Sobre hormigas y dinosaurios

Nova, marzo 2022

Cixin Liu regresa con Sobre hormigas y dinosaurios, una fábula satírica, una alegoría política, una advertencia ecológica.

En un día normal y corriente del Cretácico superior, las semillas de la primera y mayor civilización de la Tierra se sembraron en los restos del almuerzo de un tiranosaurio.

La inteligencia es un destello fugaz en la larga noche de la historia cósmica. Que pueblen la tierra no una sino dos especies inteligentes al mismo tiempo pone en cuestión cualquier cálculo de probabilidades. El hecho de que esas dos especies, tan distintas como complementarias, forjen una alianza que a su vez enciende una civilización desafía toda lógica.

Los inicios de la alianza entre las hormigas y los dinosaurios fueron humildes, pero de ella surgieron la escritura, las matemáticas, los ordenadores e incluso los viajes espaciales. Una verdadera era de las maravillas que, sin embargo, hará pagar un alto precio a la biosfera de la Tierra y a quienes dependen de ella.

Pese a todo, los dinosaurios se negarán a escuchar la advertencia de las hormigas sobre el inminente colapso ecológico, y al hacerlo dejarán a la Federación Fórmica frente a un único dilema: destruir a los dinosaurios, aniquilar una civilización…¿o morir junto a ellos?

Cixin Liu es el autor de ciencia ficción más popular de la República Popular China. Su Trilogía de los Tres Cuerpos (El problema de los tres cuerpos, El bosque oscuro y El fin de la muerte) es la mejor obra de ciencia ficción del siglo XXI escrita en cualquier lengua, y con ella ha conquistado el mundo entero tras vender más de dieciocho millones de ejemplares en los cinco continentes, recibir numerosos premios —como el Hugo a la mejor novela, el Locus y el Kelvin 505— y lograr prescriptores de la talla de Barack Obama, Mark Zuckerberg o George R. R. Martin. Liu es también autor de dos recopilaciones de relatos, La tierra errante y Sostener el cielo, y de las novelas La esfera luminosa y La era de la supernova. Antes de ser escritor, Cixin Liu trabajó como ingeniero de una central eléctrica de la ciudad china de Yangquán, ahora temporalmente cerrada debido a la contaminación atmosférica.

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.