LAS UVIS DE LA IRA – ENFERMERA SATURADA

LAS UVIS DE LA IRA – ENFERMERA SATURADA

NUESTRA OPINIÓN …

La primera entrega de Enfermera Saturada, «La vida es suero«, nos cogió a todos por sorpresa. @EnfrmraSaturada era un twitter seguido por muchos pero su autor o autora era totalmente anónimo y lo quería seguir siendo. A partir de ese twitter y de sus muchos seguidores surgió su primera novela, por llamarlo de alguna manera, porque lo que nos encontramos en «La vida es suero» son las historias del día a día de Satu, nuestra enfermera saturada y con las que pacientes y sobre todo el gremio de enfermería se puede ver muy representado en su día a día, tanto que la novela ya se ha traducido a varios idiomas.

De eso hace ya dos años, tres si contamos que se autopublicó primero, y desde entonces su éxito no ha hecho más que crecer. Un año después llegó «El tiempo entre suturas» en la que nos seguimos divirtiendo con las aventuras de esta enfermera a la que ya muchos teníamos cariño.

Las uvis de la ira» es su tercera entrega de anécdotas y sigue la misma línea de las anteriores.

Como os decía al principio, el éxito de esta enfermera saturada llegó por sorpresa. Pasó de ser una enfermera anónima que no hacía más que compartir sus experiencias del día a día en clave de humor en su twitter  a vender miles de ejemplares. Esto llevó a Héctor Castañeira a quitarse la máscara (con la que aún en su primera Feria del Libro de Madrid jugaba en las fotos) para poder compartir con los lectores todo el éxito y las impresiones que estaban causando sus libros.

En Las uvis de la ira, la nueva entrega de Enfermera Saturada, vamos a seguir viviendo el día a día de este gremio. En forma de capítulos muy cortos se nos hablará en clave de humor y con mucha ironía, mediante pequeñas historias quién sabe si reales, de los distintos temas que rodean el día a día de un enfermero o enfermera: las supervisoras, las noches de guardia y todo lo que puede ocurrir en ellas, los constantes cambios de planta y turnos para suplir a unas y a otras por la imposibilidad de conseguir una plaza fija y lo difícil que es tener pareja o mantenerla siendo una enfermera debido a lo anterior. Además, a lo largo del libro veremos una crítica a los recortes que se han ido haciendo en sanidad y por lo tanto a la falta de recursos que hay en muchos casos.

También, Las uvis de la ira tiene capítulos dedicados en concreto a tres especialidades, una por capítulo, y a los turnos que nuestra enfermera va realizando en ellos, haciendo hincapié en cosas que sólo pasan en esa especialidad en concreto: traumatología, geriatría y atención primaria.

Quiero decir que, aunque la mayoría de los capítulos son entendibles para todo el mundo hay alguno que se me ha hecho pesado porque estaba un poco perdida en la terminología. Creo que de los tres publicados este es el libro que está más enfocado al mundo sanitario ya que en los anteriores me he encontrado más alusiones también a la otra parte, a la del paciente, que es la que me toca, mientras que en esta algunos de los capítulos me han parecido demasiado dedicados a alguien que está inmerso en la jerga del mundo sanitario.  Por ejemplo en el capítulo «Enfermeras por el mundo», sí me ha parecido interesante descubrir que una enfermera para trabajar en el Reino Unido tiene que hacer prácticamente la carrera de nuevo por las diferencias de rango y en la manera de hacer las cosas respecto a España pero, en muchas ocasiones, estaba perdida en lo que me estaban contando por tener un desconocimiento total de este mundo.

Quizá lo que echo en falta en estas novelas es un hilo conductor, es decir, ya que siempre tenemos a la misma protagonista, Satu, en vez de capítulos cortos que no tienen nada que ver entre sí unos con otros, echo de menos esa historia que aún siendo secundaria nos haga de hilo conductor entre los capítulos e incluso entre las novelas.

Este tipo de libro me recuerda bastante a «El blog de la doctora Jomeini» en el que aunque se nos contabas historias de este estilo, en este caso desde el punto de vista de un médico residente, sí que había una historia detrás.

Por otra parte, quiero destacar que uno de mis capítulos favoritos ha sido el de «Los tipos de leche», un capítulo en el que se nos relatan todos los tipos de leche que podemos encontrar en un supermercado, cada uno más saludable para una cosa, lo que convierte la elección de la leche que consumimos en un verdadero quebradero de cabeza.

Me he reído muchísimo en este capítulo, y es que quién no se ha plantado delante de la fila de la leche diciendo… «¿y ahora cuál es la que tengo que comprar si yo quiero la de toda la vida?

Finalmente quiero recalcar la originalidad del formato: primero en los títulos de las novelas que siempre son un juego de palabras divertido para el lector, segundo el inicio de la novela con un horóscopo sanitario que nos hará reír y tercero por la contraportada que, en forma de prospecto, nos resume muy bien el contenido de este libro.

En conclusión, Las uvis de la ira, es una novela breve, 122 páginas, que devorarás de una sentada. Si eres del gremio te gustará mucho y te sentirás identificada en muchas situaciones y si conoces a alguien que lo sea no dudes en regalarla porque triunfarás seguro y sacarás una sonrisa a la persona en cuestión. Si no lo eres y aún no has disfrutado de Enfermera Saturada te animo a que hagas una inmersión en su mundo y sus anécdotas aunque quizá éste no sea el mejor para mi gusto para hacerlo.

En cualquier caso, no dejéis de seguir el twitter de @EnfrmraSaturada en el que no sólo habla de sanidad sino de todos los temas de actualidad en clave de humor.

¿Qué te ha parecido nuestra reseña?

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Sé el primero en puntuar este contenido.

16 comentarios en “LAS UVIS DE LA IRA – ENFERMERA SATURADA”

  1. Aunque parece muy divertida no es de lo que suelo leer, aunque es de esos libros que yo tendría preparado en la estantería para cogerlo en un momento de bajón y echarme unas risas.
    Un beso

Deja un comentario

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com