NUESTRA OPINIÓN…

Esta vez, tuvimos la suerte de disfrutar de la lectura La melodía de la oscuridad de Daniel Fopiani antes de su publicación que es hoy mismo. Muy buenas sensaciones había con esa novela de la que ya hablaba Benito Olmo, entre otros, en el mes de diciembre.

Mi primera lectura del año ha sido para esta novela que podemos encuadrar de nuevo en el género negro, muy negro, casi rozando el gore en algunas ocasiones y es que esta novela, a mí personalmente, me ha recordado a la trilogía de “Versos, canciones y trocitos de carne” de César Pérez-Gellida en la crudeza de algunas escenas que tienen lugar a lo largo de la novela.

En La melodía de la oscuridad vamos a partir de un asesinato con una puesta en escena muy peculiar, lo que hace presagiar desde el inicio que no va a ser el único de los cadáveres vamos a encontrar en el libro. Un asesino en serie, la Guardia Civil y un teniente retirado y ciego que se verá inmerso en el proceso de investigación de los crímenes: todos los elementos para que una novela te tenga pegado a sus páginas.

Como en otros casos, la identidad del asesino no es una de las incógnitas del libro ya que desde casi el inicio sabremos de quién se trata y no será ese el argumento de la novela sino el proceso de investigación que lleva la policía a través de los distintos crímenes para intentar dar caza al asesino. Es verdad que la historia te mantiene enganchado a sus páginas, pero en este caso, creo que podía haber dado mucho más de sí, tanto la investigación como el recorrido del propio asesino que a mí personalmente se me ha quedado un poco corto. Creo que es una buena historia que se podía haber estirado mucho más y haber hecho un mejor retrato de cada uno de los personajes.

El punto original de esta novela lo pone el teniente retirado ya que es ciego. Poco a poco iremos conociendo su historia, tanto su vida actual, como qué fue lo que le llevó a su situación, sin embargo, también en este caso, aún siendo el personaje mejor definido de toda la novela, se me ha quedado un poco corto. Creo que se podía haber aprovechado mucho más esta peculiaridad para dar al personaje más protagonismo en la investigación pero aprovechando esta característica. Sin embargo, lo que sí veremos reflejado con más detalle es la relación que mantiene con su mujer siendo ésta una parte importante de la novela, llevándonos incluso a la reflexión de qué haríamos nosotros en su lugar, tanto en el de él como en el de ella, Patricia.

Por otra parte, también a lo largo de la historia se nos contará la historia del asesino, sus motivos y el porqué de las puestas en escena que realiza aunque lo iremos descubriendo casi a la par que la policía.

En conclusión, sus 270 páginas te durarán un par de asaltos siendo una novela entretenida aunque con algunos matices que se podían haber pulido más, con algunas cosas que posiblemente a muchos lectores pueden pasarles desapercibidas, al lector que lleva muchas novelas negras a sus espaldas le pueden chocar un poco. Una novela con un personaje original y con un final que hace presagiar que puede no ser la única historia que nos depare Daniel Fopiani con los mismos personajes.No dejes de leer otras reseñas, que puedes encontrar ya en la red, si después de leer mi opinión todavía no sabes si decidirte o no por esta lectura.

¿Qué te ha parecido nuestra reseña?

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Sé el primero en puntuar este contenido.