NUESTRA OPINIÓN….

Pese a que es su cuarta novela y haber intervenido como guionista en alguna serie que he seguido, en nombre de Jesús Cañadas no me resultaba en absoluto conocido.
Pero hay veces las novelas se empeñan en cruzarse en nuestro camino, y aunque en un principio me había llamado la atención, después de echar una ojeada su sinopsis me hizo descartarla, luego empecé a ver buenos comentarios y cambié de opinión y al final me lancé a la lectura de Las tres muertes de Fermín Salvochea.

Corre el año 1907. Chano, El Pani y Candela son un grupo de amigos que se reúnen en la Conejera, un edificio abandonado, a los que se unirá Julieta. Para ellos la ciudad de Cádiz supone todo un mundo de aventuras. Unas aventuras que se ven alimentadas por viejas leyendas e historias que sucedieron 30 años atrás que Juanico, el padre de Chano, le cuenta a su hijo, y que esconden un misterio que desde entonces amenaza la ciudad y que ellos se empeñarán en desentrañar.
Jesús Cañadas elige la ciudad de Cádiz para contarnos una historia en la que dentro de un contexto histórico se mezclan costumbrismo, aventuras, misterio, fantasía y leyendas de esta ciudad.

Las tres muertes de Fermín Salvochea transcurre en dos momentos temporales distintos 1907 en el que el grupo de los cuatro niños cobra un total protagonismo en su empeño por resolver la amenaza que les acecha, y 1873 momento al que Juanico se remonta a través de las historias que le cuenta a su hijo Chano, y que es el comienzo de la amenaza que se cierne sobre Cádiz y sus habitantes. Una trama de terror gótico que será muy del gusto de los seguidores de este género.

Reconozco que me ha costado hacerme con este libro precisamente por ese punto fantástico y gótico con el que me es difícil conectar, aunque  no por ello dejo de reconocer que es una buena historia. Ha sido una lectura ágil y que no me importó leer y lo hice con agrado, que está muy bien escrita, en la que la ambientación es magnífica trasladándonos a ese Cádiz oscuro, tenebroso, angustioso en algunos casos; lo mismo que nos transmite que hay monstruos de carne y hueso tan o más temibles que los seres fantásticos que pueblan estas páginas.
Porque lo mismo que hay personajes que te ganan desde el primer momento, que para mí han sido lo mejor de la novela, también están esos otros que representan la maldad en su grado sumo, que te revuelven las tripas y que aun días después de acabar la novela sientes un escalofrío con solo recordarlos.
Jesús Cañadas crea unos personajes maravillosos, muy humanos y cercanos; cómo no enamorarse de Sebastián, el Pani, Candela y Julieta, disfrutar con la pareja formada con Juanico y Salvochea u odiar  a otros como al padre Abel o al padre de el Pani, por nombrar algunos, porque de todos y cada uno de los personajes de la novela se puede decir algo.
Las tres muertes de Fermín Salvochea es una novela en la que se habla de amistad, de pérdida, de amor, de lucha; muy visual, en la que recorreremos con sus protagonistas sus calles y sus cuevas y conoceremos a sus habitantes, con algunas escenas lúgubres, terroríficas y escalofriantes y con la que sin duda disfrutarán los lectores, en especial los amantes del género a quienes se lo recomiendo sin ningún género de dudas.