Espasa, abril 2021

No hay gacelas en Finlandia de Dimas Prychyslyy, es una novela perfectamente estructurada como una serie de televisión, con episodios muy cortos y densos, que van saltando de unos personajes y situaciones a otros. Un mosaico que encaja al final, dando forma en la mente del lector a un conjunto de historias/vivencias/vidas que, de entrada, parecen dispersas y sin relación aparente entre ellas.

No hay gacelas en Finlandia se divide en doce partes formadas por un total de 96 capítulos cortos (algunos de ellos de una sola página) narrados en primera persona por once de los protagonistas, a los que, en las últimas páginas, se suman otros dos personajes muy presentes in absentia durante todo el relato. Se los presentaremos enseguida. Debemos añadir al conjunto un epílogo de los que ponen las cosas en su sitio y trece emails de Aurelio a Olvido (del 17 de junio al 4 de agosto de 2017) en los que se explica la historia de la familia Lehrer en otros veintiséis capítulos cortos de un estilo y una estructura narrativa más clásicos, si se quiere.

Dimas Prychyslyy nos ofrece un magnífico ejemplo de una nueva forma de narrativa, buena conocedora de las nuevas tecnologías y modos de relación a través de las redes, de las nuevas costumbres y de los usos sociales: se busca pareja por aplicaciones de móvil, en Internet se comparten fantasías y también realidades sexuales, los community managers manejan los mensajes y juegan con la reputación de quienes los contratan. También la estructura responde a los modelos de comunicación digital, más fragmentados y que permiten saltar de un personaje a otro y de una situación a otra.

Destaca en No hay gacelas en Finlandia la belleza de la ambientación física, que permite al lector conocedor de sus espacios madrileños y tinerfeños mirarlos con los ojos de un extraño y con la atención de quien observa las cosas por primera vez. Emociona también la capacidad del autor, que tiene algo de generacional, de situar en el centro del relato personajes, historias, vidas y realidades usualmente relegadas a los márgenes. Unos márgenes amplios y controvertidos por los que se mueve como pez en el agua.

Dimas Prychyslyy (Elisavetgrado, Ucrania, 1992) es graduado en Filología Hispánica por la Universidad de Salamanca y Máster en Escritura Creativa por la Universidad Complutense de Madrid. Ha publicado el poemario Mudocinética (Ediciones Idea, 2010) y ha sido galardonado con el Premio València Nova en su categoría de poesía en castellano por Molly House (Hiperión, 2017). Ha participado en las antologías Piel Fina, poesía joven española (Maremágnum, 2019) y De la intimidad (Renacimiento, 2019). En 2019 fue galardonado con el V Premio Logroño de Narrativa para Jóvenes Escritores por su libro de relatos titulado Tres en raya. En 2020 publicó Con la frente marchita en la editorial Dos Bigotes. Durante el curso 2016-2017 recibió una beca en la Fundación Antonio Gala. Escribe tanto poesía como prosa, que considera distintas caras de la misma moneda, para acercarse a temas como la identidad, la marginalidad o el homoerotismo.