Poesía de Luna y Tango

Universo de letras, octubre 2021

El tango argentino ya tiene su libro de cabecera: Poesía de Luna y Tango.

Un estudioso apasionado de la canción popular nacida en el Río de la Plata, León Lévy Benchetón, publica Poesía de luna y tango, un ensayo antológico sobre las arcanas de una cultura simbolizada por Carlos Gardel y que ha llamado la atención del Grupo Planeta.

León Lévy Benchetón es un ingeniero franco-español nutrido de varias culturas, totalmente bilingüe francés y castellano (su lengua materna), que ha tenido el buen gusto, y la valentía, de traducir las letras del tango a lengua francesa. También las canta, que todo hay que decirlo. No queda ahí la cosa: es presidente de la asociación cultural Actango y organizador de la milonga parisina Tango Barge. Se puede asegurar que se trata de una obra única dentro del género, de un erudito de la poesía en las letras del tango. Acaba de publicar un sensacional ensayo, Poesía de luna y tango. Florilegio de tangos de antología (1917-1980), que ha llamado especialmente la atención del poderoso Grupo Planeta, el líder editorial en lengua española, que ha apostado animosamente por su publicación.

«No es el libro de un porteño impregnado de tango desde la niñez y/o educado en las academias y universidades de Buenos Aires, sino el trabajo de muchos años de un estudioso, impregnado por una mezcla de culturas, de lengua materna español, de educación universitaria científica francesa, apasionado por el tango y el folclore argentinos desde muy joven», señala el propio autor. Criado escuchando música aflamencada desde pequeño, afincado ahora en París, Lévy Benchetón se ha apasionado durante décadas por las músicas populares (musiques du monde), especialmente el flamenco, la música tradicional argentina y, por supuesto, el tango.

Carlos Gardel, cómo no, siempre ha estado presente en su vida: «Gardel era un «cantor», como se dice en Argentina, conmovedor. Además, era un músico, y sus melodías no eran de tres acordes, ni mucho menos. El tango me ha descubierto una fenomenal riqueza poética en sus letras, incluso por encima del flamenco, si exceptuamos algunos versos de Lorca. Hay una docena de poetas que son sobresalientes. Sabían decir las cosas de forma poética, porque eran muy cultos, también porque tenían con ellos a músicos muy creativos. Se dice a veces que el resultado son «óperas de tres minutos», destaca Lévi Benchetón. La disección de las letras de 68 tangos esenciales, de forma metódica, estructurada, pero apasionada, ha producido un libro maravilloso de 550 páginas, una joya que debería atesorar cualquier tanguero que se precie.

No son pocas las personalidades que aplauden y apoyan la salida al mercado de este libro tan tanguero. Desde Daniel Binelli, gran bandoneonista argentino que trabajó con Piazzolla, a Polly Ferman, su esposa, gran pianista de música latinoamericana y de tango (en dúo con Binelli). No se puede omitir de Horacio Tato Rébora, organizador de festivales de flamenco y de tango en España; a Carmen Giménez, miembro de la Real Academia de Bellas Artes; tampoco a Walter Romero, profesor de literatura francesa en la Universidad de Buenos Aires (que firma el prólogo de la obra); al músico argentino eximio Gustavo Beytelman; al célebre poeta argentino Norberto Barleand; a Alfonso Pacín, gran músico argentino afincado en París. Sin olvidar a Ana Karina Rossi, gran cantante de tango uruguaya, también afincada en la capital francesa.

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *