Nadar con atunes

Debate, abril 2021

Nadar con atunes es una colección de aventuras gastronómicas de la mano de Pau Arenós, Premio Nacional de Gastronomía. El escritor y periodista Pau Arenós, autor de libros gastronómicos fundamentales como Los genios del fuegoLa cocina de los valientes o ¡Plato!, reúne en su nuevo ensayo a platos totémicos, cocineros legendarios y carreteras secundarias.

Debate anuncia la publicación de Nadar con atunes y otras aventuras gastronómicas que no siempre salen bien, un ensayo escrito por el periodista y Premio Nacional de Gastronomía Pau Arenós que cartografía personas, lugares, ingredientes y platos a través de los diferentes mapas que organizan este libro. Todos estos elementos tienen en común la búsqueda que el autor emprende, porque el periodismo, incluso el gastronómico, va de eso: de indagar y si hay suerte encontrar.

Aunque el libro comience con un prólogo pegado a la cruda e inmediata realidad, «Lecciones que (no) hemos aprendido de la pandemia», en estas páginas también hay espacio para explicar el origen de platos totémicos como los huevos Benedict, la ensaladilla rusa o el solomillo Wellington. ¿Será cierto lo que nos han contado sobre ellos?

Nadar con atunes y otras aventuras gastronómicas que no siempre salen bien combina las cocineras y los cocineros top con las carreteras secundarias. Restaurantes que los críticos desprecian o infravaloran y que son, la mayoría de las veces, fenómenos sociales. Dolor, enfermedad, muerte: la vida es así. La gastronomía es así, llena de aciertos y de desastres, de viajes que acaban mal o de placenteras experiencias que impulsan a una nueva dimensión.

Pau Arenós, autor de libros gastronómicos fundamentales como Los genios del fuegoLa cocina de los valientes o ¡Plato!, escribe sobre el joven elaborador de dim sum que perdió a sus padres en un atentado aéreo, la mujer que inventó la alta cocina en Eslovenia, el intento de suicido del cocinero japonés más influyente del momento, el chef que se tatúa los anhelos gastronómicos, la aldea con un biestrellado en la que hay más vacas que personas, el sándwich de 150 euros, la carne madurada durante dos años o la inmersión con atunes, una aventura que, precisamente, no salió bien.

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *