LOS AMORES PERDIDOS- Miguel de León

Estoy convencida que hay libros que nos buscan y no paran hasta que caen en nuestras manos. Esto es lo que a mí me ha pasado con el título que hoy os traemos Los amores perdidos.

Que me iba a gustar estaba segura, que iba a ser tanto sólo un indicio por todo cuanto había leído sobre ella. Una promesa que se cumplió.

EL AUTOR

Miguel de León nació a finales de 1956 en La Laguna, Tenerife. Se crio en el seno de una familia muy humilde, en Valle de Guerra, una zona rural del municipio de La Laguna, a cuya ciudad se trasladó a vivir con diez años, cuando comenzó la enseñanza secundaria. Mayor de seis hermanos, tuvo que ayudar desde niño a sacar a los pequeños adelante. Repartió periódicos, trabajó en una procuraduría y fue aprendiz administrativo en unas oficinas mientras estudiaba el bachiller con los adultos del turno de noche. Con quince años, sin haber terminado del todo el último curso de bachillerato, tuvo que desistir de la asistencia a las clases. Fue peón albañil, freganchín y pinche de cocina, camarero, ferrallista, operador de guillotina y foto montador en una litografía y, por último, administrativo en una empresa importadora, hasta el ingreso en el servicio militar. A su término, fue vigilante jurado y se hizo programador informático estudiando por su cuenta. Trabajó como programador y analista informático y fue gestor comercial en una importante empresa nacional de la que salió en 1991 para establecer una pequeña empresa de la que ha vivido hasta hoy.

ARGUMENTO

Los amores perdidos es la historia de los jóvenes Arturo Quíner y Alejandra Minéo, de su relación imposible y de lo que tuvieron que sacrificar por ella. Y de dos familias, los Quíner y los Bernal, enemigas eternas. Y es también la historia de un pueblo canario, El Terrero, de héroes anónimos y caciques ambiciosos, donde las pasiones son arrebatadas, los secretos se desvelan entre susurros y las venganzas se cobran con sangre.

Los amores perdidos es el poderío de Dolores Bernal, la matriarca despótica que controla el pueblo con mano de hierro; la bondad de Alfonso Santos, el honorable y firme médico que conoce el punto débil de todos sus vecinos; el valor de Rita Cortés, la chica rebelde y excesiva, que huye a la Península para encontrar algo muy diferente a lo que esperaba; o la tenacidad de Ismael Quíner, el noble enamorado que lo ofrecerá todo por la supervivencia de su estirpe.

MIS IMPRESIONES

No había salido a la venta y ya me fijé en esta mujer que en una fotografía en blanco y negro me miraba desde un tuit que publicaba su editor. Más lecturas pendientes de las que se pueden sacar adelante hizo que no me lanzase por él y aunque a cada reseña que leía mis ganas de leerlo se hacían más grandes, otra vez la lista de pendientes se imponía.
Un día su autor se puso en contacto conmigo. Ya no había marcha atrás estaba claro que esta novela me perseguía y que yo no podía seguir dándola esquinazo, más sabiendo que todo aquél que la había leído había quedado enamorado. No me costó, dije sí, no tenía dudas.
Los amores perdidos comienza con una carta que recibe Arturo Quiner, que no por temida, ya que supone que le trae una noticia que no desea, le resultará liberadora. Efectivamente su mujer le pide el divorcio y, aunque la sigue queriendo con locura, tanto como ese día en que la conoció, y concederle el divorcio va a resultar muy doloroso para él, está convencido de que si ella lo desea lo más decente es dejarla marchar.
En la madrugada del día siguiente alguien se introduce en casa de Arturo y cuando éste se levanta al darse cuenta de que no hay luz y llega a la escalera, el intruso le propina un golpe que le hace caer por la escalera produciéndole una herida de gravedad, quedando en coma.
Este inicio que indudablemente nos va a dejar con muchas ganas de leer para seguir sabiendo, nos llevará a retroceder unas cuantas décadas para sumergirnos en una historia en la que poco a poco iremos avanzando, donde el amor, el odio, la venganza, la crueldad, el sentido de la justicia, el honor, en definitiva, lo mejor y lo peor de las personas tiene cabida.
Gracias a la prosa y la magnífica ambientación que consigue Miguel de León, nos trasladaremos a un pueblo de Tenerife, El Terrero, para, de la mano de los personajes que nos va a ir presentado a lo largo de las primeras páginas y sus historias, situarnos en los aledaños de la Guerra Civil. Unos años en los tejemanejes de unos cuantos sin escrúpulos podían poner en jaque la vida de muchas personas con total impunidad.
Uno de estos desmanes lleva al enfrentamiento de la familia Quiner, con un alto sentido del honor, y la familia Bernal que con su caciquismo  no dejan de causar daño a su antojo y complicando continuamente la vida de los Quiner, enredándoles e intentando implicarles en sus fechorías. Un enfrentamiento y una inquina que se transmitirá por generaciones y condicionará sus vidas.
El autor hace un esmerado retrato de la sociedad de la época y en especial de la de un pueblo pequeño donde nada se escapaba del control del poderoso y sus excesos quedaban encubiertos, ya fuera mediante amenazas, dinero, influencias, coacciones o chantaje, cualquier método era bueno, y donde nada les impedía cargar el muerto a otro o hacerse con unas tierras en las que intuían se podía sacar mucho provecho.
Los amores perdidos es una novela de grandes personajes y son muchos los que nos vamos a encontrar a lo largo de sus páginas. Unos personajes trazados todos ellos con mimo, y que cada uno con su historia van conformando una serie de subtramas que terminan por confluir, completando el todo de una historia que nos apasionará.
Los amores perdidos nos atrapará y no querremos dejarla. Es una novela para disfrutarla tranquilamente, sin prisa, para deleitarse con su belleza, con una narración cautivadora y exquisita, una trama muy bien urdida y unos personajes repletos de pasiones que no vamos a olvidar fácilmente. 
En Los amores perdidos vemos un retrato de una sociedad no tan lejana, una historia en la que los abusos, la venganza, el sentido del deber y la justicia están presentes, y en la que también vamos a encontrar una historia de amor que es un canto a la libertad y a honestidad, que sin duda nos conmoverá. Los amores perdidos es una de esas novelas que sin ninguna duda se quedará con nosotros, que recordaremos y que seguro recomendaremos y regalaremos.

23 comentarios en “LOS AMORES PERDIDOS- Miguel de León”

Deja un comentario

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com