Caligrama, diciembre 2020

La novela Memorias de una vida que no fue plantea dos perspectivas migratorias: un andaluz embarcado hacia el Nuevo Mundo y un venezolano en París. Rufino Rengifo crea una autoficción con personajes que rinden homenaje al viaje sin retorno y que reflexionan sobre la inalterabilidad del pasado.

La editorial Caligrama publica Memorias de una vida que no fue.  El escritor Rufino Rengifo nació en Caracas. De allí emigró a París, ciudad de adopción, y ha vivido en otros lugares como Indonesia o Gabón. De su historia personal nace la inspiración para el protagonista del libro, un venezolano que en la capital francesa deberá hacer frente a una crisis existencial e identitaria, reflexionando sobre las decisiones de su vida y cómo han afectado a su familia del otro lado del Atlántico: sus padres y sus hermanos. 

Las páginas muestran las idas y venidas, las pasiones y los sentimientos encontrados del protagonista, quien se plantea cómo hubieran sido las cosas de no haber tomado ciertos caminos. «A su edad no se engaña: ya no hay historias de amor simples, su alma lleva un bagaje pesado que contempla el colapso de su amada y odiada Venezuela. En este contexto decide reunirse con otros tres compatriotas y redescubrir su visión del mundo», dice el autor sobre el personaje principal. 

Al mismo tiempo, y como forma de volver a los orígenes, la novela cuenta sobre un andaluz que viajó al Nuevo Mundo hace siglos. «Es una gran paradoja, por una parte, la odisea de ir a América con la idea de todas las oportunidades que se podían presentar, y el otro que viene de vuelta a Europa escapando del caos», dice Rengifo. Para el público lector, el texto es una meditación emocional y extendida sobre la soledad, la nostalgia o la amistad; para el autor, esta obra significa un viaje a casa.

Rufino Rengifo, Ingeniero Geólogo con una maestría en ciencias aplicadas, nacido en Caracas Venezuela en 1973. Por más de 20 años ha trabajado en la industria petrolera venezolana e internacional. A temprana edad vivió en USA y posteriormente su carrera lo llevaría a Francia, Indonesia, Gabón y Escocia. Memorias de una vida que no fue es su primera novela.