, viéndola a punto de cumplir 40 años y con una gran depresión decidirán que eso tiene que cambiar y que el primer paso es emborracharse esa noche y pasárselo como si tuvieran 20 años de nuevo.

Y es en medio de toda esa borrachera cuando deciden emprender un viaje las tres juntas para animar a Alba y así celebrar su cumpleaños en el festival de cine de Málaga, a ser posible consiguiendo que Alba se acueste con Mario Santos, el actor de moda del momento que estrena película en el festival.

Ya como propósito es una locura pero esto no ha hecho nada más que empezar y es que el viaje a Málaga de estas tres amigas estará plagado de problemas y situaciones surrealistas desde el mismo momento en que deciden hacerlo.

A mitad del viaje, por decir algo ya que ni siquiera se han alejado mucho de Madrid, sufren un accidente a consecuencia de otra serie de situaciones extremas y absurdas y será en este momento cuando aparecerá Carol, la cuarta amiga en cuestión a la que en principio todas llevan años sin ver desde un problema que tuvieron pero con la que parece que todas han acabado manteniendo en contacto a espaldas del resto.

Si conseguirán llegar a su objetivo, Málaga y Mario Santos, es una incógnita con la cantidad de cosas que pasan en el camino, tendréis que llegar al final para descubrirlo.

Sin duda lo mejor de Tierra, trágame y escúpeme en el Caribe son los personajes. Si os gustan las historias del tipo «Sexo en Nueva York» nuestras protagonistas no quedan muy lejos y, si obviamos que todo lo que les pasa está llevado muy al extremo tienen los problemas habituales de cualquier persona y pasan por situaciones que en un momento dado nos podrían ocurrir a cualquiera.

Alba, nuestra protagonista y alrededor de la que gira toda la historia, está en medio de una depresión, a punto de cumplir cuarenta años y se ve sola. Demostrará que es la más cabal de todas sobre todo en las situaciones de mucha tensión.

Bea, con unos kilos de más y que sigue pensando que tiene una edad que no tiene no queriéndose comprometer con nadie y con su estilo de salir, emborracharse y fumar porros. Descubrirá muchas cosas de sí misma en este viaje.

Sandra, casada con el marido perfecto y en su papel de lo que tiene que hacer sin salirse de la pauta, sin hacer nada que realmente le apetezca sino lo que toca hacer. En este viaje descubrirá que hay vida más allá y que estar casada y tener dos hijos no significa tener que renunciar a hacer todo lo que te gusta en favor de lo que les gusta a los demás.

Carol, la mujer adinerada con la que todos los hombres se dan la vuelta al pasar a su lado, negada a enamorarse de nadie y distanciada desde hace tiempo de sus amigas. Este viaje la valdrá para pedir perdón y para recuperarlas.

En definitiva, cuatro mujeres completamente opuestas que se conocen desde hace años y que se quieren por encima de todas las cosas y que verán que todas pueden aprender, y de hecho lo harán, algo del resto.

Como anécdota contar que en Tierra, trágame y escúpeme en el Caribe aparecen cameos de muchos personajes: Elsa Pataky, Antonio Banderas, Javier Bardem, Rossy de Palma…

En cuanto a la narración de Tierra, trágame y escúpeme en el Caribe es en primera personaje intercalada continuamente con diálogos. Con un lenguaje que va variando mucho dependiendo del personaje lo que me parece que tienen un gran trabajo teniendo en cuenta la diferencia de caracteres y de posición social de nuestras protagonistas.

En conclusión, Tierra, trágame y escúpeme en el Caribe es un libro que me ha gustado mucho. No podemos decir que sea un libro imprescindible o que no puedes soltar pero sí que se te pasarán las páginas sin darte cuenta, en el que soltarás una carcajada en más de una ocasión y en el que te darás cuenta de que, a pesar de que las situaciones están llevadas al extremo, en más de una ocasión, no se alejan tanto de lo que nos podría pasar a cualquiera en un momento dado.