Los miradores verdes

Círculo Rojo, marzo 2022

Los miradores verdes. Un caso del detective Calleja es la segunda entrega de la serie dedicada a este investigador; un personaje atípico en el mundo de las novelas
policiales porque no bebe, no fuma, no sufre, y participa activamente en el crecimiento de una feliz familia, junto con su esposa Margarita y sus dos hijos.

Pepe es un ingeniero, más o menos de la misma edad que Odón, que busca reorientar su vida profesional hacia la consultoría pericial por cuenta propia. Ambos se conocen casualmente y fundan la Agencia de Investigación Marbella, con oficinas centrales en La Felguera.

En su primer caso, narrado en Nuevos horizontes, y cuando apenas han inaugurado la agencia, el cadáver de un joven aparece en el río Nalón. La comisaría local de la
Policía Nacional, dirigida por el «amado» exjefe de Odón, avanza rauda hacia el cierre del expediente: «un suicidio de libro», se dice por sus pasillos y oficinas. Sin embargo, una antigua novia del finado desconfía de tal diagnóstico, y  encarga pesquisas complementarias al grupo de sabuesos recién creado. La sagacidad de los de la agencia y su trabajo en equipo harán el resto.

La acción transcurre en otoño de 2006, en el área central de Asturias, entre el orbayu y el verdor del Valle del Nalón, Oviedo y Gijón.

Después de resolver con brillantez su primer caso importante, ahora, en Los miradores verdes, se enfrentan a un nuevo enigma preñado de peligros invisibles. Ramón García, potentado empresario ovetense, fallece en un extraño accidente de tráfico, en un lugar donde no debería estar, y a bordo de un coche sin número de bastidor y conducido por un tipo imposible de identificar.

Cuando las fuerzas del orden encargadas del caso comienzan a atascarse en sus indagaciones, la viuda contrata a la Agencia de Investigación Marbella en un intento desesperado de darle aire a las pesquisas.

La acción transcurre en el verano de 2007, en el área central de Asturias.

J. Luis Pastrana nace en Asturias, en la Cuenca Minera del Nalón, en 1962, en el seno de una familia tradicional de clase media. En 1988 finaliza sus estudios de Ingeniería Industrial y, desde entonces, ejerce ininterrumpidamente tal profesión. Aficionado desde siempre a la lectura y la escritura, aprovecha las circunstancias adversas del confinamiento y las regulaciones temporales de empleo por el COVID19 para iniciar su singladura literaria, narrando las peripecias del ingeniero sin nombre en su bilogía de intriga industrial, compuesta por las novelas Cuarenta estaciones y Fin de trayecto.

Posteriormente, en la CdC ―Colección detective Calleja―, da vida a la irrepetible Agencia de Investigación Marbella. Los miradores verdes, la segunda entrega de la serie dedicada al detective Calleja, es su cuarta novela, precedida de las ya citadas Cuarenta estaciones y Fin de trayecto, y de Nuevos horizontes, las tres publicadas también por el Grupo Editorial Círculo Rojo.

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.