LA HUELLA DE UNA CARTA – ROSARIO RARO

LA HUELLA DE UNA CARTA – ROSARIO RARO

NUESTRA OPINIÓN….

Estaba deseando volver a leer la nueva novela de esta autora después del buen sabor de boca que me dejó Volver a Canfranc. Aunque he tardado un poco más de lo que hubiese querido por fin he podido disfrutar de La huella de una carta de Rosario Raro.

Nuria Somport, una mujer casada a la que le gusta mucho escribir, que pasa mucho tiempo sola debido a que su marido viaja durante la semana por motivos laborales,  y que ve en un anuncio en el periódico de un trabajo que puede realizar desde casa ocupándose de sus hijos, no se lo piensa dos veces y se decide a solicitar la plaza. Se trata de dar contestación a las cartas no radiadas por no superar la censura de un célebre consultorio radiofónico, y a las cuales no quieren dejar sin contestación aunque ésta no sea la que debería ser, sino la “correcta” para la sociedad en que se vive en esos momentos, un cuadro perfilado con mucho mimo y acierto.

En esta novela Rosario Raro nos sumerge en la intrahistoria de los años 50/60, para denunciar y meterse de lleno en una de las mayores catástrofes farmacéuticas mundiales y que, además, en España tuvo un gran impacto, el uso de la talidomida que se utilizaba, entre otras cosas, como analgésico, para la ansiedad o en el caso de las embarazadas para las náuseas, un componente que afectaba a los embriones que se estaban gestando causando importantes malformaciones.

La verdad es que se ponen los pelos de punta al saber que cualquiera de los que nacimos por esa época pudimos resultar afectados por el afán lucrativo y avaricia de algunos, la corrupción y negligencia de otros, y la falta de escrúpulos de todos.

Rosario Raro se vale del “fenómeno radiofónico” por excelencia en aquellos años, el Consultorio de Elena Francis, no sólo hilo narrativo para hacer esta denuncia sino para ofrecernos un retrato social de aquellos años.

Y a través de la historia de una de esas cartas pidiendo ayuda que llega a manos de Nuria, un relato que le pone los pelos de punta y ante la que no puede quedarse sin hacer nada, es como Rosario Raro une estas dos tramas basadas en historias reales pero que son pura ficción.

Dos historias sobre las que se nota que la escritora ha tenido que realizar una amplia labor de documentación, ya que, aunque ficticias, son muchos los detalles que nos encontramos que las hacen veraces y manejados con tal habilidad que en ningún momento lastran la novela, no hacen que el ritmo de la misma se resienta y el cual, además, se ve agilizado por la vertiente “detectivesca” que Rosario añade a la trama y alguna que otra sorpresa que nos vamos a ir encontrando a lo largo de la lectura.

Rosario Raro, como  he dicho, refleja muy bien la España de aquellos años, un país en donde, todavía la televisión no había irrumpido con toda su fuerza, y la radio era elemento alrededor del cual giraban todos los hogares, y en el que un programa como el Consultorio de Elena Francis contaba con gran número de oyentes.

Un consultorio donde llegaban miles de cartas que no siempre se respondían en antena ya que no todas eran ingenuas consultas sobre la vida doméstica o de belleza. Había otras muchas eran el desahogo de personas que no tenían cómo o no sabían cómo dar salida a sus pesares de otra forma.

Un país donde, como en el consultorio radiofónico, había temas que no se tocaban porque esta manera era una forma de demostrar que “no existían”; donde la mujer tenía que ser dócil y obediente a lo que dijera su marido, buena ama de casa, por supuesto hacer la vista gorda hacia ciertas cosas, no preguntar y otras muchas cosas; y donde la religión regía todos los ámbitos de la sociedad, también la censura.

Rosario Raro muestra en la novela un amplio elenco de personajes, estando todos ellos, tanto principales como secundarios, perfilados con gran maestría, hasta el punto que no sólo no nos costará trabajo imaginarnos la valentía y el arrojo de Nuria Somport, de Boro o Liliana, sino que se nos helará la sangre ante esas madres que se sienten vergüenza a la vez que culpabilidad por cómo han nacido sus hijos.

Si en su día con Volver a Canfranc disfruté con la historia y con la forma de escribir de Rosario Raro, con esta novela he vuelto a hacerlo, así que Rosario no te demores mucho ya que estamos esperándote.


20 comentarios en “LA HUELLA DE UNA CARTA – ROSARIO RARO”

  1. No he leído nada de la autora y, a pesar de que tiene una pinta estupenda, la voy a dejar pasar de momento porque ya me faltan horas como para poner uno más en mi lista de pendientes.

    Un beso

  2. A mí este libro me llamó la atención en su momento, sobre todo por el tema que toca, pero la verdad es que entre otras novedades y el poco tiempo que tengo he tenido que ir seleccionando y al final lo dejé pasar.
    Un beso

Deja un comentario