La experiencia vital de los cubanos arrancados de su tierra

La experiencia vital de los cubanos arrancados de su tierra

De la mano de ALT autores llega La escultural Mary de M.J. Pradera, una visión subjetiva y singular del exilio cubano y, en especial, del exilio de los niños cubanos. 

La edición del libro en 2019 coincide con varias efemérides cubanas con las que la novela tiene una conexión íntima: el 60º aniversario del triunfo de la revolución y el 20º aniversario del caso Elián González.

En 2019 se conmemora el 60º aniversario del triunfo de la Revolución y el 20º aniversario del caso Elián González. Estos acontecimientos tienen una conexión íntima con el libro La Escultural Mary, del que es autora M. J. Pradera, ya que cuenta, desde cierta perspectiva histórica, los avatares de millones de cubanos y cubanas en el largo exilio de su país. Y, especialmente, las incertidumbres de los niños cubanos del exilio: niños refugiados, menores no acompañados, que salieron de Cuba a principios de los años sesenta del siglo XX y cuya historia es muy similar a la de tantos niños refugiados en pleno siglo XXI.

La Escultural Mary, editado por Alt autores, permite repasar la segunda mitad del siglo XX con respecto a Cuba, haciendo hincapié en la experiencia vital de los cubanos arrancados de su tierra en una huida que parece no tener fin. En estos tiempos de cambio social en Cuba, el libro arroja un punto de vista a tener en cuenta.

Mediante un texto que bebe de la prosa lírica, La escultural Mary se nos muestra como una figura casi mitológica del periodo pre-revolucionario cubano. Un resumen de un estilo de vida y de unas costumbres que cambiaron radicalmente tras la caída de Fulgencio Batista.

En los zapatos de Mary podemos volver al Vedado en su época de máximo esplendor, dedicarnos a la dieta del daiquirí, sumergirnos en la fascinante moda de los años 50 y el glamour de las Habaneras Esculturales (con mayúsculas, porque solo las mayúsculas sirven para definir ciertas personalidades), símbolos de la Femme Fatal al más puro estilo caribeño.

Y después, tras la Revolución en una Cuba que de pronto parece un paraíso perdido, llega el exilio. La autora lo describe a través de unos ojos infantiles que no comprenden lo que han dejado, lo que han perdido, pero que no olvidan. Y para estos ojos, como para los de tantos exiliados, la tierra perdida es una promesa de arraigo y bienestar, de territorio conocido y confortable. Estos ojos contemplan impotentes una sucesión de eventos políticos que marcan no solo la relación de Cuba con los Estados Unidos y con el entorno, sino, sobre todo, la de los niños cubanos con el exilio; desde los menores de la Operación Peter Pan al caso de Elián González, del que se cumple el 20º aniversario.

error

Deja un comentario

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com