Caligrama, agosto 2020

La escritora Leslie G. vuelve con su fantasía desbordante en Los Dioses alados de Ácatar y anima a no darse por vencido en los avatares de la vida.

Un joven guerrero, monstruos, magia oscura, un castillo en ruinas y una montaña alta son algunos de los ingredientes de la tercera novela enérgica y apasionante de la autora.

La editorial Caligrama publica Los Dioses alados de ÁcatarUn joven guerrero ha sido entrenado para proteger al mundo del último de los monstruos de Ácatar, que acaba de despertar. Pero la historia comienza quinientos años atrás, cuando los acatianos usaron magia negra para provocar la ira de la montaña que sumió al continente en una era de fuego, devastando ciudades enteras y destruyendo hasta su propio reino. «El amor y el deber se enfrentan en esta trama donde nada es lo que parece y la verdad puede resultar más sombría que la propia leyenda que la rodea», cuenta la autora.

La obra sitúa al lector dentro una extensa poesía visual, una narrativa que evoca lugares hermosos y otros terroríficos, en definitiva, escenarios donde la magia siempre ocurre. «Los personajes principales pertenecen a distintas razas y tienen el concepto del deber muy arraigado, aunque cada raza lo interprete de manera diferente», dice Leslie G., quien se inspiró en su propio dolor emocional para sacar a la luz sus más profundos sentimientos hasta convertirlos en una novela magistral.  

El lector disfrutará con una historia enérgica y apasionante. Esta obra se lee sin respiro de principio a fin. Además de la portentosa imaginación, la escritora se deja ver como una narradora precisa capaz de ofrecer desastres y salvaciones. Todo lo que se cuenta sirve para sumergir en una realidad onírica, una ficción dialogada única y diferenciada, que anima al público a no darse por vencido en sus avatares.  

Leslie G. nació en 1982 en un barrio marginal donde asomar a la calle ya era peligroso. Es hija única y pasó su niñez jugando sola, lo cual contribuyó fuertemente a desarrollar su imaginación. Se graduó de Ingeniería en Telecomunicaciones y Electrónica y desde entonces se ha dedicado a la tecnología. Hace dos años comenzó a escribir y Los Dioses alados de Ácatar es  ya su tercera novela.