Temas de hoy, julio 2020

Liquidación de Ling Ma, la novela que predijo que una pandemia de origen chico cambiaría nuestro mundo. Una crítica al capitalismo y sus consecuencias plagada de ironía.

En Liquidación la escritora estadounidense Ling Ma predijo, sin saberlo, una pandemina mundial. Publicada en inglés en 2018, Liquidación es también una afilada crítica al capitalismo y sus consecuencias cargada de ironía. En esta novela, como en la realidad, la pandemia es la punta del iceberg de un sistema absurdo e insostenible.

Tal vez sea el fin del mundo pero no para Candace Chen. Al menos no hasta que cobre el dinero que le prometieron si sigue yendo a la oficina para suplir las bajas de sus colegas enfermos. ¿Cómo una infección de origen chino va a impedir que cumpla con su labor? Hasta que se da cuenta de que es la única habitante de la ciudad de Nueva York.

Una novela avalada por la crítica en EEUU, además. El New York Times y el New Yorker han comparado Liquidación con trabajos de Foster-Wallace, George Saunders, Kazuo Ishiguro o Joan Didion.

Hoy sabemos que también es un ejercicio de clarividente disección de la realidad: ¿cómo nos comportaríamos si la llegada del fin del mundo fuera silenciosa y progresiva? Pues trabajando, enviando mails, cocinando, subiendo fotos de pasteles a Instagram, aferrándonos a nuestros hábitos hasta el final.

Imaginadnos ahora con la pandemia hecha realidad, encerrados en casa, trabajando en la edición de la impecable traducción que ha hecho Munir Hachemi del texto original. De repente, un libro que contratamos antes de todo esto nos servía para entender lo que estaba pasando y nos avisaba de lo que todavía podría pasar. De lo que todavía puede pasar. Porque el libro no solo narra el antes y el durante, sino también el después de que la Fiebre Shen (que todos confunden con una gripe) llegue desde China a Nueva York y se convierta en una alegoría de lo peor del capitalismo acelerado: los contagiados se vuelven indefensos autómatas que repiten en bucle la rutina que más llevaban a cabo en su día a día, dejan de comer y mueren.