Montena, enero 2020

Roberto Iannucci, ganador del I Premio Cambiemos el Mundo, con El monstruo que se alimenta de nuestros miedos.

Roberto Iannuci tiene 15 años. Ha publicado relatos en medios como El Correo de Andalucía Cope, tiene el galardón de la XIII edición de Excelencia Literaria, patrocinado por la Universidad de Navarra, y va a publicar su primer libro.

El Monstruo que se alimenta de nuestros miedos ha sido el libro ganador del I Premio Cambiemos el Mundo, organizado por Penguin Random House Grupo Editorial en colaboración con la fundación Ashoka.

En Granada, en el colegio Mulhacén, Roberto Iannucci estudia 4º de la E.S.O. Para el colegio, “es un honor y una alegría” que Roberto vaya a tener, a esa edad, su primer libro publicado. Una obra, según su editor, cargada de pasión y con la energía de toda su generación. El libro lo escribió en apenas diez días. “Lo cierto es que la idea principal me rondaba la cabeza desde hacía tiempo. Este concurso me dio la oportunidad de expresarlo con palabras. Después de eso, todo fue muy rápido, y en diez días había acabado”.

Roberto empezó a escribir a los 7 años, cuando decidió abrir el ordenador portátil de su madre. “Fue algo que sentía, porque quería crear historias como las que yo leía”. Dice que, según lo que ha oído, su éxito se debe a que consigue transmitir emociones con aquello que escribe. Si consigue que alguien disfrute de sus textos, se da por satisfecho y dice sentirse orgulloso.

Sus relatos contienen frases como estas: “Había verdes prados hasta donde alcanzaba la vista, con flores y animales extraños, mientras las nubes esponjosas navegaban por el océano del cielo, moldeando bellas figuras”, “De nuevo se trenzó un espeso silencio, como una manta gruesa de lana que cayó sobre el comedor”, “Su expresión rebosaba ternura, mas traslucía la exigencia de un respeto absoluto”.

Defensor de la lectura, le da mucha importancia, y lo considera una manera no sólo de pasar un buen rato, también de aprender. Recomienda, para la gente de su edad que aún no lee mucho, Los Juegos del Hambre. Dice “son un buen comienzo, porque es fácil de leer, la trama es muy buena y está muy bien escrito”.

Roberto, en su libro, pensó un mundo donde un monstruo escondido en los lugares más recónditos se alimenta de los miedos de la gente, un monstruo invisible que solo vence el valor. En las distintas historias que componen el libro, el joven autor reflexiona sobre los tiempos que vivimos, las inseguridades, la necesidad de amar libremente y cómo lo que nos hace diferentes es también lo que nos hace únicos.

En uno de sus relatos publicados en El Correo de Andalucía, el autor escribía el siguiente párrafo:

“Abajo, un brillante lago les lanzaba destellos como invitaciones para que se bañaran, y la arboleda se les antojaba el mejor lugar para relajarse. Las familias comían apaciblemente sobre sus mantas o las mesas de madera, y un grupo de adolescentes parecían jugar a una yincana por el pequeño valle.”

Así, con el mismo lenguaje sencillo y cuidado, su libro disecciona los recovecos de nuestro interior para reflexionar sobre aquello que nos une y nos separa, sobre lo que significa ser uno mismo, y lleva a los personajes a situaciones de tensión para dejar al lector ante una serie de preguntas necesarias.

Roberto Iannucci, con solo 15 años, este joven autor inaugura su trayectoria literaria con un texto por la diversidad, y consolida una relación con la escritura que, desde su pronta edad, guarda un prometedor futuro por delante.