Caligrama, mayo 2020

Para Los colores del último puerto, el escritor Ferrán Vallespinós se inspira en su travesía del Atlántico en velero y en el accidente que sufrió a mil kilómetros de tierra firme.

Tras la detención de una enfermedad incurable, el protagonista de Los colores del último puerto deberá elegir entre la resignación o la huida.

La editorial Caligrama publica Los colores del último puerto. Inspirada en su aventura personal, Ferrán Vallespinós Riera dibuja un personaje que deberá elegir entre acabar sus días en un hospital o embarcarse en un velero con tres desconocidos rumbo al Caribe. Se decidirá entonces por un viaje que valorará por su intensidad y no por su duración. Esta novela es una meditación sobre la existencia y la muerte, una reflexión que tal vez se haga más presente en estos días de crisis mundial. «Quizás la situación inesperada que estamos padeciendo nos ha hecho meditar de manera extraordinaria en el tema y el lector encontrará en la novela la elección personal del protagonista. Cuántos, a lo largo de este confinamiento, habrán reflexionado sobre su propia vida, si la estaban aprovechando lo suficiente y qué harían si tuvieran la posibilidad de reinventarse», dice el autor.

Además de las dificultades que supone una travesía por el Atlántico, entre puestas de sol y un cielo nocturno que le dejarán sin aliento, el protagonista se enfrentará a la incertidumbre del mar, a unos recuerdos de un pasado aplastante y a su propia historia, dominada por amigos y amores inesperados. El catalán escribe desde una perspectiva que conoce y su experiencia, junto con la mirada que posee del mundo,  hace de este un libro con una narrativa memorable, afinada y sencilla, que explora las posibilidades de los sentimientos y de la palabra.

«El peso de la estadística en nuestras vidas: suelen suceder las cosas más improbables a priori, imposibles de predecir. La lucha, el inconformismo, el escepticismo, los desengaños, la seducción física o intelectual», cuenta el autor sobre los temas que trata en la obra. Los diálogos son realistas y conmovedores. El texto muestra un juego literario en el que el velero recorre el océano y las emociones.

Ferran Vallespinós (Montcada i Reixac, Barcelona, 1948) es doctor en Ciencias Biológicas. Ha sido profesor universitario, investigador científico del CSIC, consultor ambiental en varios países y también alcalde de Tiana (Barcelona) durante doce años. Ha trabajado en el mundo editorial con la traducción de numerosos libros del italiano, inglés y francés; también redactor del Diccionario Enciclopédico Grijalbo. Ha publicado varias obras científicas. En 2014 cruzó el Atlántico, junto a dos compañeros, en un velero de 12 metros, navegó por varias islas del Caribe y al regreso tuvo un accidente a mil quilómetros de la isla más cercana (Saint Martin). Los colores del último puerto es su primera novela.