La mirada penetrante

Universo de letras, noviembre 2021

Antonia Protopopescu, la modelo con tatuajes que se convirtió en escritora (y en gurú). Una belleza de Rumanía, afincada en Barcelona, irrumpe en el mercado de las novedades editoriales con la publicación de La mirada penetrante, un libro muy maduro donde la autoayuda clásica muda su piel hacia un género inclasificable y bellísimo.

Probablemente muchos de ustedes se sorprenderán cuando echen mano de un buscador de internet y descubran que tras el sonoro nombre de Antonia Protopopescu se esconde una incontestable belleza veinteañera. Porque sí, es cierto: Antonia es una modelo muy tatuada y con cierto aspecto de mujer fatal. Sin embargo (¡qué daño hacen los prejuicios y las apariencias!), se trata de una persona ya se ha embolsado dos premios literarios, que estudia Derecho y cuya madurez a la hora de interpretar de qué va esto de la vida llama poderosamente la atención. Tanto es así que la editorial Universo de Letras (perteneciente al gigante Grupo Planeta) ha decidido apostar por ella y publicar su primer libro, que lleva por título La mirada penetrante. Y vaya si penetra.

«Necesito que te veas a ti mismo escondiéndote entre mis versos hasta que logres dar contigo. Lo ansío porque esto es lo que amo. Y tú requieres de respuestas o incluso preguntas que más adelante serán respondidas y se convertirán en conocimiento… Y de ti depende que este conocimiento se convierta en sabiduría para que sea útil lo que aprendiste». He aquí el reto que la modelo-gurú lanza a sus lectores en una obra que se sitúa entre la autobiografía con moraleja y un ensayo filosófico comprensible, alejado de todo lo que pueda parecer abstruso. Antonia es una chica multifuncional (lo mismo trabaja haciendo sesiones de fotos que como dietista, entrenadora o maquilladora profesional) que se maneja en cinco idiomas, casi seis si metemos el portugués, y que confía en lograr que el lector abandone sus miedos e ideas preconcebidas, y que se lance a empoderarse de su vida.

La mirada penetrante, de una extensión respetable, te lleva de la mano y te coloca delante de un salón de espejos en el habrá que desnudarse espiritualmente para dar un salto adelante en autoconsciencia. El ritmo de lectura es ágil y acaba por dar la sensación de que uno se hace amigo de la autora conforme va pasando páginas. Tal es el efecto de la «penetrante mirada» de Antonia…

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *