La venganza del colibrí

Universo de Letras, noviembre 2021

El gaditano Alberto Cavilla Peñalver firma su obra más completa con La venganza del colibrí (Editorial Universo de Letras), una descarnada novela negra capaz de bucear en las sombras de la sociedad rural española de mediados del siglo XX. Cuando la venganza es la que hace justicia.

De vez en cuando surge una novedad literaria que produce en el sorprendido lector la íntima sensación de haber dado con un inesperado hallazgo. Algo similar sucede con La venganza del colibrí, la última entrega de un autor relativamente poco conocido y ya entrado en años, que responde por el nombre de Alberto Cavilla Peñalver. Escritor largamente vinculado al mar (exjefe de personal de la firma Navantia), el gaditano ha llamado poderosamente la atención de la Editorial Universo de Letras, perteneciente al gigante Grupo Planeta, líder de la literatura en lengua española, gracias a una propuesta situada en un cruce de caminos entre la novela negra, el thriller más vibrante y la ficción costumbrista. Nos situamos en un pequeño pueblo extremeño pocos años después de la finalización de la espantosa Guerra Civil: allí se produce un asesinato del patriarca de una poderosa familia local, un hombre al que no le faltan enemigos ni personas que secretamente deseaban su desaparición.

Tal es el punto de partida, el kilómetro cero, de una trama magistralmente conducida por Cavilla, quien se muestra especialmente ducho a la hora de plantear dudas morales de enjundia. ¿Cómo juzgar una situación en la que la venganza parece dibujarse como la única vía para ejecutar justicia? La respuesta, lejos del maniqueísmo barato, quedará en las manos de un lector que se verá obligado a no bajar la guardia ni un segundo para poner en pie el rompecabezas con el que los dos policías que instruyen el caso (una desigual pareja con dos personajes excelentemente dibujados) deberán enfrentarse. La solución al enigma es esquiva… como un colibrí, una peculiar ave que el autor caza para dar título simbólico a su novela. Recordemos que se trata de un ave que puede volar en todas direcciones, incluso hacia atrás. Sus alas se mueven hasta ochenta veces por segundo. «Una leyenda guaraní dice que el colibrí recoge de las flores las almas de los fallecidos para conducirlas al paraíso. Pienso que solo se refiere a aquellas almas buenas…», nos recuerda el propio autor. La parte oscura del alma humana, siempre ahí a la vuelta de la esquina.

Cavilla Peñalver está convencido de que «cualquier género literario será bueno si el lector percibe sentimientos, como también que la mayor satisfacción de un escritor está en transformar un folio en blanco en algo lleno de vida. Es esa y no otra la pasión por escribir». En esta ocasión se puede afirmar, sin género de dudas, que ha dado en el clavo y que la alcanzado la amenidad profunda, esa quimera tan esquiva para la mayoría de escritores.

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *