NUESTRA OPINIÓN …

Reconozco que tenía miedo con este libro. Siendo seguidora fiel de Eloy Moreno y habiéndome gustado mucho todos sus libros, Tierra ya había sido leído por muchos blogueros y de todos la opinión era muy positiva. Ir con las expectativas muy altas nunca es bueno pero, en este caso, las expectativas han quedado más que cumplidas y me tengo que sumar a ese gran número de lectores que había halagado esta nueva novela.

Es verdad que Tierra tenía un componente que a mí ya me tenía ganada y es que parte de la historia habla de un programa en el que se envía a ocho concursantes a convivir. Esto os puede resultar familiar pero las condiciones son mucho más específicas y no quiero relevarlas para no hablar más de lo debido pero nos encontramos ante un reality nunca visto y a mí me metes un concurso en un libro y ya tienes medio camino hecho.

Como ya pasaba en Círculos, en este libro se reflexiona mucho acerca de ese morbo que se vende día a día en televisión, ese «vale todo» del que todos nos quejamos pero a la vez del que todos somos partícipes quedándonos pegados a la televisión cuanto más escalofriante, detallado y morboso es eso que se está emitiendo. Este es uno de los puntos fundamentales de esta novela, esta reflexión que nos deja y de la que se habla mucho a lo largo de toda la historia, ¿hasta dónde vamos a llegar en la televisión?¿Dónde está el límite de lo que se puede vender y por lo tanto emitir?¿Todo puede ser comprado? Y esta última pregunta nos lleva a otro de los temas que planean a lo largo de todo el libro: el dinero y todo lo que mueve. 

Esta parte de la historia me ha gustado mucho, el conocer a cada uno de los concursantes como si estuviera viéndolos en televisión porque el relato de Eloy Moreno hace que parezca que estás viendo el reality con tus propios ojos, que quieras saber qué es lo que va a pasar al día siguiente e incluso que pierdas el interés en alguno de los momentos como lo pierden los muchos televidentes que ven el concurso en sus casas en el propio libro. En algunos momentos, me he sentido yo misma como una espectadora más del concurso olvidándome de que solo era parte de la historia que estaba leyendo.

Sin embargo, esta es solo una parte de Tierra, de hecho la parte pasada, ya que el concurso es algo que ha ocurrido años atrás y que se va intercalando en los capítulos de la historia actual, la de dos hermanos que se reencuentran a la muerte de su padre porque este les ha dejado un mensaje y una misión: deben acabar un juego que empezaron siendo niños. Para ello, deberán reconciliarse ellos mismos, echar mano de esa agilidad mental propia de un buen jugador, de sus recuerdos y de algún que otro contacto para tratar de llegar al final de ese juego, el que dará lugar a que se cumpla el deseo que Nel pidió cuando era pequeña y que solo a la resolución del juego puede cumplirse.

Obviamente las dos historias tienen un nexo que no os podéis esperar y es que el final de la novela es algo que me tuvo con la boca abierta durante varios minutos. Esas novelas que piensas que si la volvieras a leer, sabiendo lo que sabes, verías mil detalles más que el autor ha ido sembrando sin que te des cuenta.

No quiero hablar de más porque parte de la magia de los libros de Eloy Moreno es que nunca sabes lo que te van a deparar, pero no quiero dejar de mencionar las grandes reflexiones que deja y los todos los temas que trata más en profundidad de lo pudiera parecer a simple vista: el poder del dinero, el morbo, la avaricia, las relaciones familiares, el cambio climático y la mentira y el poder de las redes sociales, esas en las que muchas veces hay más ficción que verdad.

Tierra es una novela de ficción pero podría estar mucho más cerca de la realidad de lo que pensamos. Una novela que con sus capítulos cortos hará que sus casi 600 páginas te duren un suspiro. No dejéis de leerla, de pensar en lo que cuenta y de recomendarla. Yo, no me voy a cansar de hacerlo.

FICHA DEL LIBRO

FRAGMENTO