ORFANCIA – Athos Zontini

Nos mandaron las galeradas de esta novela antes de que saliera al mercado el pasado 14 de febrero. A priori, es un libro que no nos había llamado la atención por lo que me alegro mucho que llegara a nuestras manos sin pedirlo porque de otra forma nos habríamos perdido una historia llena de sensibilidad y sobre todo diferente. Muy diferente.

MIS IMPRESIONES

En Orfancia nos vamos a encontrar el relato de un niño de 8 años, lo que dice o hace en el colegio, a lo largo de un año de su vida ya que el libro está dividido en las cuatro estaciones del año, habiendo muchas veces un salto de
tiempo indeterminado entre el final de una estación y el comienzo de otra, nunca se nos detalla cuánto tiempo ha pasado con exactitud. El libro está narrado desde la voz y la visión de este niño del mundo, en primera persona y desde su visión vamos a saber lo que piensa del mundo de los adultos, de lo que escucha de ellos y lo que interpreta de lo  escuchado y sobre todo lo que siente en cada momento.
A priori, vamos a encontrarnos con un niño que no quiere comer y con ello la desesperación de unos padres que no saben qué hacer para remediarlo. Unos padres preocupados por su hijo pero a la vez desesperados, y para los que la hora de la comida es una tortura diaria. Yo no lo he vivido como madre pero sí lo he vivido como hija, yo tampoco comía y sé lo que es estar horas y horas delante de un plato sin tocar, pero soy consciente de que si para el niño es un drama lo es mayor para los padres que además de estar horas haciendo lo imposible para que el niño coma e intentando todas las combinaciones de comida posibles, tienen también que lidiar con los nervios y ansiedad que tiene provocar ver que tu hijo no come y está muy por debajo del peso habitual. Creo que este tema está muy bien relatado, de hecho, al hacerlo desde el punto del vista del niño creo que el autor ha hecho un proceso de escritura maravilloso para hacernos sentir lo que siente el niño, Zontini es capaz de transmitirnos esa ansiedad del niño pero también la preocupación y ansiedad de los padres que se transmite al niño.

Respecto al tema de la comida hay que decir que se nos relata no como un niño que no come porque no tiene apetito, sino como un niño que sí que tiene hambre, que sí que le apetece el chocolate y demás cosas que los niños devoran pero que no quiere comer porque cree que sus padres le engordan para comérselo como sucede con los animales, y cuando come, se provoca el vómito, de manera que tenemos una novela con muchos episodios de bulimia infantil, algo que no es común pero por lo que veo existe aunque los motivos no sean los habituales para alguien con bulimia.

Tengo que decir que no he entendido al protagonista pero en este caso creo que es normal. Es difícil llegar a empatizar con un personaje que es un niño y que nos cuenta la vida desde su punto de vista, desde la inocencia de los niños, esa inocencia que todos hemos tenido y que todos perdemos con la edad. Sin embargo, no todo es inocencia en este niño ni en los que le rodean, como suele suceder en todos los niños del mundo, ya que también se nos relatan episodios de maltrato animal, de bulling o de la crueldad en general de la mayoría de los niños cuando se encuentran con alguien que es diferente a ellos. Creo que en este caso el libro también es una llamada a que prestemos atención a estos temas de acoso escolar, desde casa y desde el colegio, casos que desgraciadamente en estos últimos años se han ido multiplicando, cada vez en etapas más tempranas.
También en la novela vamos a encontrarnos con momentos difíciles, momentos de gran crueldad que están relatados con todo lujo de detalles y que incomodan al lector a la vez que le hacen pensar en la crueldad y maldad que los niños sienten y proyectan a veces.

Creo que uno de los puntos fuertes de esta novela es que el autor nos deja muchas cosas a la imaginación, es decir, creemos saber muchas cosas pero la mayoría no las hemos leído sino que las deducimos a partir de otras que sí nos cuenta. Esto hace que el autor pueda formar un final en el que cada uno puede pensar lo que quiera. A mí personalmente me gustan los finales cerrados, pero tal y como se desarrolla y está formada esta historia, de manera que parece más un cuento que una novela, reconozco que es un final que le va bien, un final dejado al entendimiento del propio lector como conclusión de la novela.

En conclusión, en Orfancia vamos a encontrar una novela diferente, contada con muchísima sensibilidad, que nos hará sentir como siente el protagonista y hasta ser capaces de entender sus acciones y pensamientos hasta en los momento más difíciles. Athos Zontini es capaz de transmitir sensaciones, olores y sentimientos y hacer fácil algo que estoy segura ha llevado un proceso de reflexión y escritura muy complicado.
 

16 Comments

  1. Anónimo

    Lo tengo pendiente de lectura. Un besote

    Reply
  2. MaraJss

    Siempre me llaman la atención estas historias que se salen de lo habitual, sobre todo si hay niños de por medio. Creo que me atraparía.
    Besos.

    Reply
  3. Manuela

    La verdad es que es un libro muy especial. Yo lo terminé hace un par de días y continúo dándole vueltas.
    Besos.

    Reply
  4. Angela Leon

    Me gusta lo que contáis. TIene pinta de ser un libro duro por la temática, pero creo que me gustaría :)

    Buena semana!!!

    Reply
  5. Natàlia

    Es un libro que no me llama demasiado la atención.
    Un beso ;)

    Reply
  6. Inés

    A mí no termina de llamarme la atención del todo. No sé que haré.
    Un beso

    Reply
  7. El Gato Trotero

    Le tenía ganas al libro desde que supe de su existencia, y ahora solo puedo decir que me alegro mucho de haberme dejado llevar por mi instinto, me ha parecido FA-BU-LO-SO.

    Un beso, pasa buena semana.
    Yolanda.

    Reply
  8. Tatty

    No lo conocía pero podría animarme con él
    Besos

    Reply
  9. Irunesa

    Me llama la atención , pero para más adelante, que tengo mucho pendiente.
    Bss

    Reply
  10. Marina Cordoba

    El tema tan duro que trata en su trama no me atrae mucho, así que lo dejo pasar. Besos

    Reply
  11. albanta

    Pues no lo sé. La verdad. A mí los niños en las novelas no me apetecen mucho. Sufro con ellos.

    Reply
  12. Margari

    Un tema duro. No me importaría nada animarme con él, pero en otro momento.
    Besotes!!!

    Reply
  13. LAKY

    Lo tengo pendiente, a ver qué me parece que nunca se sabe con los libros raros…

    Reply
  14. Carla

    Lo tengo pendiente y antes de leer tu reseña me daba un poco de miedete, pero me quedo más tranquila
    Besos

    Reply
  15. Naya_gm

    Hola!
    Está en mi lista de pendientes, tengo muchas ganas de leer,lo porque me parece muy curioso y lleno de interés
    Un besazo

    Reply
  16. Eyra

    No me llama nada desde el momento que lo vi. No tengo el cuerpo ahora mismo para estos temas.

    Un beso

    Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *