Ediciones B, marzo 2121

Pronto podremos tener en nuestras manos El tejido de los días, la nueva novela de Carlos Aurensanz, con la que se consagra se consagra como uno de los narradores más talentosos de nuestro país. Una novela en la que la vida cotidiana de los personajes se entrelaza para dibujar una gran historia.

Una saga familiar que nos traslada a un taller de costura en la Zaragoza de posguerra, por el reconocido escritor de novela histórica, autor de la exitosa trilogía Banu Qasi.

Zaragoza, 1950. La joven Julia llega a la ciudad sola y embarazada, tras una relación prohibida con un hombre que acaba de morir. Aunque cono-ce las dificultades que entrañan esas circunstancias para una mujer, el deseo de labrar un futuro digno para su hijo la lleva a abrir un salón de cos-tura con la ayuda de Rosita, una joven modista.

Atraídas por su talento, las mujeres de las familias adineradas de Zaragoza no tardarán en frecuentar el taller para admirar las modernas telas y los vestidos más glamurosos de la época. Será así como Julia conocerá a la familia Monforte y las vidas y los anhelos de quienes trabajan en su mansión: el portero, las doncellas, el chófer, la institutriz y la cocinera, quienes se convertirán en su familia.

Mientras Julia intenta ocultar el pasado del hombre al que amó y construir un futuro para su hijo, un secreto inconfesable, soterrado durante generaciones en la mansión de los Monforte, saldrá a la luz y cambiará para siempre la vida de sus habitantes.

Carlos Aurensanz es licenciado en Veterinaria por la Universidad de Zaragoza, desarrolla su actividad profesional en el campo de la Salud Pública. En 2009 publicó su primera novela, Banu Qasi. Los hijos de Casio, a la que siguieron Banu Qasi. La guerra de Al Ándalus y Banu Qasi. La hora del califa. Esta trilogía le ha valido un amplio reconocimiento por parte del público y la crítica, que no han dudado en considerarlo uno de los autores más importantes en el panorama de la narrativa histórica en nuestro país. En 2015 publicó La puerta pintada, una novela de suspense que lo confirmó como un autor polifacético, capaz de adentrarse en cualquier género narrativo, algo que demuestra también en esta saga familiar, El tejido de los días.