Candaya, diciembre 2019

Siberia. Un año después de la escritora ecuatoriana Daniela Alcívar, llegará próximamente a nuestras librerías de la mano de Candaya.

Siberia. Un año después es una novela testimonio muy singular, que produce un fuerte impacto en quien la lee y que en Ecuador alcanzó la dimensión de fenómeno literario: formó parte del plan de promoción de la lectura y se imprimieron más de 40.000 ejemplares, algo insólito en un país en que la edición media de un libro raramente supera los 500 ejemplares.

El punto de partida de Siberia Un año después es una experiencia biográfica muy dura: la muerte, pocas horas después de nacer, de Benjamín, el primer hijo de Daniela, que empezó a escribir este libro desde el delirio 2 o 3 meses después, cuando ella, que también estuvo a punto de morir, salió del hospital. Pero por encima de lo sobrecogedor de estos hechos, lo que enamora de Siberia es cómo Daniela enfrenta esta historia terrible en la escritura: una muy extraña conjunción de dolor y deseo, en la que tienen mucha importancia el paisaje, inesperados y peregrinos detalles, desconcertantes desvíos… un poco a la manera de Sergio Chejfec, que es su maestro (acaba de leer, en Buenos Aires, su tesis doctoral sobre su narrativa).

 Daniela Alcívar reconstruye en Siberia. Un año después el duelo de una madre que pierde a su bebé recién nacido y a la vez, la ciudad que ha sido su hogar durante quince años. Esta experiencia devastadora de sobrevivir a la muerte de un hijo se articula desde un registro ficcional, autobiográfico, testimonial y, sobre todo, corporal. Siberia, un año después, es la confesión de un cuerpo que escribe desde sus heridas, a través un lenguaje que nos habla descarnadamente del vacío de la pérdida, de las ruinas de un futuro imposible, y del intento de reconstrucción de uno mismo.

En un registro desgarradoramente autobiográfico, donde el lenguaje es un acontecimiento más, la escritura Siberia es dislocada, sinuosa y clarividente: el testimonio de un cuerpo y un alma dolientes, pero intensamente aferrados a la vida. Escrita desde el fervor y casi en trance Siberia. Un año después, es sin duda una de las grandes novelas ecuatorianas de la última década.

Daniela Alcívar Bellolio nació en Guayaquil en 1982, y vivió en Buenos Aires entre 2005 y 2017. Es escritora, crítica literaria, investigadora académica y editora Ha publicado la novela Siberia (Premio Joaquín Gallegos 2018, Premio La Linares 2018), el libro de relatos Para esta mañana diáfana (2016) y los libros de ensayos Pararrayos. Paisajes, lecturas, memorias (2016) y El silencio de las imágenes (2017). Es editora general en la editorial ecuatoriana Turbina y miembro del Comité Editorial de la revista Sycorax. Actualmente dirige en Quito el Centro Cultural Benjamín Carrión.