Planeta, enero 2021

La escritora vasca Maite R. Ochotorena nos sorprende en La mensajera del bosque con un thriller original que devuelve a la naturaleza el lugar que nunca debió perder.

Una mujer valiente, una criatura misteriosa, una serie de brutales muertes sin resolver y la fuerza de la naturaleza convergen enLa mensajera del bosque, un nuevo thriller sorprendente ambientado en Madrid.

La mensajera del bosque es un regalo para aquellos lectores ávidos de emociones fuertes y de historias originales. Su estilo narrativo destaca por su ritmo y acción trepidantes, repletas de giros inesperados y cuya tensión no desfallece en ningún momento. En la ficción de la escritora vasca Maite R. Ochotorena nada es lo que parece y, afortunadamente para los lectores, este thriller demuestra su enorme capacidad para generar sorpresas. La autora logra hilvanar una trama adictiva que crece en intriga con cambios tan imprevisibles como frecuentes. Y es que esta novela tiene todos los elementos para que abandonar sus páginas sea una misión casi imposible.

Maite R. Ochotorena es capaz de sumarle a esta novela otra gran protagonista: la naturaleza vista como una fuerza indómita que se apodera de la gran ciudad. De esta forma, los lectores asistirán a la fascinante transformación física de Madrid, cuyos escenarios le serán familiares y, a la vez, se convierten en lugares inexplorados propios de un mundo distópico. El hecho de que la autora haya sido creativa en el sector de los videojuegos, hace que se valga de una imaginaciónn sin límites a la hora de confeccionar su universo narrativo, que nos evoca grandes clásicos de la fantasía y el misterio como Edgar Allan Poe o Agatha Christie.

No en vano, el talento de esta autora no es nuevo. Son muchos los lectores que ya se han sentido cautivados por Maite R. Ochotorena, con ocho novelas de gran éxito en Amazon. Con La mensajera del bosque, la escritora consigue algo más que atrapar al lector: nos ofrece un mensaje especial, una visión sobre la vida y la humanidad que no deja indiferente a nadie. Su voz toca el alma del público. Sus palabras y su forma de entender el suspense son difíciles de olvidar.