Prisionero de don Juan

Caligrama, octubre 2021

Prisionero de don Juan es un canto a la lealtad, una condena abierta a la barbarie que protagonizan los seres humanos. El escritor de casi cien años Eugenio Cazorla escribe una novela poliédrica sobre la Guerra Civil Española.

La editorial Caligrama publica Prisionero de don JuanA Eugenio Cazorla la Guerra Civil en España le cogió en plena adolescencia. Nunca olvidará aquellos años que le marcaron de por vida. Ahora, y después de leer muchas novelas con trama inspirada en la guerra, narra su propia visión de unos años convulsos cuyas consecuencias siguen resonando en la actualidad. La autobiografía, la ficción y la documentación histórica siembran las bases de una obra culta y tratada desde una perspectiva propia.

«Quisiera que el público se entere de que la Guerra Civil es el acontecimiento más importante en la historia de España en los últimos doscientos y pico de años, que no es una cosa remota, como la Reconquista, que está ahí, y que sus consecuencias están a la vista de todos», cuenta el autor.

El protagonista de la novela es José Fenoy, un joven de la burguesía sevillana, escéptico sobre los móviles y fines del alzamiento militar de 1936. Tras un llamamiento que juzga su hombría y su amor a la patria, decide alistarse en el bando de los sublevados y trabaja como chófer para altísimas personalidades en ambas zonas de la contienda. Esta es la historia de un joven que sirve a las dos banderas de entonces y tendrá, por ello, que cargar con las amenazas de ambos bandos. Blas Buitrago, comunista convencido, Juan Negrín, primer ministro de la República, la dulce Gretchen son algunos de los personajes que acompañarán a Fenoy.

«Sevilla y Valencia, alegres, bulliciosas, dejando al lado el drama de la guerra por aquello de a mal tiempo buena cara; Madrid, 1938, triste, sucio, solitario; Brunete, asfixiante, Teruel, frígido; los campos estériles, abandonados», dice el escritor sobre los escenarios de la trama.

La lealtad, la crueldad de la guerra, la hipocresía y la acción de una masa de seres humanos manipulados son algunos de los temas que Prisionero de don Juan trata de manera ambiciosa y certera.

El autor maneja términos del lenguaje propios de los años treinta y cuarenta. El texto posee un estilo directo, con diálogos potentes y alejado de un lirismo sobrante. Las páginas de esta obra contienen una esencia instrumentada e intelectual.

Eugenio Cazorla (1924), casi centenario, llevaba diez años ejerciendo de abogado en Sevilla, su ciudad natal, cuando se trasladó a Texas para hacer estudios de Derecho Comparado en la Southern Methodist University. Nunca volvió a España, excepto en vacaciones. La guerra civil estalló en su adolescencia y le marcó de por vida. Vive en Dallas, donde aún ejerce la abogacía a tiempo parcial, con su mujer, también camino del centenario. Aparte de la lectura, su única afición es dormir la siesta. Cree que la cama es uno de los grandes inventos de la humanidad. Prisionero de don Juan es su segunda novela.

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *