LA TEMPLANZA – María Dueñas

LA TEMPLANZA – María Dueñas

NUESTRA OPINIÓN …

Después haber leído hace años El tiempo entre costuras, y debido a que después de las opiniones contradictorias y en muchos casos no demasiado favorables que había cosechado Misión Olvido que hicieran que esta última se fuera quedando entre las lecturas pendientes, tenía ganas de que María Dueñas publicara su nueva novela. Tenía claro que en cuanto saliese me haría con ella, y la leería pronto para de esta manera adelantarme a comentarios que pudieran influirme.

Aunque ya hace algún tiempo que salió la novela he procurado mantenerme al margen de opiniones, aunque alguna no he podido evitar leer, y así no sentirme influenciada por lo que otros pudieran opinar de esta lectura.

La Templanza es la historia de cómo Mauro Larrea, un hombre luchador, logra renacer de sus propias cenizas.

Mauro Larrea emigró a Méjico con dos hijos muy pequeños, cuando su mujer murió en el parto del segundo de ellos. Allí, a fuerza de mucho trabajo y mucha intuición y arrojo, logra ser un gran empresario en la industria de la minería, y crea un imperio que se desmorona cuando, en un abrir y cerrar de ojos, pierde prácticamente todo lo que tiene al haberlo arriesgado para reabrir la mina de Las tres lunas en la que estuvo a punto de perder la vida.

La inversión en la adquisición de la maquinaria que haga posible este sueño se lleva casi todos sus recursos económicos, y debido a la guerra civil que enfrenta a los Estados Unidos del norte con los Confederados, esa maquinaria queda retenida, lo que supone prácticamente su ruina total.

Los inicios de Mauro Larrea como minero y sus primeros negocios en esta industria parecen sumamente interesantes, pero está claro que no es esa la historia que quiere contarnos María Dueñas, ya que sobre esos inicios sólo va a plasmar en la novela las cuatro pinceladas necesarias para que podamos conocer a este personaje y sus antecedentes, y que serán las que nos van a llevar a la historia de Mauro Larrea que es verdaderamente la que nos quiere contar la autora.

Antes de seguir tengo que decir que me ha parecido tan interesante lo que se intuye en los trazos de esa parte de su vida del protagonista de esta novela, que he echado de menos más profundidad sobre este relato, me hubiese gustado conocer más aunque quizás la novela hubiese ganado demasiadas páginas. Ojalá pueda ser el argumento de otra historia que la autora nos quiera regalar, aunque en el encuentro al que asistimos no parecía que estuviera muy por la labor.

Está claro que lo que María Dueñas nos ha querido contar, en lo que se ha querido centrar, es en esa persona que lo pierde todo después de haberse convertido en un hombre acomodado y respetado en su entorno, en todos los ambientes de la ciudad, y en cómo viniendo desde lo más bajo, es capaz de enfrentarse a esa situación, y en que a pesar de que ya no es precisamente joven, no se rinde y pone todo su empeño no sólo en salir en la situación económica en la que se encuentra, sino en conseguir el dinero necesario para volver a ocupar el estatus conseguido y poner en marcha su sueño de reabrir la mina en la que casi perdió la vida.

La Templanza está dividida en tres partes, cada una de las cuales corresponde a uno de los escenarios por los que, junto a Mauro Larrea, transitaremos.

La primera parte transcurre en Méjico, de donde Mauro Larrea tendrá que salir en busca de mejores oportunidades dejando allí lo poco que le queda, a su hija, el futuro de su hijo y a Elías Andrede, su gran amigo y apoderado. Un Méjico del que María Dueñas nos dibuja con gran habilidad la situación política, social y económica que vive en esa época.

La segunda parte nos sitúa en una próspera Cuba, todavía dependiente de la corona española donde se pueden encontrar muchas oportunidades de negocio y gran prosperidad gracias a los beneficios derivados del cultivo del azúcar. Mauro Larrea recalará en La Habana y aquí seremos espectadores de la animada vida de una ciudad tumultuosa, rica, ostentosa y absolutamente falta de prejuicios, y en la que todavía existe la esclavitud.

La tercera parte y la más extensa, tiene lugar en Jerez, donde llega el protagonista tras ganar unas propiedades en una partida de billar. Aquí María Dueñas nos va a acercar a un Jerez en pleno esplendor al que ha llegado gracias al negocio del  vino y a las exportaciones que de este producto se llevan a cabo, sobre todo hacia Gran Bretaña, donde son tan apreciados.

Es palpable la gran labor de documentación que María Dueñas ha llevado a cabo para la recreación de estos ambientes, ya que sin abrumar, aporta mil y un detalles de como era la vida en cada uno de estos escenarios en aquella época.

También es apreciable el esfuerzo que hace la autora para poner en boca de los personajes, sin abusar de ello, la particular forma de hablar y el acento en el lenguaje que les hace reconocibles.

En cuanto a los personajes que ha creado María Dueñas me han gustado mucho, los he encontrado muy interesantes. Están perfectamente dibujados y en ellos se observa la evolución que van teniendo a lo largo de la historia. Todos los personajes, tanto los principales como los secundarios, están dibujados con esmero. Muchos de ellos son personajes que tienen muchas aristas, complejos, con sus luces y sus sombras, en cuyas reacciones se puede encontrar una justificación y hay más trasfondo del que a simple vista pueda parecer. En definitiva son personajes que llegan y se quedan con nosotros.

Después del tiempo transcurrido desde que leí El tiempo entre costuras ha sido una delicia volverme a encontrar con la maravillosa forma de escribir de María Dueñas, en la que el ritmo pausado no ha sido óbice para que disfrutara de esta novela, de su prosa cuidada por la que ha sido un placer transitar, de una historia perfectamente tejida, de su ambientación, de sus personajes y, en definitiva, de su gran calidad literaria.

Quizás si hubiese de ponerle un pero es que, a mi modo de ver, le cuesta arrancar a la historia, pero es cierto que una vez que me metí en la historia estaba deseando seguir leyendo, disfrutando de la lectura que tenía entre las manos, deleitándome con la forma de escribir de María Dueñas.

Como veréis de todo lo escrito anteriormente, La Templanza me ha gustado, he disfrutado y desde luego es una lectura que recomiendo.




FICHA DE LA NOVELA
FRAGMENTO
PAGINA DE LA NOVELA

 

29 comentarios en “LA TEMPLANZA – María Dueñas”

  1. La tengo pendiente de lectura. Según van saliendo las reseñas, varían las impresiones de los lectores sobre esta novela. Está claro que María Dueñas se puso el listón muy alto con El tiempo entre costuras y creo que eso va a ser un lastre para ella. Besos.

  2. Al igual que tú, me he mantenido alejada de opiniones sobre la novela, pues aunque Misión Olvido fue bastante críticada, a mi me gusto. Aunque no a los niveles de El tiempo entre costuras, evidentemente. Una obra así es dificil de superar pero bueno, ahora me encuentro sumergida en la lectura de La Templanza, y por el momento, tiene buena pinta, a ver que me voy encontrnado y ojala me guste tanto como a ti.

  3. Me apetece leerlo bastante la verdad, pero he leído reseñas de todo tipo, que no me terminaban de animar, ahora al leerte me han vuelto las ganas. Me alegro que lo hayas disfrutado.

    Un beso ^^

  4. Como ya te comenté este libro no me apetece, "Misión olvido" me resultó insufrible y la verdad es que no me quedaron ganas de animarme de nuevo con la autora, todo lo contrario a lo que me ocurrió cuando leí "El tiempo entre costuras".
    Besos.

  5. Yo también disfruté de La Templanza (y, ya de paso, te digo que Misión Olvido me gustó mucho). Creo que María Dueñas es de lo mejorcito que ha dado la narrativa española en los últimos años y que tiene una carrera brillante por delante. ¡Ah!, y estoy convencido de que todavía no lo ha dado todo; sigo esperando ese libro en el que vierta toda su maestría, que no es poca.

    Un besito.

  6. Tiene buena pinta, tal vez me lo apunte para más adelante 😀
    No conocía tu blog, pero me ha encantado, así que ya te sigo 😀 y si gustas, me encantaría invitarte a pasar por mi blog 😀
    Besos y nos estamos leyendo ♥

  7. ¡Hola!!! En contra de todos, yo no pude acabar "El tiempo entre costuras". El caso es que lo empecé con ganas y prometía, pero cuando llevaba como la tercera parte, lo abandoné, porque no conseguía engancharme, me aburría y tenía que hacer un esfuerzo para ponerme a leer (cuando me pasa eso, lo dejo. Tengo tan poco tiempo…)
    Así que la verdad es que en principio no consigo que me apetezca repetir con esta autora. Reconozco que quizás sea un poco rara y complicada en mis gustos literarios.
    Pero ¿que le voy a hacer?
    Besos

Deja un comentario

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com