Recetas para todos los días

HarperCollins Ibérica, octubre 2021

Si quieres disfrutar de esos platos de toda la vida, Abuela de dragones, la abuela que triunfa en las redes sociales y ganadora de MasterChef Abuelos, te enseña a prepararlos con los ingredientes más sanos y sabrosos en Recetas para todos los días.

Guadalupe Fiñana, Abuela de dragones, recoge su legado gastronómico en este libro imprescindible. Desde las elaboraciones más sencillas como los huevos rellenos, las lentejas o el bizcocho de chocolate hasta las más complejas como las croquetas, las albóndigas o la tarta de queso, en estas páginas descubrirás cómo realizar estas tradicionales recetas de forma fácil y rápida.

Ya no tienes excusa para seguir comiendo alimentos ultraprocesados; con los consejos, trucos y secretos de Abuela de dragones te convertirás en un gran cocinero y conquistarás a tus invitados.

¡Un regalo muy especial para los abuelos y sus nietos!

Guadalupe Fiñana, Abuela de dragones «Nací en 1934 en Nerva, Huelva, la mediana de tres hermanos. Fuimos felices mientras mi padre estuvo bien colocado en las minas de Río Tinto. Pero todo cambió cuando falleció.

Mi madre se fue a trabajar a Sevilla y nos dejó con nuestros abuelos en El Ronquillo. Yo tenía cuatro años. Allí pasé el resto de mi infancia, también feliz, aunque con alguna carencia. Hacía trastadas y no me gustaba el colegio, pero era graciosa. Mi abuela nos sacaba adelante con el escaso dinero que enviaba mi madre. De ella aprendí a cocinar con lo poco que había. Se empeñó en que cosiera y logré hacerme mis propios vestidos, pero mi gran afición era leer, a lo que me enseñó mi abuelo.

Cuando llegué a Sevilla con 14 años, trabajé de modista y en un laboratorio rellenando ampollas. Allí conocí a Pepe, que era botones. Empezamos a ahorrar para el ajuar y nos casamos ocho años después. Vivíamos en Triana, donde nació mi hija Guadalupe. Después, Pepe se fue a trabajar a África y yo me quedé en Sevilla, ahorrando al máximo. Conseguimos comprar la licencia de un taxi y mejoró mucho nuestra vida. Entonces nacieron nuestros hijos Pepín y Jesús.

Siempre me busqué las habichuelas para que, en la comida, no se notaran los meses en los que había que apretarse el cinturón.

Después vinieron los nietos. En las celebraciones somos muchísimos y yo hago de cocinera y matriarca. Tengo cinco nietos, Irene, Enrique, Paula, Claudia y Julia, ¡y un bisnieto, Mario!

Empezaron a llamarme influencer cuando un vídeo en el que hablo de Juego de Tronos se hizo viral. Abrirme al mundo juvenil me ha ayudado a modernizar mi cocina y a adaptarme a lo que les gusta a los jóvenes: las salsas, el picante y la mezcla de sabores. La experiencia más enriquecedora ha sido participar en MasterChef Abuelos a mis 86 años.

¡Nunca se acaba de aprender!»

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *