Caligrama, abril 2021

El poeta sevillano Benito Ferrera Durán presenta Memorias de un suspiro. La obra atesora textos cortos fruto de una reflexión profunda de la soledad, el amor y la propia poesía.

La editorial Caligrama publica Memorias de un suspiroBenito Ferrera Durán reúne sus poemas en un ensayo emocional desgarrador y al mismo tiempo inspirador. La obra no surge de un sentimiento en concreto, sino que parte de todo lo vivido durante un año en el que el poeta necesitó poner palabras escritas a sus reflexiones. «Cada una de las poesías del libro están preparadas para ser leídas de forma separada al resto, con el objetivo de reflexionar sobre lo que cada una de ellas suscita; y, a poder ser, y a petición de autor, que sus lecturas sean acompañadas de música culta o urbana, indisociables en su creación», afirmaEsta obra contiene naufragios y pensamientos ocultos que dan como resultado «un diario en verso de recuerdos difusos, de lamentos del alma».

La soledad, el amor, el ser y la propia poesía son algunos de los temas tratados en el libro. El autor presenta diferentes caminos emocionales por los que el público lector transita, y cada poema se presenta como una calma o como una tormenta. Benito Ferrera Durán escribe con contundencia sobre la vida y la muerte, pero también sobre el poeta que se mira en el sufrimiento y que renace«Nadie se libra de las heridas/ que la tinta/ en acompasado suspiro/ con el calmado rumor/ de mi corazón/ sellaran los gritos/ que la mirada dejó»

La belleza de la palabra se hace patente en una obra extensa y completa. Los textos pisan terrenos movedizos de una forma decidida y hermosa, pero también directa y punzante. A la pregunta de en qué se inspira, el autor lo tiene claro: «A todas luces, de la tristeza. El arte es el refugio del que necesita huir, una revolución interior».

Benito Ferrera Durán (Sevilla, 12 de marzo de 2001). Estudiante de CCPP, Sociología y Filosofía, es un joven poeta que colecciona sus escritos en los diferentes papeles a los que tiene acceso a lo largo del día. Su refugio resulta ser la condensación en pocos versos de los sentimientos que perturban su mente. Ha publicado El último pesimista y ahora vuelve a sorprender con Memorias de un suspiro.