Debate, diciembre 2019

La luz que se apaga, es un fascinante trabajo de Ivan Krastev, en la actualidad uno de los intelectuales más respetados en el ámbito internacional, escrito en colaboración con el profesor Stephen Holmes que explica cómo se ha ido desmoronando nuestro orden mundial liberal tras los sucesos de 1989.

Tras la caída del Muro de Berlín las democracias liberales parecieron el mejor y único sistema a imitar. Estas, sin embargo, parecen marchitarse ahora a la vez que los populismos y extremismos se afianzan por toda Europa.

El orden liberal internacional se desmorona ante nuestros ojos. Y mientras este desaparece, emergen figuras antidemocráticas y retroceden los valores liberales. Los presidentes de Rusia y Estados Unidos favorecen el desmantelamiento de la arquitectura de seguridad global, mientras que la Unión Europea, si bien podría sobrevivir en su versión reducida, ha dejado de ser un proyecto dinámico y lleno de promesas. La fe en la democracia cae en picado, al igual que los partidos políticos tradicionales se desintegran o son desplazados por movimientos políticos amorfos. Los derechos humanos universales, que se adoptaron en defensa contra la tiranía, hoy se desprecian como un signo de debilidad.

Este es el marco que analiza La luz que se apaga, una brillante obra de psicología política donde Ivan Krastev y Stephen Holmes tratan de aportar en esta magnífica obra las clave para entender la crisis del liberalismo.

Para estos dos autores, en el centro de las causas se encuentra el papel crítico pero hasta ahora poco apreciado que desempeñó el propio 1989 en sentar las bases de la crisis actual. Su tesis central es que el final aparentemente prometedor de la Guerra Fría provocó el inicio de una “Era de la Imitación” inesperadamente desestabilizadora. Después de 1989, negarse a imitar las instituciones y normas occidentales ya no era una opción. Pero esta imitación obligatoria del liberalismo occidental tuvo consecuencias altamente negativas para ambas partes. Para los imitadores, la emulación obligatoria era un tipo humillante de imposición neocolonial que fomentaba un sentimiento de traición que terminó dando lugar a una estridente reafirmación de la soberanía nacional. Entre los imitados, alentó una arrogancia imperial, una imagen idealizada de las instituciones políticas y económicas liberales y una pérdida de interés por cómo funcionaban otros países.

De la mano de dos prominentes intelectuales que cubren la brecha Este-Oeste,La luz que se apaga es un libro clave que expone la fascinante historia de la «Era de la Imitación» en que vivimos y revoluciona nuestra comprensión de la crisis del liberalismo.

Ivan Krastev es politólogo e investigador del Instituto de Ciencias Humanas de Viena y uno de los intelectuales más respetados en el ámbito internacional. Preside el Centro de Estrategias Liberales de Sofía en Bulgaria, colabora con The New York Times y es autor del aclamado ensayo, After Europe (2017).

¿Qué te ha parecido nuestra reseña?

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Sé el primero en puntuar este contenido.