NUESTRA OPINIÓN …

Los que nos seguís sabéis que es fácil encontrar por aquí nuestra opinión sobre novelas históricas. Sí, reconozco que me es difícil resistirme a las que se cruzan en mi camino y La maestra de Sócrates no iba a ser una excepción.

Diotima de Mantinea es una sacerdotisa que ha sido requerida por Pericles para que libre a Atenas de la peste. Durante la ceremonia que tiene lugar a tal fin, conoce a Sócrates que queda fascinado por su sabiduría.
Tras una charla con Diotima, el filósofo le expresa su deseo de conocer de su mano los misterios de Eros y recibir sus enseñanzas sobre el amor.

La maestra de Sócrates es una novela histórica poco convencional, en la que Laura Mas nos traslada a la Atenas del año 440 a.C. para adentrarnos en una trama en la que tienen gran protagonismo las ideas y el debate filosófico sobre el amor.

Sin duda es una novela llena de filosofía en la que a través de las charlas de Diotima con Sócrates, que son el nudo central de la novela, nos expone las distintas clases de amor. Cómo a veces el fondo es mucho más importante que la forma y de qué manera el amor platónico puede estar muy por encima de la pasión física.

Charlas filosóficas aparte, me ha gustado la forma en la que Laura Mas recrea la vida cotidiana de Atenas, como nos sumerge en la ciudad, en sus calles, en sus hábitos, en sus edificios, en su cultura, en sus costumbres.

Tampoco debemos olvidarnos de los personajes. Por La maestra de Sócrates desfila un amplio elenco de personajes históricos conocidos por todos con otros totalmente ficticios, pero que se amalgaman de forma totalmente natural.

Unos personajes llenos de matices,  de los que la autora hace un buen dibujo, tanto de los protagonistas como de los secundarios. No nos será difícil imaginarnos a un Sócrates que da mucha importancia a las ideas y las enseñanzas pero muy poca a su aseo y su aspecto físico; a Diotima con sus dudas, su lucha por el papel que se le niega a la mujer en la sociedad y la cultura; su pugna interior entre la libertad y la imagen que pueden tener de ella en Atenas. Pero si para mí hay un personaje que brilla con luz propia es Aspasia, una mujer totalmente fascinante e inteligente que, precisamente por eso y por ser extranjera, suscitaba aversión entre los atenienses y de la que me he quedado con ganas de saber más.

Laura Más utiliza una escritura ágil, rica y precisa para crear unos escenarios y unos personajes tras los que se esconde, sin duda, una amplia documentación, pero que ha sabido trasladar sin caer el abuso consiguiendo que en ningún momento el lector se sienta abrumado, creando un relato emocionante y lleno de matices.

Si le tuviera que poner un pero a esta novela es que en alguna ocasión el ritmo me ha resultado lento, algo que olvidaremos en la parte final de la novela donde el componente de intriga que le añade la autora, consigue dejar atrás este extremo.

FICHA DEL LIBRO

FRAGMENTO