Después de dos lecturas pocos satisfactorias (no es que se tratara de malas novelas sino que simplemente que no habían cubierto expectativas), se me había quedado una sensación extraña, quizás a muchos os pase y entonces ya sabéis de lo que os hablo.

Necesitaba una lectura que rompiera con mis últimas lecturas, algo que me atrajera y que me gustara, una tercera lectura fallida era demasiado, así que me puse delante de la estantería y …. allí estaba el libro que necesitaba. Su portada luminosa y alegre y su título me llamaban a gritos, me decían no te fijes en otra, aquí estoy, yo soy lo que necesitas. Así que sin pensármelo dos veces me lancé a la lectura de La felicidad es un té contigo de Mamen Sánchez.

ARGUMENTO

Mr. Craftsman se reúne con el Inspector Manchego para dar cuenta de la desaparición de su hijo Atticus desde hace varios meses y sin dejar rastro.
Atticus vino a España para cerrar una revista perteneciente al grupo editorial de la familia, ya que la situación económica de esta publicación era cada vez más ruinosa.
Con lo que no contaban Atticus, ni su padre, era con que las cinco mujeres que trabajaban en la revista iban a poner toda la carne en el asador para que ese cierre no se llevara a cabo y así evitar que ellas cinco se vieran en la calle.

MIS IMPRESIONES

No sé si quizás a algunos les pueden parecer un poco «exageradas» alusiones a la novela como «esta novela puede afectar seriamente su percepción pesimista de la realidad. Provoca carcajadas y ganas de más» que aparecen en la contraportada de la misma, o cuando se refiere a ella como «la novela más alegre del año», pero aunque quizás para carcajadas no sea, yo los veo acertados y me lo he pasado muy bien recorriendo sus páginas de la mano de Atticus, Soleá, Berta, María, Gaby, Asunción, el Inspector Manchego, la familia  Craftsman y el clan de los Heredia, entre otros, con una sonrisa prácticamente continua en la cara.
Para mi uno de los puntos fuertes de esta novela son sus personajes tanto los nacionales como los foráneos, el contrapunto de la flema inglesa y la pasión española, todo ello aderezado con un poquito de exageración y surrealismo.

Nos encontramos ante una novela coral, con unos personajes corrientes, aunque tengan en algunos casos un puntito de exceso, tan bien dibujados y reconocibles, que pronto nos serán tan familiares como si los conociéramos de toda la vida.

La novela está dividida en capítulos cortos, llenos de diálogo que dan mucho dinamismo a la lectura, con continuos saltos temporales en la narración, pero de muy fácil seguimiento, en ningún momento nos será difícil seguir la cronología de los hechos.
Aunque no conozcamos de primera mano los escenarios en los que se desarrolla la trama, no nos será difícil reconocerlos, ya que están descritos lo suficiente como para que nos hagamos una idea clara de como son.

En cuanto al estilo es fresco, directo, ameno, rezuma alegría por los cuatro costados, con algunas situaciones un tanto disparatadas que contribuirán a que resulte una lectura divertida y que hasta puedas quedarte con ganas de seguir un ratito más en ese ambiente lector. Y es que Mamen Sánchez nos demuestra que se pueden tratar temas tan dolorosamente presentes en nuestra sociedad como los malos tratos, el miedo al paro, la ansiedad (en este caso reflejada en un embarazo que no llega), la falta de amor, de ilusión, etc., de forma desenfadada, quitándole hierro al asunto, que bastante tenemos con lo que hay.Me ha gustado y mucho la alusión a los escritores y sus obras, de mil maneras, con forma de fantasma, poniéndole nombre a una habitación, dándole el nombre a un personaje, o como en el caso del Inspector Manchego cambiándose el nombre para identificarse haciendo alusión al Ilustre Hidalgo.

Para mi gusto la mezcla de intriga, amor, thriller, comedia de enredo, un poco de aventura todo ello aderezado con la dosis de humor justa, hacen de «La felicidad es un té contigo»
una lectura optimista, que nos proporcionará unos momentos de lectura sumamente agradables, y aunque posiblemente, no nos haga reír a carcajadas, por lo menos nos hará sonreír y evadirnos de todo lo tenemos alrededor.

Hemos leído de la autora