NUESTRA OPINIÓN …

Reconozco que a priori este libro, Morder la manzana, no me había llamado demasiado la atención. Sin embargo, a raíz de escuchar a su autora, Leticia Dolera, a quien he visto tantas y tantas veces en series de televisión y películas, en numerosas entrevistas me empezó a llamar la atención por lo que contaba, por el mensaje que transmitía.

Después, cuando presentó el libro en la Fundación Telefónica, aunque no pude ir, sí me conecté a la retrasmisión y estuve escuchando la conversación entre ella y Almudena Grandes. Ahí fue el momento en el que decidí que lo iba a leer, que me interesaba lo que me quería contar. Ahora puedo decir sin ningún género de duda que me alegro de haberlo hecho.

Lo primero que quiero dejar claro, aunque si habéis escuchado alguna de las entrevistas o simplemente habéis leído su sinopsis ya lo sabréis, es que Morder la manzana no es una novela y es más, ni siquiera sabría cómo clasificarlo. Morder la manzana es un libro sobre el feminismo pero no sobre el feminismo del que habitualmente estamos habituados a escuchar cosas, sobre el feminismo que nos quieren contar o mostrar en los medios, no, es un libro sobre el feminismo con datos, con definiciones, con aclaraciones, con falsos mitos y con mucha historia sobre él.

Quizá este libro viene en el momento adecuado porque parece que el feminismo, un concepto del que venimos oyendo hablar desde hace años, este año por fin está ocupando más espacio que lo anteriores, se está teniendo en cuenta y se empiezan a tomar algunas medidas en algunos ámbitos. Sin embargo, y una de las cosas que el libro me ha enseñado, es que el feminismo no lo hemos inventado ahora ni es una moda pasajera, el feminismo es algo por lo que muchas mujeres llevan luchando desde hace siglos y gracias a ellas precisamente es por las que tenemos muchos de los derechos que tenemos hoy en día.

Me ha gustado mucho la manera de Leticia Dolera de introducir en el libro las diferentes olas de feminismo, lo que se fue consiguiendo en cada una de ellas, la manera de reivindicar el papel de mujeres que tan importantes fueron en nuestra historia aunque están silenciadas. Todo ello sin que resulte aburrido, alternándolo con otros capítulos «más amenos» y haciendo con ello que podamos interiorizar esos datos.

Otro de los puntos importantes de la novela es la violencia de género, otro de los temas por los que lucha el feminismo. Creo que el tema es delicado y está tratado con mucho tacto, quizá por ello se ha valido de los capítulos en los que ella misma, sus historias y las de sus amigas (desconozco si todas son reales o hay alguna que está ficcionada), son las que toman protagonismo. Unos capítulos en los que Leticia está presente y nos cuenta sus propias experiencias en las que ha vivido el machismo o la cultura patriarcal como actriz, como directora y por supuesto y sobre todo como mujer ya sea mediante las conversaciones que mantiene con sus amigas como con reflexiones que comparte con el lector como si estuviera manteniendo una charla con él.

Pero sin duda, el punto más importante del libro es el de la concienciación. Todos sabemos hoy en día que vivimos en una sociedad patriarcal (aprovecho para decir la multitud de conceptos que he aprendido) pero quizá no es hasta que lo tienes delante, con ejemplos, con frases, con situaciones, cuando te das cuenta de la cantidad de veces que vives, admites y participas de estas situaciones, ayudando con ello a que no cambien, sin ni siquiera darte cuenta.

Un libro con el que Leticia Dolera, aprovechándose de situaciones y experiencias personales, de artículos que ella misma ha escrito anteriormente para otros medios y apoyándose en definiciones y datos concretos nos da un repaso por el feminismo y la sociedad patriarcal desde el inicio de los tiempos hasta nuestros días.

Morder la manzana habla sobre el feminismo pero, volviendo a la clasificación, es un libro de actualidad, un libro con el que aprender conceptos, con el que aprender historia, con el que identificar esos machismos que todas hemos vivido alguna vez en la vida y con el que aprender a diferenciar esas situaciones que deberíamos empezar a cambiar. Y, sobre todo, no es un libro para mujeres, es un libro que, todo el que se quiera unir a la lucha feminista (usando feminismo como concepto de igualdad y no como de superioridad ya que es lo que defiende el término) debería leer.

Como dice la propia autora… La revolución será feminista o no será.

FICHA DEL LIBRO
PRIMER CAPÍTULO