Candaya, agosto 2020

Candaya Narrativa publicará La ciudad que el diablo se llevó del reconocido escritor mexicano, radicado ahora en Madrid,  David Toscana.

Considerado como uno de los más brillantes y sólidos  escritores mexicanos contemporáneos, David Toscana pertenece, como Daniel Sada o Cristina Rivera Garza,  a la tradición literaria del Norte de México. Ha publicado 11 libros que han recibido el unánime elogio de la crítica y numerosos premios nacionales e internacionales, entre los que se incluyen el Premio Antonin Artaud, el Premio Casa de las Américas y el premio Xavier Villaurrutia, tal vez el más importante que se otorga en México.

Autor de una vasta obra que sorprende por su espíritu crítico y  por su humor hilarante y trágico a la vez,   David Toscana es sobre todo un excelente fabulador, un insaciable constructor de historias bellísimas, protagonizadas casi siempre por personajes desarraigados y  solitarios, que viven experiencias límite y se mueven en la frágil frontera entre la realidad y la locura.

La ciudad que el diablo se llevó no es una novela histórica, aunque cierta historia atraviesa sus páginas: recrea la Varsovia devastada tras la Segunda Guerra Mundial y los primeros años de ocupación soviética. Pero ante todo,  es una novela sobre los que sobreviven a la catástrofe.  Después de la destrucción absoluta, ¿cómo continuar con la vida?, ¿qué nos queda para volver a empezar?, parece preguntarse el autor.

Sus protagonistas -Ludwik, Eugeniusz, Kazimierz y Feliks- sobreviven milagrosamente a una ejecución y, en una fantasmal Varsovia, celebran estar vivos: refugiándose en esa extraña forma de amistad radical que se da en los sobrevivientes, abandonándose a una interminable epopeya etílica, peleando por resistir al hambre, al frío y al miedo; y, sobre todo, persiguiendo a su manera  la belleza en las ruinas.

En La ciudad que el diablo se llevó David Toscana profundiza en los temas que han hecho grande su literatura: la violencia cotidiana y el derrumbe de la civilización,  los personajes que luchan por no caer en el olvido, el alcohol que nubla el pensamiento, pero da lugar a una sucesión de historias y de deseos  siempre resistentes.  Y es que La ciudad que el diablo se llevó es, sin duda, una novela sobre la resistencia de Varsovia, pero no la resistencia durante la guerra, sino después de la guerra. Y por eso, es el libro que hemos elegido para empezar lo que nos gustaría que fuese la “Biblioteca Toscana” en Candaya: creemos que es un libro que los lectores, en estos momentos de incertidumbre y caos, agradecerán especialmente:   por cómo describe la vida y la supervivencia en medio del derrumbre, por su singular espíritu de lucha, y por cómo apuesta por la búsqueda de la belleza incluso en el peor de los escenarios.