NUESTRA OPINIÓN …

La música de los huesos es la primera novela de Nagore Suárez aunque a muchos de vosotros quizá os sea conocido su nombre gracias a los sus hilos en Twitter que se hicieron virales tanto durante el confinamiento como algunos otros que ha realizado después. De hecho, esta autora fue una de las ganadoras del premio al mejor hilo de Thriller y Misterio en Twitter.

La música de los huesos de Nagore Suárez nos cuenta la historia de una joven, Anne, que decide dejar su trabajo en Madrid y trasladarse a la casa de su familia en un pueblo de la Ribera Navarra para darse un descanso, acudir a un festival e intentar hacer por fin a aquello que le gusta: el periodismo de investigación. Sin embargo, nada saldrá como ella tiene planeado cuando aparecen en el jardín de la casa unos huesos de los que nadie parece saber nada. ¿De cuándo son esos huesos y quién los ha puesto ahí cuando esa casa lleva más de un centenar de años perteneciendo a su familia?

Así empieza el thriller de La música de los huesos que con un ritmo ágil, rápido, un estilo fluido y fresco, nos hace volar por los capítulos de la mano de nuestra protagonista: Anne.

Escrita en primera persona, iremos descubriendo los acontecimientos a la par que ella aunque nosotros contaremos con una ventaja ya que en la novela se intercalan los capítulos de la actualidad con una historia pasada (verano de 1978) que tiene como protagonistas a la madre de Anne y  de su inseparable amiga. Parece que pasado y presente tienen más de una coincidencia aunque los implicados no se lo pondrán nada fácil para descubrir el nexo.

También, como no podía ser de otra manera, esta historia cuenta con el componente del amor. El amor de madre a hija, el amor de la amistad, de esa amistad con la que has crecido y con la que a pesar de que pasen los años es como si el tiempo se hubiera detenido, y el amor en el más puro sentido, ese amor de verano que se vive con intensidad.

Otro de los puntos fuertes de esta novela es la música. Podemos decir que toda la novela cuenta con una banda sonora ya que cada capítulo comienza con el título de una canción. Además, la autora hace múltiples referencias a grupos y canciones a lo largo de toda la historia (la de la novela y la de la música). Para mí siempre es un placer encontrarme este tipo de referencias que hacen que me meta un poco más en la historia, más cuando las reconozco.

En cuanto al perfilado de los personajes, sin detenerse en descripciones nos podemos hacer una idea de cómo es cada uno de ellos gracias a sus acciones y conversaciones.

Para mí, ha sido un placer pasear por esta Ribera Navarra de la mano de Nagore Suárez y, si tuviera que poner un único «pero» a esta novela sería quizá la manera en la que está escrita. Si bien utilizar frases cortas hace que ritmo sea muy ágil, en ocasiones me ha resultado excesivo, recordándome precisamente a sus hilos de Twitter. Sin embargo, creo que el reto de la primera novela está más que superado ya que precisamente ese estilo y esos capítulos cortos hacen que siempre quieras más y más, haciendo que te dure un suspiro entre las manos.

También tengo que decir que la parte de la investigación queda un poco atrás en beneficio del resto de los personajes. Si bien lo normal en una novela negra es que buena parte del peso de la historia se lo lleve la investigación policial en este caso no es así, o al menos no en el sentido más puro, ya que se centra más en la investigación que hace la propia protagonista. Eso sí, no significa que esto sea una crítica, sino otra manera de enfocar la historia.

En resumen, La música de los huesos es un thriller en el que perderse, en el que es fácil dejarse llevar, meterse en la historia y que, cuando te quieres dar cuenta has llegado a un final que está totalmente a la altura del resto de la novela. Una novela que una vez más deja patente que el pasado siempre vuelve.

Nagore Suárez será, sin duda, una autora a tener en cuenta a partir de ahora.

Como nota, os soplo que investigando un poco encontré que la casa a la que hace referencia está inspirada en Villa Excelsior, un palacete indiano que está cerca de Cudillero y que actualmente se está convirtiendo en hotel.

FICHA DEL LIBRO

PRIMER CAPÍTULO