Planeta, junio 2021

Farrow debuta con Silencio, una novela sobre el viaje iniciático de una joven en mundo en el que las palabras son un tipo de magia y la verdad, un arma peligrosa que puede cambiarlo todo. La novela da inicio a la serie Hush.

Silencio explora la idea de cómo el lenguaje y la propaganda influyen en los jóvenes, y cómo éstos deben encontrar y alzar su voz. Activista por los derechos de los supervivientes de agresiones sexuales, Farrow reflexiona sobre temas como la censura o el empoderamiento femenino.

ELLOS USAN LA MAGIA PARA SILENCIAR EL MUNDO

A los diecisiete años, Shae ha tenido una vida relativamente tranquila. Vive con su madre, bromea con su mejor amiga Fiona y con Mads, el chico que siempre sabe cómo hacerla sonreír. Aparentemente, Shae mantiene bajo control su miedo a la Mancha, esa enfermedad mortal transmitida por la tinta. Pero tras la muerte de su hermano pequeño, extraños sueños que parecen convertirse en realidad y un grupo de hombres justicieros llamados Bardos, que dicen usar la magia de la Palabra para mantener a su pueblo en paz, la acechan cada segundo. Cuando su madre es asesinada, ya no puede seguir fingiendo que todo está bien.

¿QUIÉN ROMPERÁ EL HECHIZO Y ALZARÁ LA VOZ?

Sin saber en quién confiar y sedienta de justicia, Shae se embarca en una travesía para desenterrar la verdad. Un inesperado enemigo, ansioso por destruirla, se interpone en su camino sin saber que, con ello, ayudará a Shae a descubrir en ella misma un poder que nunca creyó posible.

Silencio es una poderosa novela de fantasía donde una chica lo intentará todo para detener las mentiras de los Bardos, sin importar las consecuencias.

Dylan Farrow es escritora, madre y activista por los derechos de los supervivientes de agresiones sexuales. Creció entre la ciudad de Nueva York y la zona rural de Connecticut, y pasó incontables horas dibujando y escribiendo por placer.

Después de graduarse en el Bard College encontró un puesto en la CNN como asistente de producción y más tarde se dedicó al diseño gráfico. Sin embargo, pronto sintió que tampoco era su vocación. Después de casarse, Dylan volvió a escribir a tiempo completo, explorando su amor por la fantasía Young-adult. Silencio es su primera novela.